Dilema del Prisionero

No es la primera vez que escribo en este blog sobre cómo las personas tomamos decisiones, ni será la última.  Puedes verlos Aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Hoy quiero hablar sobre un «juego» que se utiliza para valorar la toma de decisiones de las personas en situaciones en las que tenemos que elegir si cooperamos con otras personas o si por el contrario tenemos una posición egoísta.

Se trata del Dilema del prisionero, que tiene este enunciado:

La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos y, tras haberlos separado, los visita a cada uno y les ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el cómplice será condenado a la pena total, diez años, y el primero será liberado. Si uno calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre. Si ambos confiesan, ambos serán condenados a seis años. Si ambos lo niegan, todo lo que podrán hacer será encerrarlos durante un año por un cargo menor.

Lo que puede resumirse como:

Tú confiesas Tú lo niegas
Él confiesa Ambos son condenados a 6 años. Tú eres condenado a 10 años y él sale libre.
Él lo niega Él es condenado a 10 años y tú sales libre. Ambos son condenados a 1 año.

 

En este juego tenemos que tomar una decisión sin saber cómo va a actuar la otra persona.

Una decisión para un resultado que está totalmente condicionado según la decisión de otra persona, sobre la que no tenemos ningún tipo de control.

¿Cuánto de Egoístas Somos?

En estas situaciones podemos optar por tener un comportamiento cooperador o egoísta.

Es decir, optar los dos por lo más ventajoso para ambos (cooperar) o pensar en uno mismo y al otro que le den (egoísta).

El problema es que no podemos hablar con la otra persona para ponernos de acuerdo.  Tenemos que tomar una decisión solamente nosotros.

Así que aquí se pone de manifiesto la cantidad de egoístas que somos.  Y yo, lamentándolo mucho, creo que cada vez somos individualmente mas egoístas.

Cada vez más hacemos cosas sin tener en cuenta las repercusiones que puede tener para otras personas.

Esto aplica tanto para los grandes problemas de la humanidad como para las pequeñas cosas del día a día.

No quiero dar ejemplos, hay cientos o miles de ellos.  No quiero ni señalar a nadie, ni que los que no están en los ejemplos se sientan «liberados de culpa».

Por supuesto también hay ejemplos de todo lo contrario, pero, creo, que cada vez menos.

Debemos hacer una ejercicio de análisis de cada uno de nosotros y valorarnos.

Volver a los Valores

En mi opinión, y sin intención de ser moralista, cada vez, como individuos en la  sociedad, somos más egoístas porque estamos perdiendo de vista los valores humanos.

Cada uno vamos a lo nuestro y esto genera una espiral negativa.

Dice el chiste:  «Aquí cada uno va a lo suyo menos yo, que voy a lo mío».

Y así nos va.

El más importante corolario de este dilema es que la única forma de ganar es con un cambio de valores: del egoísmo individual al altruismo del bien común.

Este puede ser el juego de supervivencia del planeta: o la humanidad termina en la extinción o sobrevive gracias al respeto al otro.

Decía el autor de Peter Pan, James Matthew Barrie, en otro de sus libros cuyo título no recuerdo que:

Debemos ser más amables de lo necesario.

Y no sólo más amables, también debemos ser más considerados y más respetuosos de lo necesario con los demás.

Tener por defecto una actitud de cooperación y no de egoísmo.

Pensar que los demás también son buenas personas y que se preocuparán por las repercusiones de sus actos hacia nosotros.

 

Un saludo y ¡qué tengas una fantástica semana!

Luis

 

Photo by Aldric RIVAT on Unsplash


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora