Gente Tóxica

La gente tóxica nos quitan una cantidad de energía enorme.  Algo espantoso.

Esa misma energía que necesitamos para vivir el día a día que ya es lo suficientemente duro como para que encima nos pongan otra losa encima.

Desde que estuve en Guinea el año pasado quería escribir este artículo y lo iba retrasando.  Temas, para mi, más interesantes y otras necesidades.

La gente tóxica me lo hizo pasar muy mal en Guinea.  Si ya era una situación difícil para todo el grupo ir a un país como ese, tan lejos de todo y que sólo nos teníamos a nosotros tres, una persona se empeño en hacerlo aún más difícil.

Bueno decir que se empeño en hacerlo más difícil quizá sea injusto ya que la gente tóxica es así, es su personalidad.  Personalidad tóxica.

Continuar leyendo “Gente Tóxica”

Donde Dije Digo, Digo Diego

Hace tiempo escribí sobre lo mal que se nos da, a casi todos, dar consejos.

Decía que mucha gente cuando da consejos los da desde su propia perspectiva y no desde la del aconsejado, que es lo correcto.

Este error lo trasladamos a nuestra empresa, motivo de pérdida de ventas.

En este artículo que estas leyendo voy a escribir sobre otra actitud que también es muy general y que también trae muchos problemas cuando está mal gestionada.

Como todas las generalizaciones, seguro que no hago justicia a todo el mundo, pero de lo que hablo en este artículo, ocurre mucho más de lo deseado.

Me refiero a

 

Lo Poco que Nos Conocemos

Pongo un contexto genérico.

Un conocido nos cuenta una experiencia que le ha ocurrido y como la resolvió.  Para bien o para mal.

A lo que nosotros, viendo los toros desde la barrera, le replicamos que lo ha hecho mal y que nosotros en su situación hubiésemos hecho otra cosa, que casualmente siempre creemos que es la correcta.

Y como la vida es así, a veces nos encontramos en la misma situación de nuestro conocido y respondemos igual o peor que él.

Sobre todo, respondemos distinto de lo que dijimos que haríamos.

Un ejemplo concreto, totalmente hipotético, pero que seguro hemos vivido todos.

Estamos en un bar tomando el aperitivo y llega un amigo, hermano, vecino, cuñado o la que quiera que sea la relación que nos une.

Al preguntarle qué tal le va, nos empieza a contar que está harto de su empresa y de su jefe.  Que les obliga a trabajar horas de más pero no se las paga y les amenaza con el despido si no trabajan esas horas de más.

En esos momentos, cómodamente recostados en la barra del bar, nos sale el justiciero que todos llevamos dentro y exclamamos airadamente que nosotros nos enfrentaríamos a la injusticia.  Pasase lo que pasase.

Decimos que nosotros no nos dejaríamos abusar de esa manera.  Que plantaríamos cara al jefe. Que sin cobrar no trabajo ni un minuto de más… Y muchas otras cosas.

Pero cuando llega el momento de la verdad, agachamos las orejas y también dejamos que se aprovechen de nosotros.

No hemos parado a valorar la situación de nuestro conocido, no hemos empatizado con él/ella, que le ha llevado a dar una respuesta totalmente fuera de su realidad y de la nuestra.

Hemos dado nuestra opinión desde nuestro contexto y no desde el de la otra persona.

(Como he dicho antes es un ejemplo, que nadie se me dé por aludido.  Pero todos debemos reflexionar sobre esto.)

 

En tu Empresa Haces lo Mismo

Quizá ahora, si aún sigues leyendo el artículo, te estés preguntando que a cuento de qué hablo de esto en mi blog, que trata sobre empresas y estrategias.

Pues porque esa actitud también la llevamos a nuestra empresa.

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros clientes con exclamaciones como esta:  – “el cliente no me compra porque no sabe lo que es bueno de verdad”.

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros trabajadores con exclamaciones como esta:  – “sólo vienen a trabajar por el dinero, la empresa les da igual”.

(Todavía hay empresarios que se sorprenden porque sus trabajadores no quieren trabajar gratis.)

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros proveedores y colaboradores con exclamaciones como esta:  – “yo soy el cliente y tendrán que hacer lo que yo quiero”.

Me he encontrado a muchos empresarios, directivos y mandos intermedios que basan decisiones en lo que ellos piensan que harían, pero que, cuando estén en la situación real, no harían lo que dicen que harían.

Esto lleva a crear estrategias empresariales totalmente nefastas y fuera de la realidad.

Estrategias de (tomando el ejemplo de más arriba) barra de bar.  No reales y realistas.

También se pueden crear estrategias de barra de bar en un despacho rodeado de expertos y de MBAs.

 

Conócete a Ti Mismo

Esta es la frase que presidía el Oráculo de Delfos.  El Oráculo más reconocido de la antigüedad porque durante varios siglos dio miles de oráculos “sin errar”.

Quizá el mejor de los consejos que dio, al menos que no era ambiguo ni interpretable, es el de conocerse a sí mismo.

Conocernos bien.  Saber de verdad cómo vamos a reaccionar antes situaciones, es el primer paso para vislumbrar cómo van a reaccionar otras personas ante esas u otras situaciones.

Cuando intuimos cómo van a reaccionar otras personas es cuando podemos, ayudados por herramientas, adelantarnos y crear productos y servicios que sean los que realmente van a ser consumidos por nuestros clientes.

Un conocimiento profundo y cierto del contexto del cliente, revela las necesidades que tienen o los beneficios que quieren cubrir.

Lo mismo pasa con el resto de la red de contactos que tenemos en nuestra empresa.

Lo más importante de una empresa son los clientes, cierto.  Pero sin trabajadores (si los tienes) nuestra empresa no puede funcionar.  Ni sin proveedores.  Ni sin colaboradores.

Todos tienen su contexto.  Todos tienen su lucha interior, sus necesidades.

Tu función como empresario o directivo es descubrir el contexto de todos y hallar el punto de equilibrio.

Es posible que no imaginases que esta fuese una de tus funciones como empresario, pero así es.

No es tarea fácil, lo sé.  Porque empieza en el conocimiento de uno mismo, algo que a muchos asustará al encontrarse lo que va a hallar dentro de sí mismos.

Tarea difícil la que te dejo para estos días.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 

Imagen de Ben White

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Las 3 P de la Calidad

  1. Personas.
  2. Personas.
  3. Personas.

¿Pensabas que cada P eran cosas distintas?

Las personas siempre en el centro.  La diferencia está en el enfoque, en el área de tu empresa que estés desarrollando.

En este artículo vamos a ver como tratar a las personas desde tres perspectivas diferentes de tu empresa:

  1. Desde la orientación al mercado.
  2. Desde el desarrollo de productos y servicios.
  3. Desde el trabajo en equipo.

La semana pasada decía que la calidad que realmente llega al cliente es al Calidad percibida. Y los clientes son todos personas.

Si queremos que nuestra empresa funcione bien tenemos que aplicar las 3 P de la Calidad.

Las P son las mismas, sí, personas, pero, como decía antes, el enfoque es distinto.

Lo que quiero decir al poner a las personas en las 3 P es que siempre, cualquier decisión que tomemos en nuestra empresa, tenemos que tomarla poniendo a las personas en el centro de la decisión.

Pero… ¿nosotros también somos personas? ¿Tomar una decisión pensando en nosotros, como persona, es correcta?

No.  Tenemos una empresa.  Esto va de los demás y no de nosotros.

Somos personas, pero para esto no contamos… al menos en principio.

Nosotros obtenemos un resultado, que viene en función de las decisiones que tememos. Decisiones sobre personas.

Así que vamos a ver cómo aplicamos esa calidad orientada a las 3 P.  Personas, personas y personas.

 

Personas 1.  Orientación al Mercado.

Tan sólo hay que buscar el motivo por el que la gente hace las cosas y los clientes harán cola en tu puerta.

Así dicho suena muy bien.  Lo complicado es hacerlo, como todo.

Una forma de hacerlo es definir nuestro posicionamiento, que es nuestra filosofía y transmitir nuestra historia, con la que los clientes quieran alinearse con nosotros.

Las historias son pura emoción y las emociones mueven montañas.

Cuenta una historia emotiva para conectar con nichos de clientes.

Los nichos de clientes no se deben buscar por datos sociodemográficos.  Eso ya está desfasado. En ese tipo de datos se basan los estudios de mercado tradicionales.  En datos racionales.

Los nichos de mercado que terminan convirtiéndose en clientes fieles son los que conocemos las motivaciones que les llevan a sus comportamientos.  A sus decisiones.

Si conseguimos averiguar qué motiva su toma de decisiones podremos adaptar el mensaje con los beneficios que les aportan nuestros productos y servicios.

Para conocer sus motivaciones podemos utilizar herramientas que nos faciliten la tarea (no todos tenemos la visión de mercado de Bill Gates o Steve Jobs).

Es posible que al principio te sorprendas cuando te des cuenta que tu filosofía está alineada con las motivaciones del cliente.  Por lo que tu historia también estará alineada de forma natural con la historia de tus clientes y con lo que están buscando.

Y por último, tenemos que aplicar nuestra Competencia Fundamental Básica, que es la escucha activa, para poder saber qué necesita nuestra estrategia de orientación al mercado ganadora.

Ponemos a las personas en el centro de nuestra estrategia de mercado.

 

Personas 2.  Diseño de Productos.

El mejor marketing no es publicidad, es un producto bien diseñado y notable.

(Esto no lo he dicho yo, que lo suscribo 100%.  Esta frase es de Seth Godin, uno de los grandes gurús del marketing desde hace muchos años.  Te recomiendo que te suscribas a su blog diario.)

Ahí fuera hay mucha competencia.

Ya no sólo la competencia directa.  También tenemos mucha competencia indirecta.

La competencia indirecta es cualquier cosa en la que el cliente se gaste el dinero que no sea en ti.

Un producto notable es el que enamora a tus clientes.  Es el que hace que los clientes se gasten el dinero en ti y no en los demás.

Un producto notable es lo que desencadena el mejor marketing que existe: el boca a boca.  La recomendación.

Si con nuestra historia conseguimos el alineamiento de nuestros clientes, nos debe resultar “sencillo” extraer el conocimiento necesario para poder ofrecer los beneficios que buscan y resolverlo con nuestros productos y servicios.

Para esto podemos utilizar una combinación de metodologías ágiles y neurociencia para saber qué quieren.

Y agregar “Tu salsa secreta”.  Tu salsa secreta es esa visión única y exclusiva tuya de la solución que quieres aportar al mercado.

Eso que te hace único y exclusivo que te diferencia de todos los demás.

Ponemos a las personas en el centro de nuestro desarrollo de productos y servicios.

 

Personas 3.  Trabajo en Equipo.

Constantemente te estás interrelacionando con otras personas, ya sean de tu empresa o externas.

En mi opinión, el modelo racional ofrece soluciones verticales, en las que el cliente está en una posición más elevada que la empresa, en una posición de superioridad.

Creo que no es una relación sana al ser una relación de sumisión.

Las relaciones entre nuestra empresa y nuestros clientes deben ser de igual a igual.  Debe ser una relación continua, horizontal.

Esta relación nos permite ofrecer una solución horizontal, ya que consideramos que el cliente está en nuestro mismo plano de trabajo.  Ellos buscan soluciones y nosotros las aportamos.

Estas soluciones horizontales nos las permite establecer el trabajo en equipo.

Un trabajo en equipo en las que ya no sólo están nuestros empleados (si los tenemos).

También debemos integrar a nuestro equipo de trabajo a nuestros clientes, a nuestros proveedores, a nuestros colaboradores; y a cualquier persona que pueda aportar valor a tu empresa.

¿Esto cómo se consigue?  Impulsando la colaboración, que es una de las metacompetencias fundamentales en cualquier empresa que quiera encarar el futuro que viene.

Los tiempos que vienen serán muy cambiantes, eso ya no lo duda nadie, por lo que debemos lograr que todos remen en la misma dirección.

Existen varias herramientas para conseguir esto, por ejemplo SOCS, de la que te hablé hace unas pocas semanas.

Esta herramienta puedes utilizarla no sólo con empleados.  También puedes hacerlo con el resto de integrantes de tu red de contactos.

Mi experiencia me dice que para sacar realmente provecho de estas herramientas sociales necesitamos tener, al menos nociones, de otros conocimientos complementarios para poder sacar conclusiones acertadas.

Es recomendable que leas algo de antropología, neurociencia, biología, psicología… para conocer las bases del comportamiento humano.

Ponemos a las personas en el centro de nuestro trabajo en equipo.

 

Conclusión

Como has podido comprobar, en mi opinión, las personas es lo más importante de tu empresa.

Sin personas no tenemos nada, así que tenemos que centrarnos en satisfacerles a todos para que así el resultado de nuestra empresa sea el que queremos.  BENEFICIO todos los años.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Situaciones, Opciones, Consecuencias, Soluciones

Hoy voy a presentarte la última herramienta que he incorporado a mi metodología de trabajo con la que ayudo a las organizaciones a reorientar su estrategia a la principal fuente de valor en la actualidad:

LAS PERSONAS 

Clientes, proveedores, colaboradores, empleados y otros terceros.

En este caso es para trabajar equipos de trabajo, es decir, empleados/colaboradores.

Se trata del modelo solucionador de problemas SOCS: Situaciones, Opciones, Consecuencias, Soluciones.

(No es un modelo nuevo, lo se, no es innovador, lo que digo es que yo lo acabo de incorporar como herramienta para desarrollar mis consultorías de desarrollo de equipos para que haya una mayor colaboración entre ellos.)

Esta herramienta la utilizo cuando trabajo con grupos de personas de distintas direcciones para reducir las clásicas fricciones entre ellos.

En las empresas en las que ya hay direcciones/departamentos o como quiera que lo llames, el personal de cada dirección suele barrer para “su casa”.  Arriman el ascua a su sardina.

Es algo natural como animales que somos, la defensa de nuestro territorio, en este caso de nuestro trabajo y rechazar ataques del exterior, en este caso otras direcciones de la misma empresa.

No cargarnos con trabajo extra, creer que nuestro trabajo es más importante que el de los demás, pensar que tenemos el puesto de trabajo asegurado…

Igual que pasa con las empresas y sus clientes, proveedores, colaboradores y resto de terceros, que cada vez son más difusos los bordes de dónde terminan unos y empiezan otros; con los empleados también se deben perder esos bordes.

Las empresas deben buscar maneras de difuminar esos bordes internos y que las distintas direcciones empiecen a colaborar entre ellas y dejar de competir.

Las empresas deben buscar la manera de ser más ligeras (con esto no hablo de despedir personal) en el tratamiento de la información que llega desde el exterior y desde el interior.

Los costes ocultos de las empresas por tener equipos no colaborativos pueden llegar a ser muy elevados: pérdida de oportunidades comerciales, mala imagen al cliente, duplicación de tareas y costes, malentendidos y disputas, …

Para evitar esto hay eliminar esos bordes entre direcciones.

Y esto pasa porque todos los empleados se unan en la causa común que es la empresa y que ésta siga operando para pagarles sus sueldos mensualmente durante muchos años.

 

Situaciones

Así que reunimos un grupo de trabajadores de las direcciones entre las que se va a fomentar la colaboración y empezamos a trabajar con la herramienta.

(Obviamente estoy hay que hacerlo con varios grupos con todos los trabajadores de las direcciones y lo ideal sería incorporar personas de todas las direcciones.

Todos sabemos que no todas las direcciones tienen “choques” con la misma intensidad, pero es importante que toda la empresa se sienta parte integrante de la colaboración.)

Lo primero que se hace, después de explicar el objetivo del ejercicio, es plantear, por parte de los empleados, las situaciones que causan conflictos y cómo les hace sentir, tanto cuando “ganan” como cuando “pierden”.

Esta presentación de conflictos puede ser en abierto (lo deseable) o anónimo, por el temor a las represalias hasta que se implante la cultura de la colaboración.

Vamos con un ejemplo para comprender mejor cómo trabaja la herramienta.

Un clásico: los conflictos entre la dirección comercial y el servicio técnico.

Los primeros forzando para conseguir cerrar ventas, lo que a veces les lleva a traspasar el borde, con el argumento que las ventas es lo más importante de las empresas.

Y los segundos soportando y quejándose del trabajo generado por ese compromiso extra adquirido por los comerciales y que ahora no se puede rechazar, con el argumento que atender bien a los clientes es lo más importante de las empresas.

 

Opciones

Ya tenemos las situaciones que generan conflictos, sin juzgarlos por las otras partes ya que son los conflictos que hay.

El siguiente paso, buscar las opciones que puede haber para resolver esos problemas.  Esto se puede realizar con brainstorming u otras herramientas de generación de ideas.

En este paso lo más importante es no juzgar las opciones planteadas.  Si se juzga una opinión, la parte juzgada se pone a la defensiva y se complica la búsqueda de opciones para resolver los problemas.

El proceso es para buscar puntos de unión, no aumentar los desencuentros.

Hay personas/direcciones que tienen mucho resquemor hacia las otras.  Es labor del instructor (mía) hacerles ver los beneficios que le reportará dejar esa postura y tender una mano conciliadora.

Por seguir con el ejemplo, una opción puede ser integrar en la oferta presentada al cliente a una persona de cada dirección, a un vendedor y a un técnico.

 

Consecuencias

Al principio todas las ideas suelen ser bastante territorialistas, es decir, que benefician a la persona/dirección que la da, sin valorar los perjuicios de las otras direcciones.

Mediante el descarte o reconducción de ideas suelen terminar buscando propuestas para el beneficio común y el aumento de la ligereza de la empresa.

Esto lo hacemos deduciendo las consecuencias que pueden tener las opciones planteadas.

Incorporar a las personas (empleados/colaboradores en este caso) en el proceso de creación de estrategia es bueno por varios motivos, principalmente por dos:

  1. Les permite pensar como empresa y no como empleado/colaborador, valorando los pros y los contras.
  2. Se sienten parte de la decisión (si es que se implanta) por lo que se sienten emocionalmente comprometidos.

Retomando nuestro ejemplo, si tanto el vendedor y el técnico desarrollan la propuesta comercial los dos la sienten como propia y trabajan colaborando para que la satisfacción del cliente sea total.

Otro beneficio es que el cliente ve una continuidad en su caso.  Recuerda lo mal que te sientes cuando llamas a una empresa y te pasan de departamento en departamento si darte respuesta.

 

Soluciones

Para terminar se elige la o las distintas soluciones que salen del ejercicio (que después deben ser aprobadas por la dirección de la empresa, si no están presentes durante el ejercicio).

Es una solución elegida en común y que todos aceptan (algunos a regañadientes), por lo que todos se ven involucrados emocionalmente.

Y también económicamente.

Son soluciones que buscan un fin que benefician a todos y es que la empresa siga funcionando por muchos años y que aseguren los salarios a final de mes, todos los meses, durante muchos años.

Gracias al fomento de la colaboración.  Pero no se consigue sólo con buenas intenciones. Tiene que haber un componente económico que sustente la solución.  Todos estamos para ganar dinero.

Las formas en las que se generan los salarios también van a cambiar, pero esa historia es para otro artículo.  Por hoy ya hemos tenido suficiente 🙂

Para terminar con el ejemplo.  Los técnicos cobraban un 2% del importe del contrato.  Ese % no salia del sueldo del comercial, sino del beneficio de la empresa.

Algo para lo que la dirección de la empresa también tuvo que abrir su visión de la colaboración y darse cuenta de que si toda la línea de interacción con el cliente está alineada y colabora, el resultado de la empresa mejora.

Ese 2% salía del aumento del beneficio de la empresa, que fue mucho más que un 2%.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Fórmula AA: Acción + Aprender

Hace unos meses hablaba sobre una estrategia infalible para tener resultados.

En el artículo que toca ahora desarrollo y profundizo sobre esa fórmula.  Si queremos obtener mejores resultados, no debemos quedarnos únicamente en hacer las cosas.

Es necesario aprender cosas nuevas para seguir creciendo.

Eso es lo que vas a encontrar en este artículo, una propuesta de Carlos Herreros con la que podrás adquirir nuevos conocimientos muy valiosos para que tu empresa de ese salto exponencial en el valor que aporta a tus clientes.

(Si eres directivo de una empresa también te interesa).

Suances Summer School son unas jornadas de aprendizaje para adultos promovidas por Santander Business School y que a la vez es una escuela de verano para chic@s de entre 14 y 24 años donde se promueve el aprendizaje científico y el emprendimiento.

Estas jornadas/escuela se realizarán entre el lunes 28 de agosto y el sábado 2 de septiembre.

Yo tengo la suerte de que Carlos me haya propuesto participar en el staff de apoyo a la escuela juvenil de ciencia y emprendizaje.

Una experiencia que, después de Guinea Ecuatorial, me apetece muchísimo para seguir profundizando en el comportamiento humano.  Ahora en su momento más explosivo, la adolescencia y adultos jóvenes.

Como no hay información en la web, hago una extracción de la información más importante del programa.  Si te interesa ampliar información, ponte en contacto conmigo o con Carlos directamente.

Si quieres dar un buen empujón a tu empresa/cargo y/o tienes hijos con inquietudes emprendedoras, esta escuela para finalizar el verano 2017 es ideal.

Y de paso cargáis las pilas para el nuevo curso académico.

 

Suances Summer School

El gran maestro del liderazgo Warren Bennis en su libro “Geeks and Geezers” (geeks: jóvenes frikis de la tecnología; geezers: viejos) dice:

“Necesitamos decir algo más sobre una de las ideas más atractivas que han aparecido en nuestra investigación. Hemos descubierto que todos los “viejos” que continúan desempeñando un rol de liderazgo, tienen una cualidad de importancia preeminente: la neotenia. El diccionario define la neotenia, un término zoológico, como “la retención por los adultos de cualidades juveniles”. Es más que conservar una apariencia juvenil. Es la retención de todas las cualidades maravillosas que asociamos a la juventud: curiosidad, juego, entusiasmo, calor , energía, ausencia de miedo… Al revés de quienes son derrotados por el tiempo y la edad, nuestros viejos han continuado siendo muy parecidos a nuestros frikis de la tecnología: jóvenes, abiertos, dispuestos a asumir riesgos, hambrientos de conocimiento y de experiencia, valientes, entusiasmados por ver lo que traerá el nuevo día.”

 

El proyecto

En los últimos días de agosto nos reuniremos en Suances dos grupos: uno de jóvenes, “geeks” y otro de más veteranos “geezeers”, a veces en sesiones conjuntas y otras separadas, para abordar temática de ciencia, neurociencia, evolución y management, la creación y la innovación, la tecnología, el mindfulness, antropología, negociación, visitas guiadas a cuevas prehistóricas a zoológicos y otras materias relacionadas en el programa que detallamos más adelante.

 

Sesiones especiales para jóvenes

  • Juegos de Neuroeconomía, por Pablo Herreros.
  • Caso: “Cómo Stella salvó la granja”, por Carlos Herreros.
  • Modelos mentales. The Play of Life, por Carlos Herreros.
  • Innovación y creatividad, por Marina Fernández Arroyo.
  • Evolución. De dónde venimos, por Pablo Herreros.

 

Sesiones especiales para adultos

  • Neurociencia, por Dr. Paul Brown (Habrá traducción).
  • Negociación, por Juan Manuel García López.
  • Neuroanatomía en la toma de decisiones, por Dr. Pedro Bermejo.
  • Visitas guiadas y explicadas a cuevas prehistóricas y parque de la
    Naturaleza de Cabárceno, por Pablo Herreros.
  • Neuromarketing. Cómo mejorar ventas y seducir con los mensajes.
    ¿Sabes comunicarte como marca?: claves de la seducción publicitaria, por
    Alexia de la Morena.
  • Padres e hijos, por Dr. Roberto de Inocencio.
  • Niveles de consciencia de los líderes. Equipos estratégicos, por Carlos
    Herreros.
  • Gestión del talento. Autoliderarse y liderar a otros, por Jorge Guerrero y
    Ofelia Santiago.
  • Mindfulness y Resiliencia, por Alejandra Vallejo-Nágera.

 

Precios

La Escuela de Verano para jóvenes tendrá su sede en el Albergue Paradiso de Suances.

Esta Escuela se ofrece a jóvenes de entre 14 y 24 años.

Los jóvenes se incorporan al Albergue el lunes día 28 de agosto y terminan su estancia el sábado 2 de septiembre.

En el Albergue, además de alojamiento se ofrecerán las comidas.

En el precio están incluidas todas las actividades, entradas a cuevas, museos y parques y desplazamiento en autobús.

El precio es de 450€ (cuatrocientos cincuenta euros) por persona, incluyendo como ya se ha indicado alojamiento y comidas.

 

Las Jornadas de Neurociencia de Suances para adultos con las actividades, entrada cuevas, museos, parques y desplazamientos en autobús tienen un precio individual de 550€ (quinientos cincuenta euros) por persona.

En este precio para adultos no se incluyen alojamientos ni comidas.

Los precios de ambos eventos tampoco incluyen los viajes a Suances y regreso a los respectivos lugares de origen de los participantes tanto en las Jornadas como en el Campamento.

A quienes se inscriban facilitaremos una relación de los hoteles de Suances que ofrecen descuentos especiales a los inscritos en las Jornadas.

El Albergue Paradiso ofrece también alojamiento y estancia a adultos a precios muy económicos.

 

Otra Información

Las plazas son limitadas y se reservarán por estricto orden de inscripción acompañada del correspondiente justificante de pago bancario de la respectiva matricula.

Podrán cancelarse las inscripciones con devolución total del importe pagado hasta el día 30 de junio de 2017. Transcurrida esta fecha no se aceptarán cancelaciones.

Para cualquier información que se desee, contactar con el director de los Programas, Carlos Herreros de las Cuevas, en nombre de Santander Business School, S.L.

Correo electrónico: carlosherrerosdelascuevas@gmail.com

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!,

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Hay Gente que Vive y Gente que Existe

Júntate a la gente que vive.

Estos son los que buscan soluciones.

Son los que encuentran la manera de dar la vuelta a la situación.

Son los que llegan más lejos.

Son los que no se resignan.

Son los que luchan por alcanzar sus sueños.

Son los que tienen fe, una creencia, y la mantienen pase lo que pase.

Son los que se levantan cuando se caen.

Son los que, a pesar del miedo, salen de la zona de confort.

Son los que siempre tienen una sonrisa en la boca.

Son los que dicen que si no se arriesga no se gana.

Son los que luchan por sus seres queridos.

Son los que se centran en lo bueno.

Son los que buscan la manera de hacer la vida divertida.

 

Júntate a la Gente que Vive

La gente que vive inspira alegría, energía, vitalidad.

Son personas con las que nos sentimos a gusto estando con ellos.  Personas con las que cualquier conversación es interesante, por banal que sea.

En nuestra empresa o negocio, son las personas que sacan el trabajo adelante con iniciativa, capacidad de toma de decisiones y con valor.

Son personas interesantes que hacen que tu empresa sea interesante.  ¿Tú eres interesante?

Andrew Carnegie, la segunda persona más rica registrada de la historia, dice que su éxito es debido que se rodeo de personas más inteligentes que él.

Seguro que esas personas eran gente que vivían, además de ser inteligentes, y no se limitaban a existir.

Puedes ser muy inteligente.  Pero eso no te asegura la vida.  No te asegura un buen puesto de trabajo, ni siquiera te asegura el trabajo.

Una cosa importante.  La gente que vive no tiene por qué ser con nuestros paradigmas y nuestros criterios.

Estoy convencido de que los frikis tienen mucha más vida que muchos de los que existen y se mofan de ellos.

 

Aléjate de la Gente que Existe

La gente que sólo existe es gente que atrae a la mala suerte.  Así que aléjate de ellos.

Son gente que, hoy en día, su máxima aspiración profesional es encontrar un trabajo fijo y remunerado.  Independientemente de la remuneración.

¡Ah!, la seguridad de los trabajos fijos que nos han inculcado desde pequeños.

Creo que ya he hablado en otro artículo de un compañero que tiene 61 años y que lo que busca es un sueldo, no una oportunidad, alegando que ya no tiene tiempo para oportunidades.

Y encima busca el sueldo en un sector en decadencia.

Lo siento compañero.  Eso ya no existe.  Ya no existen esos sueldos.

Lo que existen son las oportunidades, el desempeño y el logro personal.

Ahora todo depende de nosotros.

Tenemos que dejar de existir y volver a vivir de nuevo.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Lo que de Verdad Importa

No es el dinero.

No es el beneficio.

No son las pérdidas.

No es el control de gastos.

No es el plan de compras.

No es el plan de marketing.

No es el estudio de mercado.

No es el plan financiero.

No es el plan de recursos humanos.

No es la estrategia comercial.

No es la estrategia de distribución.

No son los servicios generales.

No son los servicios externos.

No son los productos.

No son los servicios.

No es la próxima negociación.

No es la próxima innovación.

No es el próximo avance tecnológico.

 

Son las personas

Hacer el bien a las personas.

Personas clientes.

Personas empleados.

Personas proveedores.

Personas acreedores.

Personas accionistas.

Cualquier persona que de un modo u otro vaya a recibir un impacto de nuestra empresa.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Pocos Ven la Luz Desde el Principio

Es muy frecuente en entornos de emprendimiento, sobre todo de startups, que pongan ejemplos de gente joven que ha triunfado con su primer proyecto.

A veces lanzan frases del tipo: “Si a los 20 años no sabes lo que quieres nunca lo conseguirás“.

Es lógico, tienen que motivarles a seguir adelante.  Pero, en mi opinión, esta no es la realidad.

Es curioso, yo tengo casi 42 años (aunque aparento casi 41) y me cuesta hacer una reflexión más o menos nítida de lo que quiero.  No lo tengo muy claro.

Y es que la mayoría de los empresarios de éxito han llegado a donde están después de un largo y duro camino dando tumbos hasta encontrar EL camino que seguir.

Estadísticamente hay muchos más emprendedores de éxito con 40-50 años que con 20.

¿Por qué?  Para mi la respuesta es muy sencilla (y no digo que sea la correcta, sólo digo que es la mía), porque tienen experiencia.

Hace unos meses escribí un artículo en el que decía que prefería la buena actitud a la experiencia y lo sigo prefiriendo.  Pero terminaba el artículo diciendo que prefiero las dos cosas juntas.  Y lo sigo prefiriendo.

Cuando pasas de los 40 y decides emprender tienes muchas más probabilidades de triunfar que si emprendes a los 20.

A los 40 tenemos quince años de experiencia profesional a cuestas que nos hace ser mucho más conscientes de como funciona el mundo en realidad.

Con 20 años nuestra visión del mundo es muy idealizada.

Por supuesto, casos hay que chavales y chavalas que con 20 años tienen la cabeza muy bien amueblada y un gran sentido de la realidad.  Pero seamos sinceros, esto no es muy común porque de joven es el momento de ser idealista y revolucionario.

 

No te Pasa Sólo a Ti

La mayoría de nosotros emprendemos después de llevar mucho tiempo pensándolo y dándole vueltas en la cabeza.

Algo pasa entre los 35 y los 45 años.

Ya no buscamos el reconocimiento social:  una buena carrera, un buen puesto, mucho dinero… donde crear una familia es secundario.  La satisfacción personal la encontramos fuera de nosotros.

A partir de los 35-45 buscamos el reconocimiento interior: hacer lo que queremos hacer, estar a gusto con nosotros mismos.  La satisfacción personal la encontramos dentro de nosotros.

¿Será la famosa crisis de los 40?

No lo sé (yo creo que sí), pero en este momento estamos en el mejor momento de nuestras vidas.  Con 40-50-60 años.

Tenemos experiencia y una ración extra de actitud ante la perspectiva de lo desconocido.  Ante ese abismo que se abre bajo nosotros y que cruzamos sobre una cuerda sin red de protección.

Con la familia y amigos diciéndonos si estamos locos por dejar un buen puesto en una multinacional para abrir una tienda de alquiler de bicicletas de montaña en el pirineo oscense (por poner un ejemplo…).

Y es que la magia se encuentra fuera de la zona de confort.

No nos importa trabajar de sol a sol todos los días del año porque estamos tan ilusionados como un niño con zapatos nuevos.

Lo que nos importa es alcanzar nuestro sueño.

 

El éxito no llega rápido.

La mayoría tenemos que, en el mejor de los casos, pivotar y coger otro camino del que habíamos pensado inicialmente.

En el peor de los casos muchos han tenido que cerrar negocios y empresas que no han funcionado, algo que ocurre con frecuencia.

Por poner un ejemplo, los fundadores de PayPal cambiaron siete veces el modelo de negocio hasta encontrar el que funcionaba bien.

(Ahora no voy a hacer apología del fracaso, algo que está muy de moda en el mundillo del emprendimiento y de lo que no estoy en absoluto de acuerdo.

Sí, del fracaso se aprende.  Pero se aprende mucho más del éxito, propio o ajeno.)

En mi opinión sólo hay una manera de saber si nuestra idea gusta al cliente… y es presentándoselo al cliente.

Preguntándole si es lo que quiere y cuánto estaría dispuesto a pagar por ello.

Sí, estas son dos frases muy básicas y muy obvias… que no todos siguen para crear sus emprendimientos… ni siguen para actualizar sus empresas en declive.

La aparición de metodologías ágiles como el Mapa de Empatía del Cliente, como el Lienzo de Propuesta de Valor, como el Mapa de Viaje del Cliente y otras más ha facilitado enormemente estos trabajos.

Enfocarte en los gustos y necesidades de tus futuros clientes es gracias a una disposición básica para el éxito de tu negocio:  tener mentalidad de dueño.

Así que no te inquietes demasiado si no ves la luz desde el principio.

Nos pasa a la mayoría.  Es más, muchos no ven la luz hasta que ya han llegado a su destino.

Porque un túnel no es más que una cueva con una luz al final.

Es probable que la salida esté detrás de un recoveco que impide que llegue la luz.

¡Vamos a buscar por la cueva hasta que se convierta en un túnel!

¡No te desanimes!

¡Sigue adelante!

Si me permites un último consejo, ve a reuniones de networking con otros empresarios.  No sólo para hacer contactos, sino para coger ánimos y energía con otras personas que están en tu misma situación.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

La Más Sencilla es (casi) Siempre la Respuesta Correcta

La semana pasada hablaba sobre esa necesidad que tenemos como humanos de racionalizarlo todo.  De darle a todo una explicación.

Yo creo que esta necesidad es el motivo por el que siempre propendemos a complicarnos la vida, al menos en cuanto lo que a elucubraciones se refiere.

Elucubrar entendido como la segunda acepción de la RAE que es:

Imaginar sin mucho fundamento.

Cuando no tenemos contestación a algo nos ponemos a imaginar posibles respuestas y por qués para dar razonamiento al caso en cuestión.  No podemos esperar a conocer la respuesta.

Empezamos a pensar, a producir razonamientos creíbles (al menos para nosotros mismos) sobre qué es lo que puede estar pasando.

Además, cuanto más tiempo tengamos para pensar sobre el tema, más ideas y más por qués totalmente “admisibles” se nos vienen a la cabeza.

Y si estamos con otras personas que también les gusta eso de elucubrar… el nivel de ebullición de nuevas y cada vez más sorprendentes ideas crece como la espuma.

 

El Chiste del Gato

¿Conoces el chiste del gato?  Es este.

Un hombre se queda tirado en la carretera por un pinchazo en una rueda a media noche…

Se acerca a una casa con luz que ve a lo lejos para pedir un “gato” para poder cambiar la rueda.  Algo lógico ¿no? ayudar a alguien en apuros.

A medida que se acerca a la casa empieza a elucubrar que quizá el dueño de la casa no va a estar de humor para atenderle… o que quizá no tiene gato… o que puede tener gato pero no querer dejárselo.

Se da cuenta de que es probable que esté dormido y que se enfade al ser despertado en mitad de la noche… e incluso le insulte.

Mientras sigue caminando, el conductor del coche empieza a enfadarse y a recrear en su cabeza la discusión hipotética que tendría con el dueño de la casa, y lo que le respondería en caso de que efectivamente le abriera la puerta de mala gana y no le dejase el gato…

Tanto se enfada de pensarlo que cuando llega a la casa y el dueño de la casa abre la puerta, antes de que pueda decir nada, el conductor le dice:

– ¿Sabes qué te digo? ¡¡Que te metas el “gato” por donde te quepa!!”

Hay gente malpensada por naturaleza.  Mucha más de la que pueda parecer.

Hay personas que les encanta elucubrar situaciones lo más morbosas y rocambolescas posibles.

Personas que se deleitan fantaseando las peores situaciones imaginables.

Son gente muy tóxica de la que hay que huir como de la peste.  En unas pocas semanas hablaré más detenidamente sobre la gente tóxica.  Bufff, ¡qué lastre son!

 

Y la Respuesta Correcta es…

A partir de ahora fíjate, si no lo haces ya, en que la respuesta más sencilla de todas las que has elucubrado suele ser la correcta.

Si fallas en la sencillez de la respuesta que has elucubrado, posiblemente sea porque la respuesta correcta sea aún más simple de la que habías pensado.

La vida es sencilla.  Nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos.

Somos afortunados, como especie, de tener la capacidad de raciocinio.  Una capacidad que nos ha traído hasta donde estamos y nos llevará a lugares completamente insospechados.

Utilicemos esta maravillosa capacidad para crecer y avanzar.  No para estancarnos.

Como empresarios y dueños de negocios, tenemos que impedir a nuestros clientes que hagan lo mismo que el hombre del chiste del gato.  Es nocivo para nosotros.

No podemos permitirnos que piensen mal de nuestra empresa, de nuestro producto, de nuestro servicio.

Posiblemente no sea cierto.  Pero nuestro maravilloso cerebro emocional-racional asume igual la realidad que lo que imaginamos.

Así que es conveniente no hacer imaginar a nuestros clientes cosas que no sean reales.

Todo esto se soluciona con información rápida, clara y precisa.  Informando de tu respuesta que (casi) siempre será la más sencilla.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Los Humanos somos Máquinas de Búsqueda de Patrones

Eso de que buscamos constantemente patrones, métodos, normas, guías, orden, pautas, reglas, instrucciones, indicaciones, criterios, o como quieras llamarlo y  es algo que me di cuenta trabajando en Sage, hace ya unos cuantos años.

Nos gusta que nos digan los pasos exactos que tenemos que dar, uno detrás de otro, para conseguir lo que estamos buscando.

Hay ocasiones que esto puede funcionar, pero en otras ocasiones no funciona.   Y este concepto es algo que quiero dejar patente con este blog y que siempre revolotea entre las líneas de mis artículos.

La vida no es una secuencia de pasos preestablecidos.  Y por extensión los negocios tampoco.

Conocer cual es (o debería ser) el siguiente paso a dar nos aporta seguridad.  Pero es una seguridad efímera.  ¿Qué ocurre cuando no podemos dar ese siguiente paso de la lista?  Que nos caemos con todo el equipo.

Y como después de caerse hay que levantarse, nos ponemos a buscar qué es lo que ha fallado para seguir adelante. Por qué no ha funcionado lo que, nos aseguraron, debería haber funcionado.

La experiencia de este artículo la tengo grabada a fuego, sobre todo en estos últimos años, aunque ya he aprendido la lección.

Al ponerme por mi cuenta he tenido que aprender y profundizar en  áreas que no conocía, como el marketing online, la marca personal o tácticas de venta.  Como otros muchos buscaba y aplicada muchas de esas listas tipo “X pasos para hacer que tu XXXXX sea un éxito”.

Seguía los pasos y tenía resultados de toda índole: buenos, regulares y (sobre todo) malos.

Con esto me di cuenta que la realidad de cada uno de nosotros es distinta de la realidad de los demás y que, por lo tanto, no podemos seguir esas guías a rajatabla sino como meras referencias.

Yo pensaba –“¿Qué he hecho mal que no tengo el resultado que debería esperar?”  Y lo que hacía mal es esperar ese resultado y no uno adaptado a mi realidad.

Así que empecé a mezclar listas de pasos a seguir y hago lo que siento en cada momento. Puedo estar equivocado no, pero voy creando mis propios patrones con lo que me funciona a mi.

Creando mis propios patrones también me he dado cuenta que no siguen una secuencia, sino que son pasos a dar que viven en simbiosis entre ellos y que cada ocasión debo elegir el adecuado.

 

Ejemplos reales

Siempre que puedo me gusta dar ejemplos de lo que comento.  Reflexionando sobre estas cosas que ocurren en el día a día llego a mis propias conclusiones, validadas por mi experiencia, y las que son profesionales las escribo en el blog.

Al principio de esta etapa profesional también elaboraba patrones de pasos a seguir, pero pronto lo dejé porque no creo en ese tipo de enseñanza, en la que si no ocurre lo que el instructor ha previsto como resultado, el que el alumno ha hecho algo mal.

En las matemáticas y en las ciencias exactas (temas que me apasionan) esto es así.  Pero en lo relacionado con personas esto no funciona.

Así que decidí que mi método de enseñanza fuese deductivo y no inductivo.

(Ahora me pongo como el abuelo cebolleta 🙂 , recuerdo que en mi época de estudiante, cuando ayudaba a algún compañero con alguna materia (exacta), sin darme cuenta ya utilizaba una metodología deductiva.  Y debo decir con cierto orgullo que todos a los que ayudé, por obtusos que fueran, terminaron aprobando.)

Cuando rememoré esto me hizo afianzar mi creencia en la metodología deductiva.  Porque yo no busco enseñar, lo que yo busco es que la otra persona aprenda.

Así que mis aventuras ayudando a compañeros de estudios puede servir como un ejemplo.

Otro ejemplo es en una charla que dí sobre escalabilidad de pequeños negocios, cuando ya llevaba media exposición (de cuatro horas), me interrumpió una asistente para decirme que ella había ido allí para que le diese las indicaciones ordenadas de cómo escalar un negocio.

Le expliqué que para escalar un negocio no hay pautas ordenadas ni clasificadas, sino criterios, paradigmas y acciones de las que hay que elegir la que mejor convenga en cada momento.  Que es lo que yo creo.  Pero a ella no le gustó mucho mi respuesta…

Así que si la gente quiere patrones, podemos darles patrones y beneficiarnos de ello.

 

Patrones como ventaja competitiva

Hace un tiempo, Seth Godin escribió en su blog diario un artículo sobre los patrones humanos y la seguridad que nos proporcionan.  De ese artículo cogí unas cuantas notas que te pongo a continuación (una de estas notas es el título de este artículo).

La mayoría de las veces, buscamos patrones que coinciden con nuestros hábitos.

Cuando encontramos una coincidencia de patrón, podemos abrazarla sin volver a evaluar nuestras creencias.

Así que es más fácil presentar a nuestros clientes una variación de algo que ya conocen, que presentarles algo completamente nuevo.

Esto lo aprendí a fuego con mi proyecto fallido UP Soluciones.  En mis primeros pasos de emprendedor pretendía que la gente utilizase una herramienta novedosa que no estaba dentro de sus “patrones habituales”.

Bueno… como yo siempre digo “Todo lo que ocurre conviene”.

¿Qué te parece incluir otra tarea más entre las muchas que ya tienes todas las semanas?

Como ves, los humanos adoramos los patrones.  Párate a observar los hábitos de tus clientes e intenta establecer un patrón, si es que existe.

Si lo consigues, el siguiente paso es meter tus productos o servicios dentro de “la rueda de los hábitos” de tus clientes y que para ellos sea algo natural consumirlos.

Es fácil de decir, sólo dos frases me ha costado.

Hacerlo es mucho más difícil.  Yo llevo tres años en el intento.  Poco a poco voy avanzando, pero aún no lo he conseguido del todo.  Aunque me pregunto si alguna vez tendrá un fin…

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora