Dilema del Prisionero

No es la primera vez que escribo en este blog sobre cómo las personas tomamos decisiones, ni será la última.  Puedes verlos Aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Hoy quiero hablar sobre un «juego» que se utiliza para valorar la toma de decisiones de las personas en situaciones en las que tenemos que elegir si cooperamos con otras personas o si por el contrario tenemos una posición egoísta.

Se trata del Dilema del prisionero, que tiene este enunciado:

La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos y, tras haberlos separado, los visita a cada uno y les ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el cómplice será condenado a la pena total, diez años, y el primero será liberado. Si uno calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre. Si ambos confiesan, ambos serán condenados a seis años. Si ambos lo niegan, todo lo que podrán hacer será encerrarlos durante un año por un cargo menor.

Continuar leyendo «Dilema del Prisionero»

Hagamos Empresas para un Mundo Mejor

Practicando valores desde el corazón.

Practicando Valores Humanos.

Según la web significados.com:

Se conoce como valores humanos al conjunto de características que posee una persona u organización, los cuales determinan el comportamiento e interacción con otros individuos y el medio ambiente.

En el blog del Comité español de la Agencia de la ONU para los Refugiados nos informan que existen siete valores universales:

  1. Honestidad.
  2. Sensibilidad.
  3. Gratitud.
  4. Humildad.
  5. Prudencia.
  6. Respeto.
  7. Responsabilidad.

Continuar leyendo «Hagamos Empresas para un Mundo Mejor»

No Sabían que era Imposible y lo Consiguieron

Esta es una de mis frases favoritas.

Posiblemente mi segunda frase favorita.

Esta frase me resulta motivadora por sí misma.

Una frase que pone todo el poder en mis manos.  Que pone todo el poder en tus manos.

La historia está llena de ejemplos.  De personas que consiguieron cosas que todos los demás pensaban que no se podría conseguir.

Esos pensamientos limitadores que nos llevan a no intentarlo.  A tirar la toalla con los primeros contratiempos.  A bloquear nuestra creatividad.

No sabían que era imposible y lo consiguieron.

Gracias a estas personas «ignorantes» (y gracias también a muchas casualidades) la especie animal Homo  hemos llegado hasta donde estamos después de seis millones de años.

Personas que se atrevieron a buscar cómo mejorar su existencia, rompiendo los cánones establecidos y saltándose a la torera las reglas sociales.

Es fundamental tener ese espíritu aventurero para salir de la zona de confort y explorar qué hay más allá.

Gracias a est@s valientes la humanidad a avanzado.  Es cierto que estos valientes mueren rápido.

(Nosotros somos hijos de los cobardes que no se atrevieron a dar el paso y siguieron con vida, dentro de su zona de confort, aprovechando y utilizando los descubrimientos de l@s valientes.)

 

Desarrollo Profesional

Pero para conseguir lo imposible hay habilidades que tenemos que tener.  Bien porque hemos nacido con ellas o bien porque las hemos desarrollado.

Como ya habrás adivinado me refiero a habilidades profesionales para poder romper todas esas barreras.

Por habilidades profesionales me refiero a tener (o adquirir a base de experimentar) una serie de conocimientos que nos permiten ir explorando ese camino inexistente que tenemos por delante.

Precisamente la semana pasada hablaba con Emilio Fernández lo que lees a continuación.

Cuando vemos a profesionales, coachs… del desarrollo personal siempre dicen que para poder desarrollarnos profesionalmente, primero tenemos que desarrollarnos como personas.

Emilio piensa al revés, y yo, que nunca había valorado esta perspectiva hasta que me la planteó, le doy la razón.

Para poder desarrollarnos como persona, primero tienes que desarrollarnos a nivel profesional.

Por mi trabajo he visto a muchas personas que no consiguen resultados y no hacen más que desarrollarse personalmente para intentar alcanzar esos resultados.

Regularmente asisten a cursos y talleres de motivación.

Ponen en práctica, o al menos lo intentan, lo que aprenden en estos cursos y talleres.  Pero siguen sin conseguir resultados profesionales.

¿Por qué?  Porque no se desarrollan profesionalmente.

Esta falta de resultados lleva a cambiar la motivación por frustración.

Primero tenemos que desarrollarnos profesionalmente y el desarrollo personal vendrá después, por inercia.

He oído a muchos exempresarios que tuvieron que cerrar sus empresas que hicieron todo lo que sabían para sacarlas adelante.

Ese es el problema.  Que no se preocuparon por averiguar qué cosas existen y no conocen y aprenderlo para poder aplicarlo en su empresa y mantenerla abierta.

Tienen muchas excusas para no querer aprenderlo.  ¿Tú te pones alguna de ellas?

 

Habilidades Profesionales

¿Ahora voy a vender «mi libro»?  Pues sí, que para eso es mi blog.

Pero lo primero que te voy a recomendar es que tienes que aprender a vender.

Vender es fundamental para tu empresa, negocio o aunque seas un trabajador por cuenta ajena (tienes que vender constantemente tu trabajo a tu jefe para que vea el valor que aportas).

Para empezar en el mundo de las ventas te recomiendo este libro de Raúl Sánchez Gilo.

No sólo basta con vender, como piensan muchos.

Una empresa tiene tres pilares fundamentales que funcionan en simbiosis.  Si uno falla, los demás también fallarán:

  • Vender (y cobrar).  Si no entra dinero no irás muy lejos.
  • Productos/Servicios de calidad.  Si no son buenos tus ventas desaparecerán a medio-largo plazo.
  • Gestionar.  Conocer tu estructura de gastos e ingresos y adecuarla para tener beneficio.

La gestión es la gran olvidada en las empresas y negocios.

La falta de gestión es lo que provoca que empresas que venden bien y tienen buenos productos y servicios no sean sostenibles.

¿De qué te vale vender mucho si gastas más o no utilizas bien ese dinero?

Para mejorar la gestión de tu empresa/negocio te recomiendo mi curso básico online en el que explico cómo funcionan las empresas que funcionan bien.

Y por último te voy a recomendar mi guía gratuita El 90% de tu éxito es intangible.

El éxito o fracaso de las empresas es generado por las personas.

Cada persona tiene su rol.  Unos dirigen la empresa o una dirección.  Otros son mandos intermedios.  Y los trabajadores de base.

También están los clientes, los proveedores, los colaboradores y otras personas que no tienen relación directa con la empresa/negocio pero que están ahí.

Mientras no asumamos que todas estas personas son igual de importantes y merecen el mismo respeto, nuestra empresa se encontrará en dificultades.

Todas estas habilidades profesionales te permitirán conseguir lo imposible.

Si no las tienes desarrolladas puedes ser muy intrépido, estar muy motivado y empoderado, pero nunca conseguirás lo imposible.

Además, claro, de estar libre de prejuicios.

(Si te intriga saber cuál es mi frase favorita es esta:  Todo lo que ocurre conviene.  Pero esta frase es para otro artículo.)

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Michał Parzuchowski

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Donde Dije Digo, Digo Diego

Hace tiempo escribí sobre lo mal que se nos da, a casi todos, dar consejos.

Decía que mucha gente cuando da consejos los da desde su propia perspectiva y no desde la del aconsejado, que es lo correcto.

Este error lo trasladamos a nuestra empresa, motivo de pérdida de ventas.

En este artículo que estas leyendo voy a escribir sobre otra actitud que también es muy general y que también trae muchos problemas cuando está mal gestionada.

Como todas las generalizaciones, seguro que no hago justicia a todo el mundo, pero de lo que hablo en este artículo, ocurre mucho más de lo deseado.

Me refiero a

 

Lo Poco que Nos Conocemos

Pongo un contexto genérico.

Un conocido nos cuenta una experiencia que le ha ocurrido y como la resolvió.  Para bien o para mal.

A lo que nosotros, viendo los toros desde la barrera, le replicamos que lo ha hecho mal y que nosotros en su situación hubiésemos hecho otra cosa, que casualmente siempre creemos que es la correcta.

Y como la vida es así, a veces nos encontramos en la misma situación de nuestro conocido y respondemos igual o peor que él.

Sobre todo, respondemos distinto de lo que dijimos que haríamos.

Un ejemplo concreto, totalmente hipotético, pero que seguro hemos vivido todos.

Estamos en un bar tomando el aperitivo y llega un amigo, hermano, vecino, cuñado o la que quiera que sea la relación que nos une.

Al preguntarle qué tal le va, nos empieza a contar que está harto de su empresa y de su jefe.  Que les obliga a trabajar horas de más pero no se las paga y les amenaza con el despido si no trabajan esas horas de más.

En esos momentos, cómodamente recostados en la barra del bar, nos sale el justiciero que todos llevamos dentro y exclamamos airadamente que nosotros nos enfrentaríamos a la injusticia.  Pasase lo que pasase.

Decimos que nosotros no nos dejaríamos abusar de esa manera.  Que plantaríamos cara al jefe. Que sin cobrar no trabajo ni un minuto de más… Y muchas otras cosas.

Pero cuando llega el momento de la verdad, agachamos las orejas y también dejamos que se aprovechen de nosotros.

No hemos parado a valorar la situación de nuestro conocido, no hemos empatizado con él/ella, que le ha llevado a dar una respuesta totalmente fuera de su realidad y de la nuestra.

Hemos dado nuestra opinión desde nuestro contexto y no desde el de la otra persona.

(Como he dicho antes es un ejemplo, que nadie se me dé por aludido.  Pero todos debemos reflexionar sobre esto.)

 

En tu Empresa Haces lo Mismo

Quizá ahora, si aún sigues leyendo el artículo, te estés preguntando que a cuento de qué hablo de esto en mi blog, que trata sobre empresas y estrategias.

Pues porque esa actitud también la llevamos a nuestra empresa.

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros clientes con exclamaciones como esta:  – «el cliente no me compra porque no sabe lo que es bueno de verdad».

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros trabajadores con exclamaciones como esta:  – «sólo vienen a trabajar por el dinero, la empresa les da igual».

(Todavía hay empresarios que se sorprenden porque sus trabajadores no quieren trabajar gratis.)

No tenemos en cuenta el contexto de nuestros proveedores y colaboradores con exclamaciones como esta:  – «yo soy el cliente y tendrán que hacer lo que yo quiero».

Me he encontrado a muchos empresarios, directivos y mandos intermedios que basan decisiones en lo que ellos piensan que harían, pero que, cuando estén en la situación real, no harían lo que dicen que harían.

Esto lleva a crear estrategias empresariales totalmente nefastas y fuera de la realidad.

Estrategias de (tomando el ejemplo de más arriba) barra de bar.  No reales y realistas.

También se pueden crear estrategias de barra de bar en un despacho rodeado de expertos y de MBAs.

 

Conócete a Ti Mismo

Esta es la frase que presidía el Oráculo de Delfos.  El Oráculo más reconocido de la antigüedad porque durante varios siglos dio miles de oráculos «sin errar».

Quizá el mejor de los consejos que dio, al menos que no era ambiguo ni interpretable, es el de conocerse a sí mismo.

Conocernos bien.  Saber de verdad cómo vamos a reaccionar antes situaciones, es el primer paso para vislumbrar cómo van a reaccionar otras personas ante esas u otras situaciones.

Cuando intuimos cómo van a reaccionar otras personas es cuando podemos, ayudados por herramientas, adelantarnos y crear productos y servicios que sean los que realmente van a ser consumidos por nuestros clientes.

Un conocimiento profundo y cierto del contexto del cliente, revela las necesidades que tienen o los beneficios que quieren cubrir.

Lo mismo pasa con el resto de la red de contactos que tenemos en nuestra empresa.

Lo más importante de una empresa son los clientes, cierto.  Pero sin trabajadores (si los tienes) nuestra empresa no puede funcionar.  Ni sin proveedores.  Ni sin colaboradores.

Todos tienen su contexto.  Todos tienen su lucha interior, sus necesidades.

Tu función como empresario o directivo es descubrir el contexto de todos y hallar el punto de equilibrio.

Es posible que no imaginases que esta fuese una de tus funciones como empresario, pero así es.

No es tarea fácil, lo sé.  Porque empieza en el conocimiento de uno mismo, algo que a muchos asustará al encontrarse lo que va a hallar dentro de sí mismos.

Tarea difícil la que te dejo para estos días.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 

Imagen de Ben White

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Fórmula AA: Acción + Aprender

Hace unos meses hablaba sobre una estrategia infalible para tener resultados.

En el artículo que toca ahora desarrollo y profundizo sobre esa fórmula.  Si queremos obtener mejores resultados, no debemos quedarnos únicamente en hacer las cosas.

Es necesario aprender cosas nuevas para seguir creciendo.

Eso es lo que vas a encontrar en este artículo, una propuesta de Carlos Herreros con la que podrás adquirir nuevos conocimientos muy valiosos para que tu empresa de ese salto exponencial en el valor que aporta a tus clientes.

(Si eres directivo de una empresa también te interesa).

Suances Summer School son unas jornadas de aprendizaje para adultos promovidas por Santander Business School y que a la vez es una escuela de verano para chic@s de entre 14 y 24 años donde se promueve el aprendizaje científico y el emprendimiento.

Estas jornadas/escuela se realizarán entre el lunes 28 de agosto y el sábado 2 de septiembre.

Yo tengo la suerte de que Carlos me haya propuesto participar en el staff de apoyo a la escuela juvenil de ciencia y emprendizaje.

Una experiencia que, después de Guinea Ecuatorial, me apetece muchísimo para seguir profundizando en el comportamiento humano.  Ahora en su momento más explosivo, la adolescencia y adultos jóvenes.

Como no hay información en la web, hago una extracción de la información más importante del programa.  Si te interesa ampliar información, ponte en contacto conmigo o con Carlos directamente.

Si quieres dar un buen empujón a tu empresa/cargo y/o tienes hijos con inquietudes emprendedoras, esta escuela para finalizar el verano 2017 es ideal.

Y de paso cargáis las pilas para el nuevo curso académico.

 

Suances Summer School

El gran maestro del liderazgo Warren Bennis en su libro “Geeks and Geezers” (geeks: jóvenes frikis de la tecnología; geezers: viejos) dice:

“Necesitamos decir algo más sobre una de las ideas más atractivas que han aparecido en nuestra investigación. Hemos descubierto que todos los “viejos” que continúan desempeñando un rol de liderazgo, tienen una cualidad de importancia preeminente: la neotenia. El diccionario define la neotenia, un término zoológico, como “la retención por los adultos de cualidades juveniles”. Es más que conservar una apariencia juvenil. Es la retención de todas las cualidades maravillosas que asociamos a la juventud: curiosidad, juego, entusiasmo, calor , energía, ausencia de miedo… Al revés de quienes son derrotados por el tiempo y la edad, nuestros viejos han continuado siendo muy parecidos a nuestros frikis de la tecnología: jóvenes, abiertos, dispuestos a asumir riesgos, hambrientos de conocimiento y de experiencia, valientes, entusiasmados por ver lo que traerá el nuevo día.»

 

El proyecto

En los últimos días de agosto nos reuniremos en Suances dos grupos: uno de jóvenes, “geeks” y otro de más veteranos “geezeers”, a veces en sesiones conjuntas y otras separadas, para abordar temática de ciencia, neurociencia, evolución y management, la creación y la innovación, la tecnología, el mindfulness, antropología, negociación, visitas guiadas a cuevas prehistóricas a zoológicos y otras materias relacionadas en el programa que detallamos más adelante.

 

Sesiones especiales para jóvenes

  • Juegos de Neuroeconomía, por Pablo Herreros.
  • Caso: “Cómo Stella salvó la granja”, por Carlos Herreros.
  • Modelos mentales. The Play of Life, por Carlos Herreros.
  • Innovación y creatividad, por Marina Fernández Arroyo.
  • Evolución. De dónde venimos, por Pablo Herreros.

 

Sesiones especiales para adultos

  • Neurociencia, por Dr. Paul Brown (Habrá traducción).
  • Negociación, por Juan Manuel García López.
  • Neuroanatomía en la toma de decisiones, por Dr. Pedro Bermejo.
  • Visitas guiadas y explicadas a cuevas prehistóricas y parque de la
    Naturaleza de Cabárceno, por Pablo Herreros.
  • Neuromarketing. Cómo mejorar ventas y seducir con los mensajes.
    ¿Sabes comunicarte como marca?: claves de la seducción publicitaria, por
    Alexia de la Morena.
  • Padres e hijos, por Dr. Roberto de Inocencio.
  • Niveles de consciencia de los líderes. Equipos estratégicos, por Carlos
    Herreros.
  • Gestión del talento. Autoliderarse y liderar a otros, por Jorge Guerrero y
    Ofelia Santiago.
  • Mindfulness y Resiliencia, por Alejandra Vallejo-Nágera.

 

Precios

La Escuela de Verano para jóvenes tendrá su sede en el Albergue Paradiso de Suances.

Esta Escuela se ofrece a jóvenes de entre 14 y 24 años.

Los jóvenes se incorporan al Albergue el lunes día 28 de agosto y terminan su estancia el sábado 2 de septiembre.

En el Albergue, además de alojamiento se ofrecerán las comidas.

En el precio están incluidas todas las actividades, entradas a cuevas, museos y parques y desplazamiento en autobús.

El precio es de 450€ (cuatrocientos cincuenta euros) por persona, incluyendo como ya se ha indicado alojamiento y comidas.

 

Las Jornadas de Neurociencia de Suances para adultos con las actividades, entrada cuevas, museos, parques y desplazamientos en autobús tienen un precio individual de 550€ (quinientos cincuenta euros) por persona.

En este precio para adultos no se incluyen alojamientos ni comidas.

Los precios de ambos eventos tampoco incluyen los viajes a Suances y regreso a los respectivos lugares de origen de los participantes tanto en las Jornadas como en el Campamento.

A quienes se inscriban facilitaremos una relación de los hoteles de Suances que ofrecen descuentos especiales a los inscritos en las Jornadas.

El Albergue Paradiso ofrece también alojamiento y estancia a adultos a precios muy económicos.

 

Otra Información

Las plazas son limitadas y se reservarán por estricto orden de inscripción acompañada del correspondiente justificante de pago bancario de la respectiva matricula.

Podrán cancelarse las inscripciones con devolución total del importe pagado hasta el día 30 de junio de 2017. Transcurrida esta fecha no se aceptarán cancelaciones.

Para cualquier información que se desee, contactar con el director de los Programas, Carlos Herreros de las Cuevas, en nombre de Santander Business School, S.L.

Correo electrónico: carlosherrerosdelascuevas@gmail.com

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!,

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Toma Ya las Riendas de Tu Futuro

Buff…. Prefiero no tener que pensar.  Quejarme es menos cansado.

Esta es la conclusión que saco cuando hablo con dueños de negocios o pequeños empresarios y les pregunto sobre qué otras posibilidades de negocio han sondeado.

La cosa está muy mal … y seguirá igual de mal si no toman medidas.

Estoy esperando a que termine la crisis … su crisis terminará cuando ellos quieran salir de la crisis.

A ver si … excusas, excusas y más excusas.

En vez de ponerse a trabajar.

Hoy en día cualquiera puede tomar las riendas de su futuro y que su éxito (lo que quiera que sea) dependa única y exclusivamente de sí mismo.

(La verdad es que siempre ha sido así y siempre lo será).

Lo que necesitamos para conseguirlo es remangarnos las mangas de nuestra camisa y buscar nuevas cosas importantes con las que aportar valor a la sociedad.

Es posible que nuestro sector esté  punto de desaparecer, si no ha desaparecido ya.  Tendremos que buscar otro sector.  Tendremos que volver a aportar valor de otra manera.

Yo sigo en Guinea Ecuatorial.  Y me están ocurriendo una serie de cosas que jamas hubiese sospechado que me fuesen a pasar.  Estoy aportando valor de una forma que no me imaginaba hace unas pocas semanas.

Es algo que me está haciendo crecer como persona en primer lugar y después como profesional.

(El crecimiento profesional es imposible si antes no hay un crecimiento personal).

Y no es por el curso de formación que estoy impartiendo aquí.  Ya he impartido mucha formación y seguiré impartiendo mucha formación, en España.  Esto ya me hace crecer poco.

 

Aportar Valor a la Sociedad

Este es el secreto (que no es ningún secreto).

Con mi negocio tradicional, la formación y la consultoría, lo que hago es aportar mi conocimiento.  Pero nada más.

Lo que me está haciendo crecer es valorar y profundizar en la idiosincrasia, forma de ser y de vivir de los ecuatoguineanos.

Sus patrones sociales.  Su cultura.  Su forma de plantearse y de vivir la vida.  Son distintas a las que tenemos en España.

Esto me está haciendo abrir mi mente y revisar mis valores y principios, para mantenerlos o para modificarlos.

Incorporar a mi manera de impartir el curso estos valores y principios modificados me está haciendo ser partícipe de un grupo excepcional, ahora que conozco cómo son.

Esto nos lleva a todo el grupo a un crecimiento extraordinario y sorprendente para propios y extraños.

Volviendo al tema del artículo, la única manera de seguir teniendo un negocio o pequeña empresa funcionando durante los próximos años es aportando valor.

Siempre ha sido así y siempre lo será.

El problema es que las vías tradicionales de aportación de valor del siglo XX, dominado por el modelo racional, ya no añaden valor.

Liberémonos del lastre, de la mentalidad que tenemos actualmente.  De esta mentalidad que nos hace no querer volver a pensar.

Tenemos que hacer un ejercicio interior de apertura mental y de revisión de nuestros valores y principios.

Este cambio de paradigmas es el punto inicial para poder volver a aportar valor a la sociedad.

Iniciado este nuevo camino con el remodelado de nuestros paradigmas, podremos salir a la calle a ofrecer nuevas soluciones a nuevos problemas.

Nuevas metas.  Nuevos esfuerzos (inteligentes).  Nuevas oportunidades.

 

No Rechaces nada Sólo Porque No te Apetece.  

Sólo porque no quieres tener que pensar otra vez y empezar de nuevo.

Si te ofrecen algo que no te encaja, recházalo.  Di que parece una gran idea pero que hay algo dentro de ti que te dice que no o que no por ahora.  Que lo tienes que pensar.

No busques respuestas de mercadillo (con todos mis respetos a los mercadillos que me gustan mucho) porque, si han hecho bien su trabajo, tendrán el contraargumento perfecto para cada argumento que des.

No des ninguno.  Están preparados y adiestrados en hacerte quedar como tonto o tonta si no coges inmediatamente lo que te ofrecen.  Es su táctica.  A nadie nos gusta parecer tontos.

En este siglo XXI el cronómetro se ha puesto ha cero y todos estamos empezando de nuevo.  No te quedes atrás.

El siglo XXI es el siglo de las personas.  No de la tecnología como muchos quieren hacernos creer.

La tecnología está a nuestro servicio, no al revés.

Si no sabes qué hacer para aportar valor de nuevo.  Si no se te ocurren ideas de negocio «geniales».   Piensa en las personas.

Busca maneras de que esas personas tengan una vida que deseen vivir.  Busca maneras de que esas personas vuelvan a tener una ilusión por la que vivir.

No me refiero a que des talleres de motivación.

La motivación tiene que ser como la ducha, todos los días, sino no sirve para nada.  Busca y ofrece algo que les sirva para la vida.

(Como tantas cosas es muy fácil de decir pero muy difícil de hacer.  Es una búsqueda constante.)

 

Es que Yo Busco un Sueldo

Para los que buscan sueldo el mensaje es el mismo.

Ya no hay sueldos como los de antes.  Ni contratos como los de antes.  Ahora lo que funciona es la temporalidad.

Eso de trabajos para toda la vida ya no existe.

Las empresas necesitan resolver cosas puntuales.  Puede ser durante 3 meses o durante 20 años.  Pero cuando la empresa lo tenga resuelto, prescindirá de ti.

Escucho a personas de más de 50 años diciendo que ya no tienen tiempo de lanzarse a aventuras.  Que lo que necesitan es un sueldo.

No, lo que necesitas es pararte a pensar y buscar algo con lo que volver a aportar valor a la sociedad.

Si con tus conocimientos y experiencia ya no aportas valor, nunca conseguirás ese sueldo que buscas.

Debes adquirir nuevos conocimientos y mantener una buena actitud.

Busca algo con lo que aportar valor en la empresa del siglo XXI o a las personas del siglo XXI.

Sino, lo vas a pasar mal.

Muy mal.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

¿Por Qué? ¿Por Qué? ¿Por Qué?

¿Por qué tanto por qué?

¿Por qué tenemos que racionalizarlo todo?

¿Por qué tenemos que dar a todo un sentido y una justificación?

Lo hago simplemente porque sí, porque me lo dice mi instinto, porque me lo dicen las entrañas.

¿Por qué todo tiene que tener un por qué?

¿Todo tiene que tener un por qué? Yo creo que no.

Debemos volver a dar rienda suelta a nuestras emociones y dejarnos llevar por nuestra intuición.

Todas esas personas que siempre ponemos de ejemplo, son personas muy intuitivas y se han fiado de su intuición.  Siempre han confiado en sí mismos.

Es también cierto que estas personas de éxito siempre han sabido escuchar a los demás y valorar los consejos que les han dado.

Lógicamente tenemos que asesorarnos, informarnos porque no podemos saber todo de todo. Y tenemos que aceptar cuando estamos equivocados.  Pero aunque todos nos aconsejen lo contrario, si nuestra intuición nos dice algo distinto, mi recomendación es seguir nuestra corazonada.

Yo así lo hago.  Y por supuesto me he equivocado en ocasiones. Pero valorando unas y otras, estoy contento con el resultado final.

No soy de los que dicen que no cambiaría ninguna decisión de mi vida.  Eso es ser demasiado arrogante (algo que se suele curar con los años y, parafraseando a «El Cordobés», con las cornadas que da el hambre.)

Sí, claro que sí.  Cambiaría cosas.  Empezando por las que me he equivocado.  Y de todas esas las primeras serían las que me he equivocado por no hacer caso a mi instinto.

 

Decisiones Emocionales

Tuve que decidir en menos de 48 horas si quería venir a Malabo (Guinea Ecuatorial) a dar un curso.

Esta decisión no pude meditarla mucho.  Por el momento no me arrepiento en absoluto.

Sí, me he tenido que separar de mi familia durante varios meses.  Pero ante mi se abría una experiencia que, supongo, pocas veces se me volverá a presentar.

También he tenido que rechazar dos ofertas para realizar en Madrid durante esos meses que «me moría por hacer».  Ya sabes que lo malo de tener que decidir es tener que decir a algo que no.  Al menos temporalmente.

(Obviamente no soy ejemplo de nada ni para nadie.  Únicamente expongo mi caso.)

No me he preguntado ni me preguntaré nunca ¿por qué se me ha presentado esta oportunidad?

Para mi es una oportunidad porque estoy aprendiendo muchas cosas a una velocidad que hacía años no aprendía.

Aunque nunca he dejado de aprender cosas nuevas, es cierto que en Madrid ya estaba ralentizando mi aprendizaje.

Había entrado en una espiral de búsqueda de nuevos conocimientos que, sí, me llenaban, pero le faltaba la chispa de lo novedoso.

Mi intuición me decía que tenía que aceptar.  Y así lo hice.  Por el momento estoy muy contento con mi decisión.  Cuando termine el proyecto ya haré una valoración final.

 

Si te Equivocas, Sigue Adelante

Seguro que alguna vez te equivocarás, como nos pasa a todos.

Es malo equivocarse, claro que sí.  A nadie nos gusta.  Pero es mejor equivocarte que dudar y detenerte.

Seguro que nos equivocamos más por pensar en el por qué de las cosas, que haciendo caso a nuestro instinto.  

¡Fíate de ti!

No seas pesimista.

No sé como será en otras partes del mundo, pero en España hay una corriente de pensamiento que parece que ser pesimista mola.

¡Son unos cenizos!

Todos conocemos cenizos.  Esos que pase lo que pase siempre dicen que ellos van a tener mala suerte.

¡Pues claro! ¿Cómo no vas a tener mala suerte si estás siempre pensando que te van a pasar cosas malas?

El problema de tener un cenizo cerca es que la mala suerte es contagiosa.

Cuesta mucho tener y mantener un talante optimista y alegre cuando las cosas se ponen cuesta arriba como para tener que estar cargando también con un cenizo.

Así que no pienses por qué y di que sí.  ¡Lanzate!  Que como dijo Richard Brandson, ya aprenderás a hacerlo después.

P.D.:  Y ahora empiezan con el ¿para qué?  Vamos a volver a empezar de nuevo…

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

El Mundo es de los Osados

El mundo es de los osados, no de los inteligentes.

Los inteligentes trabajan para los osados.

Esto se lo oí hace varios años a una de las personas más inteligentes que he conocido, Fernando Moreno, y cambiaron de golpe muchos de mis esquemas.

Estuve pensando sobre esto durante varios días y empecé a fijarme en las personas que conocía que habían alcanzado el éxito (ya sabes que el éxito es relativo y para cada persona representa cosas distintas).

Analicé su éxito en base a estas dos variables, si eran osados o si eran inteligentes.  La cualidad principal que constaté que les ha llevado hasta donde están es que eran osados.

Y algunos, además de osados, eran inteligentes.  Fórmula segura para el éxito.

Ejemplos de personas que han conseguido lo que querían hay montones y montones.  Personas mundialmente conocidas o personas que conoces de tu entorno cercano.

En la situación actual hay muchas oportunidades para los osados y las están aprovechando. Son esas personas que pase lo que pase no se desaniman y tiran para adelante.

Siempre salen ganando.

Como decía Andrew Carnegie, que ha sido la segunda persona más rica de la historia (registrada) después de David Rockefeller:

carnegie

 

Y esto es lo que hacen los osados, no ser ellos los que hacen el trabajo y rodearse de personas que sean capaces de hacerlo mejor que ellos mismos.

Un poco más abajo doy una lista de las cualidades que yo creo que tienen las personas osadas.

 

Ejemplos reales

Antes de las cualidades quiero darte dos ejemplos reales, que también me dieron mucho en que pensar, de la antítesis de las personas osadas.

Normalmente se dan ejemplos sobre la temática del artículo, pero ejemplos de personas osadas todos conocemos muchos (y si no conoces lee algunas biografías).

Para este artículo creo que es más práctico dar ejemplos de personas demasiado «prudentes».

El primer ejemplo es de una chica que conocí en una de las empresas que trabajé.  Hace años que no hablo con ella y no sé como le habrá ido después.

Esta chica, que estaba al comienzo de su carrera profesional en el mundo del marketing, habla siete idiomas. Sí, has leído bien, siete idiomas.

Y decía que a lo único que podía aspirar, en esos momentos, era a puestos laborales de becaria y en prácticas.

Vale que estaba empezando, pero hablando siete idiomas debía estar por aquel entonces comiéndose el mundo.

Ahora el segundo ejemplo.  Una persona hundida porque llevaba dos años sin encontrar trabajo.

(Lamentablemente es una situación en la que se encuentran muchas personas y, por desgracia, serán muchas más.)

Esta persona, de mediada edad, había sido alto directivo en Renault España.  Títulos universitarios, masters y habla tres idiomas.

Cuando me comentaron el caso mi primer pensamiento fue:  -«¿esta persona no tiene los conocimientos y contactos suficientes como para ponerse por su cuenta y hacer consultoría a otras empresas con su experiencia y conocimientos?».

El problema de las personas que no tienen la valentía suficiente para dar el salto y ponerse por su cuenta es que cada vez se van a encontrar con un entorno más hostil para ellos.

Eso de los contratos fijos y bien remunerados es cosa del pasado.  Borja Prieto lo explicó perfectamente  hace tres años.

Y no hace tanto tiempo, Domingo Gaitero indicaba un camino a seguir para volver a ser productivo en este siglo.

 

Cualidades de los osados

Quiero empezar esta parte del artículo con la definición de osadía del diccionario de la RAE.

Atrevimiento, resolución.

Nada más.  Sencillo y directo.

Además de ser atrevido y tener capacidad de resolución, que más cualidades tienen las personas osadas:

  • Buena actitud.
  • Positivo.
  • Motivado y motivador.
  • Paciente.
  • Constante.
  • Curioso.
  • Audaz.
  • Decidido.
  • Valiente.
  • Visionario.
  • Libre de prejuicios (muchas gracia a la aportación de Susana Suarez).

 

¿Qué otras actitudes crees que tienen las personas osadas que no he puesto en la lista?  ¿Tú tienes estas actitudes?  ¿Eres una persona osada?

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Quien mucho abarca poco aprieta

Utilizando este refrán quiero hablar a los pequeños empresarios que tienen una cartera de productos o servicios muy grande.

Demasiado extensa como para poder rentabilizar alguno.

Está bien que sepas y puedas hacer muchas cosas o tener muchos productos.

En un primer momento parece lógico que a cuanto más mercado llegues es mejor porque ganarás más dinero.

Pero resulta que suele ser al revés.

Si no te centras en algunos de los servicios o productos que puedes hacer no te especializarás en nada. Por lo que te será mucho más difícil (y costoso) conseguir clientes.

Tus potenciales clientes no te identificarán con nada claro que puedan recordar cuando tengan una necesidad que tú les puedas cubrir.

Otro caso puede ser que sí consigas clientes con facilidad pero que tu estructura de costes sea demasiado alta para poder producir tantos productos distintos o realizar tantos servicios distintos.

O puede ser peor. Puede ser que te pasen las dos cosas a la vez. Que no consigas clientes con facilidad y que tengas una estructura de costes muy alta.

 

Céntrate en tus productos o servicios más rentables

Podría seguir más líneas dándote argumentos de por qué no es una buena estrategia ofrecer muchos productos y servicios. Pero espero que ya te hayas dado cuenta.

Así que lo que voy a hacer es darte unos pasos de cómo seleccionar los productos y servicios que mantener en tu cartera.

  1. Haz una tabla con 4 columnas.
  2. En la primera columna pon en cada fila una lista de tus productos o servicios que tienes. (Si tienes muchos productos clasifícalos por familias).
  3. Luego busca en tu información de gestión cuánto has facturado por cada uno de ellos y pon la cantidad en la casilla de la derecha.
  4. A continuación pon, en la casilla de la derecha, los costes que tiene ese producto o servicio.
    • Si trabajas con productos no te olvides de los costes de almacenamiento, distribución… NO INTENTES HACERTE TRAMPAS
    • Si trabajas con servicios valora el tiempo, las horas que necesitas para realizar ese servicio. Si un servicio lo cobras a 50 euros, no tiene costes asociados y te lleva una semana hacerlo la rentabilidad económica del servicio es del 100%, que está muy bien. Pero trabajar una semana por 50 euros (en España) no es rentable.
  5. En la última columna calcula la diferencia por cada producto o servicio.

Como ves este ejercicio es muy sencillo, pero que tienes que ser absolutamente sincero contigo mismo cuando lo realices.

El fin que busco al realizar este ejercicio con mis clientes es detectar los productos o servicios más rentables porque serán sobre los que establecemos la estrategia de escalabilidad.

Como sabes el éxito de los negocios está en vender mucho con el menor coste posible.

O como ya te he comentado en alguna ocasión: más rotación y menos margen.

Centrándote en unos “pocos” productos o servicios te especializarás en ellos y conseguirás:

  • bajar los costes de producción o de ejecución,
  • especializarte con lo que lo harás más eficientemente y
  • posicionarte en la mente de tus potenciales clientes como el experto más experto de todos los expertos.

De esta manera pasarás de vender horas de trabajo a vender conocimiento. Que es mucho más rentable.

Y además el conocimiento lo puedes vender desde cualquier parte del mundo, no como tus horas de trabajo que tienes que estar en tu localidad.

 

Y también en los que más te gustan

Es posible que esto sea incluso más importante que la rentabilidad.

¿Qué productos o servicios de tu cartera son los que más te gustan?             

¿Con cuáles te sientes más a gusto trabajando?

¿Cuáles te satisfacen más?

Es necesario que estés a gusto trabajando en tu negocio. Y esto sólo lo consigues si trabajas con productos o servicios que te gustan. Esto hará que cada día te levantes con la misma ilusión como el primer día.

Antes hemos buscado los productos y servicios más rentables (por supuesto tenemos que ser rentables), pero pregúntate ¿con éstos productos o servicios me siento a gusto? ¿me satisface a nivel personal cuando los vendo?

Si te centras en los productos o servicios más rentables sin atender a su componente emocional podrás ganar dinero y escalar tu negocio. Pero terminarás teniendo un negocio sin alma, al que irás cada día sin ganas.

Y eso no tiene un final feliz.

Puede parecer contradictorio o incluso ridículo. ¿Si gano dinero porque no voy a ser feliz?

Ya sabes lo que dicen: “Que el dinero no da la felicidad (aunque ayuda a conseguirla)” 🙂

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Liderazgo personal (libros para el verano 2)

Hola,

Esta semana te voy a recomendar el libro Liderazgo Personal ¡Logre resultados y supere la crisis! de José María Cardona Labarga.

(Si, ya sé que la semana pasada te dije que hoy te hablaría de Reinicia… pero un error lo tiene cualquiera 🙁 . Me equivoqué del orden que tenía previsto recomendarte. Pero la próxima semana si te hablaré de Reinicia. Palabrita del niño Jesús)

Después de esta disculpa-aclaración sigo con el libro de esta semana.

Primero quiero hablarte brevemente del autor, para que conozcas su trayectoria.

José María Cardona Labarga, ha trabajado durante 30 años como consultor de estrategia empresarial y desarrollador de multitud de equipos de Alta Dirección.

Ha escrito 15 libros, 5 de los cuales (incluido este) sobre Dirección y Liderazgo.

Creó el modelo de liderazgo “Los 8 Hábitos de un buen Directivo” donde sintetiza y ordena todos los conocimientos e ideas que ha ido acumulando durante todos estos años.

 

Liderazgo personal ¡Logre resultados y supere la crisis!

Este libro, de menos de 200 páginas, sirve para hacer una iniciación suave y ligera al concepto de Cultura C que difunde José María y en la que yo también creo.

Si has asistido a alguno de mis talleres o conferencias lo habréis escuchado. Además siempre recomiendo la lectura de este libro para quien quiera iniciarse en esta Cultura C.

El motivo de recomendar este libro en esta serie de recomendaciones de lecturas para el verano que estoy haciendo que porque una parte de los más de 800 personas que estáis suscritas a mi boletín no han asistido a ninguna de mis conferencias o talleres.

El libro fue escrito en 2010 y pone sobre la mesa reflexiones necesarias para ayudar a salir de la crisis a negocios como el tuyo. Más adelante profundizo sobre el libro.

Estas reflexiones son sobre causas no económicas que producen beneficios económicos.

Es un libro que, aunque no sea muy extenso y sea ligero de leer, si lo lees con la mente abierta te va a dar muchos temas sobre los que reflexionar profundamente.

A mí me ha pasado. Cuando lo leí en 2011 me pareció un libro interesante que hacía planteamientos, para mí, novedosos sobre las empresas, pero poco más.

Cuando lo volví a leer este año 2015, después de muchas vivencias y experiencias empresariales buenas y (algunas) malas, comprendí toda la sabiduría que contiene el libro.

Este libro sólo lo puedes conseguir desde este enlace porque por problemas con la editorial ya no se distribuye.

 

Destripando el libro

El libro se compone de 2 partes:

  1. Donde nos presenta reflexiones basadas en su experiencia y conocimientos sobre las empresas. Aunque él no lo dice, en mi opinión lo hace para inducirnos a los lectores a reflexionar también sobre estos temas.

Seguramente sean algunas de las reflexiones, las más importantes, las que le llevaron a desarrollar…

  1. Su modelo de liderazgo “Los 8 Hábitos de un buen Directivo”, que son:
    • Hábito 1: Gestión de la Información
    • Hábito 2: Misión y objetivos (estrategia)
    • Hábito 3: Preparación y Prioridades
    • Hábito 4: Delegación y Desarrollo
    • Hábito 5: Madurez y Autoconocimiento (La clave del Liderazgo Personal)
    • Hábito 6: Comunicación y Equipo
    • Hábito 7: Formación y aprendizaje
    • Hábito 8: Innovación y Cambio

 

Profundizando en el libro

En la primera parte empieza indicándonos cuál es el camino para pasar de una empresa con Cultura M, de Miedo y Mediocridad, a una empresa con Cultura C, de Calidad y Confianza.

Calidad en todos y cada uno de los procesos de nuestro negocio y Confianza (total, 100%) en las personas con las que nos relacionamos: empleados, colaboradores, proveedores, clientes.

José María aborda otras áreas de reflexión como son el Conocimiento, las Personas, el Comportamiento, la Crisis, la Responsabilidad Social Corporativa, la Productividad y el Liderazgo.

Pero hay un apartado en el que me quiero parar. Es el capítulo 5 en el que habla sobre Supuestos y Creencias y que nos ayuda a resolver preguntas como esta: ¿Por qué una persona inteligente y competente suele cometer errores?

Buena pregunta ¿eh?

Los errores los cometemos por lo que suponemos y creemos. Porque son reacciones intuitivas. Son reacciones primarias y esenciales. Los supuestos y creencias no son una cuestión lógica, razonada o secundaria.

Estos supuestos y creencias no dan sensación de seguridad, por esos nos adherimos a ellos. Pero que pueden estar equivocados.

Por ejemplo, todavía hay muchos directivos de empresas y dueños de pequeños negocios que suponen que lo que motiva a la gente es “garrote y zanahoria” (yo lo he sufrido en primera persona y os puedo asegurar que ni yo ni mis compañeros estábamos en absoluto motivados).

Aunque estos directivos hagan cursos o contraten coaches para desarrollar sus habilidades y técnicas para motivar, si primero no cambian su mentalidad (supuestos y creencias) de “garrote y zanahoria”, lo que se convierten es en peores manipuladores.

Para terminar este artículo quiero traerte algunos de los supuestos con los que José María se ha encontrado y que utiliza como ejemplos concretos de supuestos que él considera erróneos y cuáles serían los correctos.

Como en el ajedrez representa con un interrogante (?) el supuesto que considera erróneo y a continuación con el texto en cursiva e indica con una interjección (¡) el paralelo que estima correcto.

 

No es mi problema (?)

Sí es mi problema. Me hago cargo (¡)

 

Mi equipo funciona mal, pero yo soy bueno (?)

Si mi equipo funciona mal yo soy malo (¡)

 

Soy justo y objetivo (?)

Soy positivo y honesto (¡)

 

Me siento bien, aunque actúe mal (?)

Actúo bien, aunque me sienta mal (¡)

 

Una empresa debe crecer constantemente (?)

Una empresa debe mejorar constantemente (¡)

 

Actúo con bastante prudencia. Casi nunca me equivoco (?)

Estoy actuando mal. Demasiado prudentemente (¡)

 

Debemos lograr beneficios reduciendo la rotación y subiendo márgenes (?)

Debemos lograr beneficios aumentando la rotación reduciendo márgenes (¡)

 

Toda decisión debe consensuarse en equipo (?)

Toda decisión debe ser tomada por la persona que tiene la autoridad y la responsabilidad (¡)

 

Mi jefe me dirige bien porque me dice todo lo que debo hacer (?)

Mi jefe me dirige mal porque no me desarrolla (¡)

 

Tengo que controlarlo todo para que esté bien. Aquí mando yo (?)

Tengo que confiar, delegar y desarrollar (¡)

 

Debo realizar una actividad frenética constantemente a toda velocidad (?)

Debo centrarme en lo importante para no dispersarme (¡)

 

La eficacia es cuestión de inteligencia, conocimientos, experiencia, esfuerzo y temperamento (?)

La eficacia es cuestión de autodominio, actitudes y hábitos (¡)

 

Y termina el capítulo dándonos ocho características esenciales de los conjuntos de supuestos y creencias:

  • No son algo pacífico (en el sentido de que forman la base de las virtudes y de los vicios).
  • Su repercusión es esencial.
  • Existen creencias en todos los aspectos de la vida.
  • Las creencias pueden no explicitarse o ser erróneas.
  • Son el inductor. La causa original.
  • La Cultura no es inocente.
  • La Cultura está pasando a ser lo importante.
  • Cambio cultural.

 

Reflexiona tranquilamente durante estas semanas sobre todas las enseñanzas y experiencia acumuladas y sintetizadas que José María Cardona Labarga nos da en este libro fundamental para cualquier dueño de negocio.

La próxima semana, esta vez si, te presentaré Reinicia 🙂 .

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora