Control de la Tesorería o el Consejo que le Dieron a mi Amigo Tito

Mi amigo Tito tiene con sus hermanos una empresa familiar  de rehabilitación de edificios.

Aunque con varios años de retraso le empezó a afectar la explosión de la burbuja inmobiliaria y un día, una de sus clientes, le dió un consejo:

Si quieres que tu negocio siga funcionando debes establecer el control de la tesorería.

Y este control implica conocer todos los cobros y todos los pagos que se hacen.

Esto va mucho más allá de la tesorería de cajón que hacen muchos (por eso tuvieron que cerrar tantos pequeños negocios hace unos años).

¿Conoces la tesorería del cajón?  Es esta:  abro el cajón, miro el extracto del banco, busco el saldo final a ver si hay dinero en el banco, guardo el extracto en cajón, cierro el cajón.

Y a otra cosa, mariposa.  Si el saldo es positivo… -voy bien-; si el saldo es negativo… -es culpa de la crisis-.

Tú, ahora, tienes dos opciones:

  1. Hacer la tesorería del cajón, o
  2. Hacer un control de la tesorería eficaz.

Si optas por la opción 2 sigue leyendo.

Las dos Herramientas Fundamentales para el Control de la Tesorería

  • La Tabla de tesorería es la gasolina que alimenta tu negocio.  Con ella vas a poder controlar todos los movimientos financieros de él.  Es la madre del cordero porque si te quedas sin dinero tendrás que cerrar tu negocio.  Es posible que vendas mucho, pero si no cobras o si tienes muchos gastos o si tardas mucho en cobrar no tendrás dinero suficiente para seguir funcionando
  • La Cuenta de resultados es el motor que mueve tu negocio.  Con ella vas a poder controlar la evolución económica de él.  Vas a saber si tus ingresos están por encima de tus gastos y si el margen que tienes realmente es el que te habías propuesto.

 

La tabla de Tesorería

Cómo decía antes es la madre del cordero.

Mide la capacidad de tu negocio de generar tesorería (es decir, dinero suficiente para seguir funcionando).

No menosprecies la tesorería de tu negocio.  La razón por la que quiebran los negocios es porque se quedan sin caja, sin liquidez, sin tesorería.

Flujo de caja = Movimiento de dinero = Diferencia entre cobros y pagos

Si cada mes entra más dinero del que sale todo se puede arreglar.  ASÍ QUE VIGILA CADA DÍA LA TESORERÍA DE TU NEGOCIO.

Estos son los Principios por los que te debes regir para realizar la Tabla de tesoreria

  1. Los gastos son ciertos y los ingresos posibles.
  2. Conservador en los ingresos y agresivo en los gastos.
  3. El objetivo es NO MORIR DE CAJA.
  4. Desglosa los datos de actividad ordinaria de los que no son directos de la actividad ordinaria.
  5. La intención principal no es acertar sino hacer una aproximación (tiene que haber un equilibrio entre la información que generamos y el tiempo que utilizamos).
  6. Tarea diaria o continua.

 

¿De dónde recojo la información para elaborar mi Tabla de tesorería?

  • Extracto bancario.
    • Clasificar movimientos.
    • Una cuenta de banco específica para el negocio.
  • Información de tu software de gestión.

El funcionamiento básicamente es crear una tabla en la que las filas son los conceptos de cobros y pagos, y las columnas con los periodos de tiempo que queremos analizar: días, semanas, quincenas, meses.

Introduce los cobros y pagos correspondientes a cada periodo de la tabla ordenados y clasificados según los conceptos de las filas.  Ya sólo te queda sacar la diferencia para saber cómo te ha ido ese periodo y calcular el acumulado total.

 

La Cuenta de resultados

Ayuda a verificar cómo genera resultados tu negocio y cómo mejorarlos.

  1. Evolución de la cifra de ventas total y por productos (no es la única variable a seguir, como hacen muchos dueños de negocios).
  2. Evolución del margen bruto total y por productos.
  3. Evolución de los gastos de estructura y de financiación.
  4. Cálculo de las ventas precisas para cubrir gastos y para comprobar la viabilidad económica de tu negocio.  Punto Muerto.

¿De dónde recojo la información para elaborar mi Cuenta de resultados?

De tu software de gestión debes poder extraer esta información para el periodo de tiempo que quieras analizar.

  • Listados de facturación de ventas.
  • Listados de facturación de compras.
  • Listados de otros ingresos (si es que tienes).
  • Listados de otros gastos (de estos seguro que tienes 🙁 )

El funcionamiento básicamente es crear una tabla con una columna para los datos y varias filas con los distintos conceptos que quieras analizar pero siempre siguiendo este orden:

  • Ventas
  • Costes/Gastos
  • MARGEN BRUTO
  • Gastos financieros
  • MARGEN NETO

El resultado final es el beneficio o pérdida que has tenido en el periodo de tiempo analizado.

Aunque no es sólo este el único dato a mirar.  Debes analizar el resto de los datos de la tabla y ver los porcentajes que corresponde a cada uno sobre el total de las ventas para conocer si consigues el margen que esperabas o no.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Olga DeLawrence

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Luis Lorenzo | Pequeños Negocios Escalables

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Y de regalo, un eBook GRATIS con las primeras claves para que pongas al cliente en el centro de tu estrategia.

Odio el spam tanto como tú. Sólo te envío contenido de valor.

Suscríbete ahora

Si tu Cliente No te hace Sudar estás en Problemas

Hace unos días hablaba con un grupo de empresarios sobre la situación del comercio minorista debido a la competencia de los negocios de extranjeros, Internet y las grandes superficies.

Yo decía que está claro que la situación ha cambiado y que tienen que encontrar otras maneras de aportar valor a sus clientes.

Durante mucho tiempo se han dedicado a despachar productos, y ante eso, no pueden competir porque los clientes buscamos el producto más barato.

Hace poco Seth Godin decía:

La carrera de compra ha terminado. Amazon ganó. La carrera comercial, sin embargo, la lucha para crear experiencias por las que vale la pena pagar, acaba de empezar.

Esta situación no se da únicamente en el comercio minorista.  Lo he visto en muchos sectores y no rechazo la idea que sea en todos los sectores.

Si nos sentimos cómodos con los que hacemos, si nuestros clientes no nos hacen esforzarnos, tenemos un problema.

¿Por qué?  Porque nuestro producto o servicio ha perdido valor y se ha convertido en mera mercancía, commodity es el término de moda.

Esto es lo que pone en Wikipedia sobre la mercancía:

La mercancía (en inglés, commodity) en economía es cualquier producto destinado a uso comercial. Al hablar de mercancía, generalmente se hace énfasis en productos genéricos, básicos, y sin mayor diferenciación entre sus variedades.

Productos genéricos, básicos y sin mayor diferenciación entre sus variedades.

Y ante esta situación, los clientes buscamos el más barato.

 

El Reto

El reto ahora es participar en «la carrera de crear experiencias por las que vale la pena pagar».

En la carrera de tener que esforzarnos cada día para sorprender al cliente.

En un crecimiento constante que conseguimos paseando por los bordes sin miedo a caer.

En definitiva, tenemos que volver a sudar la camiseta para volver a aportar valor a nuestros clientes.

Para esto no hay recetas mágicas.  No hay 7 puntos, ni 10 claves, ni las 5 cosas que a mi me funcionan.

Porque cada empresa es única.

Cada empresa tiene su propia cultura, su propia filosofía con la que se posiciona en el mercado.

Y a partir de este posicionamiento que tenemos cada uno de nosotros, de nuestras empresas y negocios es desde donde tenemos que empezar a trabajar.

No existe un camino.  Tenemos que crearlo.  Y la manera de crearlo es aceptar los «retos» que nos proponen nuestros clientes.

No es un reto consciente por parte de nuestros clientes.  No vienen con actitud retadora.  Somos nosotros los que tenemos que detectar el reto y ponerlo en valor.

 

De Mercancía a Nuevo Valor

¿Qué es lo que nos pide nuestro cliente que no podemos dárselo actualmente?

Detectando estas preguntas es la manera que tenemos de saber cómo podemos volver a aportar valor a nuestros clientes.

Si lo que ofrecemos ahora está en la carrera de ser el más barato, perderemos.

Como decía antes, tenemos que cambiar de carrera.  Este cambio sólo podemos hacerlo cada uno de nosotros.

El cambio de carrera es rápido.  Únicamente es tomar la decisión.  Y después remangarnos y ponernos a trabajar.

Cuando trabajamos nuestra propuesta de valor ¿qué beneficios o necesidades detectadas a los clientes se quedan sin que les demos solución?

Con el Mapa de Empatía del Cliente podemos indagar en la situación de nuestros clientes para detectar si siguen teniendo las mismas esperanzas, si han cambiado o si tienen nuevas.

Para crear experiencias por las que vale la pena pagar tenemos que tener muy presentes los detalles.

Facilitar la relación de nuestros clientes con nosotros.

En definitiva, tenemos que volver a sudar la camiseta para crear nuevas propuestas de valor, nuevas experiencias por las que nuestros clientes quieran darnos su dinero.

 

Nota Final

No podemos acomodarnos.  Si nos sentimos cómodos tenemos un problema.  Y es que se nos van a «comer».

Volver a levantarnos y empezar a crear nuevas propuestas de valor puede dar mucha pereza.

La alternativa es peor.  La alternativa es una lenta agonía que llevará al cierre de nuestra empresa.

Empezemos a aceptar los nuevos retos que nos proponen los clientes.

A volver a hacer el trabajo que importa para participar en los cambios necesarios con los que seguir aportando valor.

Y estos cambios pueden llevarnos a hacer cosas totalmente distintas de lo que estamos haciendo ahora.

En definitiva, si tu cliente no te hace esforzarte y sudar, tu futuro será muy difícil.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Hester Ras

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Los Trabajadores También Tienen Clientes: Sus Jefes

Hay muchos trabajadores por cuenta ajena que creen que ellos no tienen clientes.  Que en todo caso los clientes son de la empresa.

Bueno, desde ese punto de vista, tienen razón.  Los clientes que compran sus productos o contratan sus servicios son clientes de la empresa.  Y con sus compras pagan sus nóminas.

Si no hay clientes, no hay dinero para pagar las nóminas.  Esto es algo que a pocos les cuesta entender y que la mayoría de los trabajadores tiene asumido.

Se equivocan.

Esto no significa que ellos no tengan clientes directos.  Sí, los tienen y son…

sus jefes.

También hay trabajadores por cuenta ajena que creen que ellos no tienen que vender.  Que para eso están los comerciales.

Los comerciales son los que tienen que generar los ingresos a la empresa por las ventas a los clientes (de la empresa).

Estos trabajadores piensan que ellos, al no trabajar en la parte preventa o al no tener contacto directo con clientes, no tienen que vender.

También se equivocan.

Tienen que vender a…

sus jefes.

Y es que muchos trabajadores por cuenta ajena no se dan cuenta que sí tienen clientes y que sí tienen que vender.  Todos los días además.

Piensan que con que les hayan contratado es suficiente.  Y más cuando les hacen indefinidos.

Tienen que hacerlo a sus jefes.  Ya sea un jefe de área o ya sea el director de la organización.

Tienen que venderse todos y cada uno de los días que trabajan a sus jefes.

(Los días de descanso y vacaciones también.)

 

¿Por qué Tenemos que Vendernos?

Porque de eso depende que si alguna vez tienen que recortar personal, no estemos nosotros en la lista mala.

Quizá esperabas un porque más elaborado o más metafísico.  Siento haberte defraudado 🙁

Esto es una carrera de fondo hasta que nos podamos jubilar (el que quiera jubilarse).

Tenemos que poder mantenernos productivos hasta entonces y no podemos permitirnos el lujo de hacer el idiota con el trabajo.  Y menos a partir de una edad, que ya sabes lo que cuesta que te vuelvan a contratar después de los 40.

La mayoría de los trabajadores (y más los que han sido contratados desde hace cinco años a este tiempo) piensan que su remuneración y sus condiciones deberían ser mejores.

Seguro que tienes razón.  Pero eso no debe servirte de justificante para no dar tu mejor trabajo.

No sé si trabajar bien tendrá una recompensa en el futuro.  Todos sabemos que la vida es injusta.

Lo que sí sé es que trabajar mal tiene su castigo.  Tarde o temprano los malos trabajadores caen por su propio peso, como la fruta madura.

Creo firmemente en que el tiempo pone a cada uno en su lugar.  Que aunque ahora o antes han estado recompensando a alguien que no lo merecía y a ti no te recompensaban, que sí lo merecías, con el tiempo, todo sale a la luz.

Esto puedo decirlo por experiencia propia.

¿Cómo me Vendo a mis Jefes?

Con venderte a tus jefes no te voy a decir que trabajes horas de más sin cobrarlas, ni que aceptes condiciones indecentes ni cosas así.

Lo que sí puedes hacer es ser más diligente con tu trabajo.  Poner mayor empeño en hacer un trabajo mejor.

Todas las personas de la empresa venden al cliente, aunque pienses que tú no lo haces.

Ser eficaz y eficiente en tus tareas hace que el producto o servicio llegue mejor o más rápido o más … al cliente.  Esto también depende de ti.

Otra cosa que puedes hacer (si es que lo haces) es escaquearte menos.

Esos cinco minutos de más que arañas con el café y el cigarrito.  O a la hora de la comida.  Ese perderte por la empresa.  Ese dejar para mañana porque estoy cansado ya que –«…total al cliente no le importa esperar un día más».

¿De qué otras maneras, algunas realmente ingeniosas, de escaquearse conoces porque lo hacen los demás 🙂 ?

Y es que he llegado a ver empresas que miden al minuto el tiempo efectivo de trabajo de sus trabajadores para evitar estos pequeños escaqueos, que sumados son mucho tiempo.

(Qué conste que no estoy de acuerdo con esta práctica.  Creo que hay mejores formas de conseguirlo.)

Más cosas que puedes hacer para venderte a tus jefes.  Por supuesto la actitud.

No hay cosa peor que ir a trabajar a un sitio en el que algunos o todos están siempre enfadados, desganados, escaqueándose…

La culpa no la tienes tú, por supuesto, la tiene la empresa o director de ese equipo, pero hay que animarse.

Dar ideas nuevas.  Aportar soluciones creativas.  Buscar siempre el beneficio para el cliente (esto no es dejárselo más barato o regalárselo, que es la solución fácil que tiene muchos para no tener que pensar).

Haz notar a tu jefe constantemente todo el valor que aportas a la empresa.

Esta es la mejor forma de venderte.  Que sepan lo que perderían si tú no estás con ellos.

 

Para Terminar

Vale, vale… todo esto está muy bien pero mi jefe es un ………. y un ………. que nunca aprecia lo que hacemos y que además es un trepa que nos roba todas las ideas y se pone él nuestras medallas.

Sí.  Lo conozco.  Es un problema y una pena tener jefes así.  Pero creo que es mala política y que dice muy poco de nosotros excusarnos en personas así para no ser buenos trabajadores.

¿Qué es lo que haces tu para venderte a tus jefes?  ¿Para que tus jefes sepan siempre el valor que aportas a la empresa?

Y no estoy preguntándote cómo haces la pelota a tus jefes…

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Ron Jake Roque

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

No Sabían que era Imposible y lo Consiguieron

Esta es una de mis frases favoritas.

Posiblemente mi segunda frase favorita.

Esta frase me resulta motivadora por sí misma.

Una frase que pone todo el poder en mis manos.  Que pone todo el poder en tus manos.

La historia está llena de ejemplos.  De personas que consiguieron cosas que todos los demás pensaban que no se podría conseguir.

Esos pensamientos limitadores que nos llevan a no intentarlo.  A tirar la toalla con los primeros contratiempos.  A bloquear nuestra creatividad.

No sabían que era imposible y lo consiguieron.

Gracias a estas personas «ignorantes» (y gracias también a muchas casualidades) la especie animal Homo  hemos llegado hasta donde estamos después de seis millones de años.

Personas que se atrevieron a buscar cómo mejorar su existencia, rompiendo los cánones establecidos y saltándose a la torera las reglas sociales.

Es fundamental tener ese espíritu aventurero para salir de la zona de confort y explorar qué hay más allá.

Gracias a est@s valientes la humanidad a avanzado.  Es cierto que estos valientes mueren rápido.

(Nosotros somos hijos de los cobardes que no se atrevieron a dar el paso y siguieron con vida, dentro de su zona de confort, aprovechando y utilizando los descubrimientos de l@s valientes.)

 

Desarrollo Profesional

Pero para conseguir lo imposible hay habilidades que tenemos que tener.  Bien porque hemos nacido con ellas o bien porque las hemos desarrollado.

Como ya habrás adivinado me refiero a habilidades profesionales para poder romper todas esas barreras.

Por habilidades profesionales me refiero a tener (o adquirir a base de experimentar) una serie de conocimientos que nos permiten ir explorando ese camino inexistente que tenemos por delante.

Precisamente la semana pasada hablaba con Emilio Fernández lo que lees a continuación.

Cuando vemos a profesionales, coachs… del desarrollo personal siempre dicen que para poder desarrollarnos profesionalmente, primero tenemos que desarrollarnos como personas.

Emilio piensa al revés, y yo, que nunca había valorado esta perspectiva hasta que me la planteó, le doy la razón.

Para poder desarrollarnos como persona, primero tienes que desarrollarnos a nivel profesional.

Por mi trabajo he visto a muchas personas que no consiguen resultados y no hacen más que desarrollarse personalmente para intentar alcanzar esos resultados.

Regularmente asisten a cursos y talleres de motivación.

Ponen en práctica, o al menos lo intentan, lo que aprenden en estos cursos y talleres.  Pero siguen sin conseguir resultados profesionales.

¿Por qué?  Porque no se desarrollan profesionalmente.

Esta falta de resultados lleva a cambiar la motivación por frustración.

Primero tenemos que desarrollarnos profesionalmente y el desarrollo personal vendrá después, por inercia.

He oído a muchos exempresarios que tuvieron que cerrar sus empresas que hicieron todo lo que sabían para sacarlas adelante.

Ese es el problema.  Que no se preocuparon por averiguar qué cosas existen y no conocen y aprenderlo para poder aplicarlo en su empresa y mantenerla abierta.

Tienen muchas excusas para no querer aprenderlo.  ¿Tú te pones alguna de ellas?

 

Habilidades Profesionales

¿Ahora voy a vender «mi libro»?  Pues sí, que para eso es mi blog.

Pero lo primero que te voy a recomendar es que tienes que aprender a vender.

Vender es fundamental para tu empresa, negocio o aunque seas un trabajador por cuenta ajena (tienes que vender constantemente tu trabajo a tu jefe para que vea el valor que aportas).

Para empezar en el mundo de las ventas te recomiendo este libro de Raúl Sánchez Gilo.

No sólo basta con vender, como piensan muchos.

Una empresa tiene tres pilares fundamentales que funcionan en simbiosis.  Si uno falla, los demás también fallarán:

  • Vender (y cobrar).  Si no entra dinero no irás muy lejos.
  • Productos/Servicios de calidad.  Si no son buenos tus ventas desaparecerán a medio-largo plazo.
  • Gestionar.  Conocer tu estructura de gastos e ingresos y adecuarla para tener beneficio.

La gestión es la gran olvidada en las empresas y negocios.

La falta de gestión es lo que provoca que empresas que venden bien y tienen buenos productos y servicios no sean sostenibles.

¿De qué te vale vender mucho si gastas más o no utilizas bien ese dinero?

Para mejorar la gestión de tu empresa/negocio te recomiendo mi curso básico online en el que explico cómo funcionan las empresas que funcionan bien.

Y por último te voy a recomendar mi guía gratuita El 90% de tu éxito es intangible.

El éxito o fracaso de las empresas es generado por las personas.

Cada persona tiene su rol.  Unos dirigen la empresa o una dirección.  Otros son mandos intermedios.  Y los trabajadores de base.

También están los clientes, los proveedores, los colaboradores y otras personas que no tienen relación directa con la empresa/negocio pero que están ahí.

Mientras no asumamos que todas estas personas son igual de importantes y merecen el mismo respeto, nuestra empresa se encontrará en dificultades.

Todas estas habilidades profesionales te permitirán conseguir lo imposible.

Si no las tienes desarrolladas puedes ser muy intrépido, estar muy motivado y empoderado, pero nunca conseguirás lo imposible.

Además, claro, de estar libre de prejuicios.

(Si te intriga saber cuál es mi frase favorita es esta:  Todo lo que ocurre conviene.  Pero esta frase es para otro artículo.)

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Michał Parzuchowski

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

El Más Barato es Relativo

Yo creo que en la situación actual, en los países occidentales, todos los sectores han entrado en guerra de precios.

No quiero decir con esto que todos tengamos que luchar por ser el más barato.  Lo que quiero decir es que tenemos que mantenernos en una banda de precios no mucho más alta de la media.

¿Por qué?

Porque hemos alcanzado unos niveles de calidad de productos y servicios tan alta que la calidad ya no es una ventaja competitiva.  Es algo que los clientes damos por supuesto.

Siempre he creído que una empresa tiene que buscar su aumento de beneficio por la rotación, es decir, por la cantidad de veces que nos compran, y no por el margen de beneficio de cada venta.

(Los profesionales independientes que viven de vender horas de trabajo tienen un problema con esto.  Aquí tienes una posible solución.)

Así que, tenemos que buscar la manera de hacer que nuestros clientes nos compren más que a los otros.

Es muy fácil decirlo, lo sé, y difícil hacerlo, también lo sé porque es a lo que me dedico.  Es una de las áreas que trabajo con mis clientes.  ¿Cómo hacer que les compren más?

Lo que tienes que trabajar es en buscar la manera de hacer que los clientes se gasten el dinero en ti y no en cualquier otra cosa que encuentran en el mercado.

 

Todo es Competencia

Ten en cuenta que nuestra competencia es cualquier cosa en la que el cliente, sea consumidor o empresa, se gaste su dinero y ya no le quede dinero para comprarnos a nosotros.

Este concepto en consumidores finales se ve más claro.  Todos tenemos unos ingresos mensuales y no podemos (debemos) gastar más.  Una vez que nos quedamos sin dinero ya no compramos más.

Si el siguiente de mi lista para comprar eras tú pero me he quedado sin dinero, ya no te compro.

Lo que tenemos que hacer es conseguir que nuestros productos y/o servicios se posicionen más arriba en esa lista de compras del cliente. 

Más adelante verás algunas ideas para subir en la lista.

Lo mismo pasa con las empresas.  Si vendes tus productos o servicios a empresas tienes que tener en cuenta que todos ofrecemos el mismo beneficio final:  Aumentar la cuenta de resultados.

Lo que tenemos que hacer en este caso es mostrar cómo lo vamos a hacer o  por qué lo hacemos.

En el mundo de los negocios hipercompetitivo que vivimos, en el que hay varios proveedores para un mismo servicio, conseguimos nuestros clientes por la afinidad que tengan con nosotros.

Hay veces que, aunque racionalmente todo parezca correcto, algo por dentro nos dice que no es la elección acertada.  Nuestra sensación es que tenemos que rechazarlo.

Al contrario pasa lo mismo.  ¿Cuántas veces te ha ocurrido que has hecho una elección en contra de todas las señales racionales que había?

 

Aumentar la Veces que nos Eligen

Esto es porque somos animales emocionales, no racionales como nos quieren hacer creer.

Por lo tanto tenemos que orientar nuestro mensaje comercial (somos empresas, todos nuestros mensajes están orientados a vender, directa o indirectamente) hacia las emociones de nuestros clientes.

 

Enamora a tus Clientes

Enamorar a tus clientes es una de las ideas que te propongo y para la que puedo ayudarte con uno de mis productos de formación online.

Negocios que Enamoran es una master class con la que podrás conocer mis claves de cómo crear Propuestas de Valor Fascinantes para que consigas más y mejores clientes sin aumentar el gasto en publicidad.

Tan sólo hay que buscar el motivo por el que la gente hace las cosas y los clientes harán cola en tu puerta.

 

Facilita su Trabajo

Otra idea que puedes trabajar para aumentar las veces que te eligen la publiqué hace ya dos años (cómo pasa el tiempo…) y es que tu empresa haga el primer trabajo del cliente.

Te pongo un ejemplo real de esto.  Un centro de educación que necesita nuevas mesas para el aula de informática.

Recibe un presupuesto más barato con unas mesas y sillas de la misma calidad que otro presupuesto algo más caro.

¿Cuál eligieron?  Ya has adivinado que el de mayor precio.  Porque después de instalar las nuevas mesas y sillas necesitaban un electricista que hiciese la instalación del cableado.

El más barato no les dieron solución a esto.  Los de mayor precio contactaron con un electricista para dar un servicio completo al cliente (con el correspondiente aumento de presupuesto, claro).

 

Preocúpate y Ocúpate

Una idea más.  Que tus clientes vean y sepan que tu empresa se preocupa de dar un gran servicio o de tener fantásticos productos.

Cuando te preocupas se nota.  A los clientes nos gusta que se preocupen por nosotros.

Nos gusta sentir que realmente quieren ayudarnos, por supuesto a cambio de dinero.

Porque tenemos distintas esperanzas que queremos cubrir.  Normalmente no podemos hacerlo solos y necesitamos otras empresas para lograrlo.

 

Detalles que Marcan la Diferencia

Como decía más arriba, existen varios proveedores que nos ofrecen una misma solución (independientemente de cómo lo solucionen).

Si el punto de inicio es el mismo, la esperanza que queremos satisfacer, y el punto final es también el mismo, conseguir satisfacer la esperanza, los elementos diferenciadores estarán durante ese «camino» entre el punto de inicio y el final.

Estos son los detalles que tenemos en nuestros procesos y puntos de interacción con los clientes.

Tenemos que trabajar en ser mejores.

Ser mejores es algo que deciden nuestros clientes, no nosotros.  Podemos hacer productos o servicios técnicamente mejores que no gusten a los clientes.  Lo siento, pero así «pierdes la partida».

 

Conclusión

Tenemos que tener claro que el tablero del juego ha cambiado.  Ya hay mucho de todo y que produce el mismo resultado aunque la forma de hacerlo sea distinta.

Por lo que tenemos que centrarnos en poder optimizar nuestros procesos y costes para poder competir por precio (no es obligatorio ser el más barato pero sí ser competitivo).

Y a la vez tenemos que hacer que nuestros clientes nos elijan más veces antes de que se gasten su dinero.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de freestocks.org

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

¿Tomas Buenas Decisiones con tu Dinero?

¿No te pasa que más ocasiones de las que te gustaría te gastas más dinero del límite máximo que habías establecido?

¿Quemas tu dinero como en la imagen de este artículo?

Supongo que tu respuesta es: NO.

Entonces… ¿por qué gastas dinero de más en cosas que no necesitas?

Cuando hacemos una decisión de compra equiparamos lo que estamos comprando, el sueño de lo que vamos a realizar con es producto o servicio, contra un número.  Que es el precio.

Por eso muchas veces cuando vamos a comprar algo solemos gastarnos más de lo que habíamos previsto.

Por ejemplo: vamos a comprar una tablet que ya hemos decidido previamente buscando por Internet, en un acto racional de decisión.  Hemos hecho nuestra valoración en función de nuestras necesidades.

Pero llegamos a la tienda y vemos el mismo modelo de gama superior.

Si el marketing que rodea ese modelo superior es bueno terminaremos llevándonos el modelo superior.

¿Por qué?

Porque nos han hecho ver un sueño.  Nuestro sueño utilizando ese modelo superior que es más veloz, la pantalla más grande o cualquier otra característica.

Es un sueño mejor que el que teníamos con el modelo de gama inferior.

Así que comparamos contra los números. 

Supongamos que, siguiendo con el ejemplo, el modelo inferior cuesta 400 € y el modelo superior 600 €.

Y los números son eso, sólo números.  Algo abstracto.  Que por si solo no dice gran cosa.  Al fin y al cabo, los números son números.  Y hay muchos.

Pero y si en vez de compararlo con un número lo comparásemos con otro sueño.  La cosa cambia:

– «Compro la tablet de gama inferior y con esos 200 € de diferencia compro una bicicleta a mi hijo que está deseando tener una.  Esto le haría muy feliz.»

Ahora la cosa cambia, ¿no te parece?  Al menos a mi sí me lo parece.

Vale.  Hasta aquí el ejemplo.

 

El Dinero de tu Empresa

Trasládalo a tu negocio.

Si te planteas una inversión comparándola solamente con el dinero que vas a gastar siempre tenderás a gastar un poco más porque la comparación es contra un número, y un número es sólo un número.

De 30.000 a 32.000 sólo cambia un número.

Si comparas los beneficios que te va a traer ese exceso de inversión con el beneficio de poder utilizar ese dinero en otras cosas, la cosa cambia.  Ya no es sólo un número.

¿De verdad necesitas esa oficina en ese sitio tan lujoso o puedes irte a un sitio más económico?

¿De verdad necesitas un iMac o puede valerte un Lenovo?

¿De verdad necesitas realizar tú toda la producción de tus productos o puedes subcontratar a una empresa que te lo puede hacer?

¿De verdad necesitas contratar una agencia reconocida de comunicación o puedes contratar a unos chicos/as que están empezando y tienen muchas ganas y empuje?

De verdad. No compares sólo contra un número.

Antes de gastarte el dinero piensa en otro sueño que puedes hacer con la diferencia y compáralos.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

«Causamos Furor Después de 30 Años»

Esto es lo que le dijo Mac McDonald a Ray Kroc cuando se conocieron.

Para situarnos, Mac McDonald fundó junto a su hermano Dick un autoservicio de comida rápida que llamaron McDonald’s.

Ray Kroc fue el que amplió un sólo restaurante en San Bernardino (California) a lo que es hoy en día la mayor cadena de restaurantes del mundo.

Hace unos días he visto la película El fundador que cuenta la historia de como se forjó este imperio.  Te recomiendo que la veas.

Voy a comentar las que para mi fueron las claves que llevaron Ray Kroc a conseguirlo.

No voy a juzgar su actuación, ni si engaño y se aprovechó de los hermanos McDonald o no.  Este juicio lo dejo a los valores y creencias de cada uno de nosotros.  Yo, obviamente, también tengo mi opinión.

Como todas las películas de este tipo estará lo suficientemente edulcorada y adaptada para que tenga éxito comercial y habrá cosas que no serían exactamente como reflejan, pero en lo principal es suficiente con lo que vemos.

Tampoco voy a analizar su éxito desde el punto de vista empresarial.  Seguro que podrás encontrar algo de esto en Internet.

Lo que voy a hacer es hablar de las tres características que se juntaron para el éxito.

Yo creo que para crear algo tan grande se tienen que alinear los planetas, tienen que coincidir la persona adecuada, en la situación adecuada y en el momento adecuado.

Por poner unos pocos antecedentes, los hermanos McDonald desde muy jóvenes crearon varias empresas porque querían hacerse millonarios antes de los 50 años.

Probaron suerte en varios campos hasta que encontraron su encaje en los autoservicios de comida, que revolucionaron creando un sistema de producción en cadena para reducir el tiempo de espera de los clientes.

Esto fue lo que se encontró Ray Kroc 30 años después de que los hermanos abriesen su primera empresa, un autoservicio en el que tenías la comida disponible en 30 segundos, con gran calidad y mucho éxito (según los hermanos).

Y ahora vamos a ello.  Cuáles son las claves que, para mi, llevaron al éxito a Ray Kroc:  persistencia, experiencia e intuición.

 

Persistencia

Esto no lo digo yo.  Lo dice él mismo y yo estoy de acuerdo.

La clave del éxito es la persistencia.

(Santiago Ramón y Cajal, único nobel de medicina por España, decía que paciencia y constancia son las mejores cualidades de un científico.  Ray Kroc un ejemplo que también son las mejores cualidades para un empresario.)

El señor Kroc tenía 52 años cuando conoció McDonald’s y como él dice:

Cuando cualquier hombre estaría pensando en la jubilación yo seguía buscando el éxito.

Ray Kroc había probado con varios productos para alcanzar el éxito, pero con todos había fracasado.

Su último experimento antes de McDonald’s eran unas batidoras de cinco brazos para hacer cinco batidos a la vez en lugar de uno a uno, con lo que aumentaban la producción.

Como con el resto de productos que vendía, no tenía los resultados que buscaba.  Su intuición había errado.  Pero, curiosamente, este fracaso fue el que le llevó al éxito.  Fue el que llevó a conocer McDonald’s.

 

 

Experiencia

Como he comentado antes Ray Kroc tenía 52 años cuando se cruzó con los hermanos McDonald.

Lo había intentado con otros productos pero con ninguno lo había conseguido.

Si con alguno de estos productos anteriores hubiese tenido un éxito relativo, seguramente no lo hubiese intentado con los restaurantes de comida rápida.

Sabía lo que funcionaba y lo que no funcionaba gracias a todos esos fracasos del pasado.

(Ya sabes que yo no soy apologísta del fracaso, pero tampoco niego que esa experiencia te lleva a saber detectar cosas que no funcionan y a evitarlas cuando se vuelven a presentar.)

También había sufrido en primera persona las cosas negativas que tenían los auto servicios y que los hermanos McDonald habían sabido corregir:

  • Mal servicio,
  • lentitud,
  • equivocaciones…

Esta experiencia fue la que le llevó a darse cuenta del potencial del «producto» que tenía delante.  Los autoservicios de comida rápida automatizados.

Llegar, recoger y salir.  El secreto de los negocios:  un poco de dinero a muchas personas muchas veces.

Y la experiencia más importante que tenía es que era vendedor.  Sabía vender.  Llevaba muchos años vendiendo y sabía cómo se hacía.

 

Intuición

Una intuición que anteriormente le había fallado en varios proyectos pero que le había dado la experiencia necesaria para detectar oportunidades que unido con la persistencia le llevó hasta la cima.

Son muchas intuiciones las que se ven en la película.  La mayor de todas, según palabras de Ray Kroc, fue el nombre.  Se enamoró inmediatamente del nombre del restaurante.

McDonanld’s.  Para él tenía magia.

También tuvo la intuición de ver las posibilidades del producto.  Un restaurante de comida rápida totalmente automatizado.

La intuición de ver el modelo de negocio, que posteriormente con sus colaboradores mejoraría.  (Raro es el negocio de éxito que no ha pivotado alguna vez.)

Las franquicias.  Los hermanos McDonald ya probaron con las franquicias, pero fracasaron.  No eran las personas adecuadas en el momento adecuado.  Ray Kroc sí lo fue.

La intuición de ver el potencial de las personas.

Encontró a Fred Turner, su discípulo y sucesor al frente de la compañía que la expandió por más de 100 países, haciendo hamburguesas en su primer restaurante.

Prestó atención a Harry J. Sonneborn cuando le dijo que se estaba equivocando con el modelo de negocio y no se le subió el ego cuando le presentó una idea mejor para ganar más dinero.

La intuición de descubrir su nicho de clientes.

Los clientes de Ray Kroc no eran los consumidores de comida rápida.  Estos eran los clientes de sus clientes.

Los clientes de Ray Kroc eran los franquiciados.

Al principio lo intentó con amigos ricos, pero fracasó porque no mantenían los estándares de calidad de la cadena.  Preferían jugar al golf y no preocuparse por una inversión.

Descubrió que sus buenos clientes eran personas jóvenes con mucha vida por delante que tenían que llenarla y que el restaurante sería su fuente de ingresos del trabajo, no una inversión.

 

Conclusión

Él tenía claro lo que quería.  Alcanzar el éxito (según su criterio de lo que creía que era el éxito).

Tuvo la «suerte» de seguir su intuición que le llevó a conocer McDonald’s y a sus fundadores.  La persistencia suficiente para seguir adelante y salvar todos los contratiempos que le aparecieron por el camino.  Y la experiencia para «saber» cómo iba a funcionar.

Otra cosa importante.  Trabajaba por resultados.  Quería una parte del beneficio.  No un sueldo fijo más comisiones.

Como decía al principio del artículo, independientemente de nuestra valoración personal sobre las decisiones y «daño» que hizo, creo que tiene cosas buenas de las que sí podemos aprender.

Para los hermanos McDonald, en 1954 habían causado furor después de 30 años.  Ray Kroc puso su cuentakilómetros a cero y empezó a causar furor de nuevo.

Cada uno tenemos nuestro sueño.

Para los hermanos McDonald era tener un restaurante de éxito y de alta calidad.

Para Ray Kroc era hacerse millonario.  Le daba igual con qué producto fuese.

¿Cuál es tu sueño?

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Elli O.

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

¿Crees que No Tengo Nada Mejor que Hacer que Esperarte?

En muchas más ocasiones de las que me gustaría me hacen esperar innecesariamente.

(Una de las cosas que peor llevo yo es tener que esperar.  Cada uno tenemos nuestras manías 🙂 )

No me molesta tener que esperar porque tengan sus plazos de entrega.  Me molesta cuando tengo que esperar porque alguien se siente importante por el mero hecho de hacerme esperar.

(Así que si me hacen esperar sin razón aparente me molesta aún más.  Qué le voy a hacer, soy así.)

Alimentan su ego, se sienten importantes, pero no se dan cuenta del daño que se hacen a ellos y a su empresa (sea empresario o trabajador).

  • Hacerte esperar para ser atendido porque está haciendo cualquier cosa que puede hacer más tarde.
  • Hacerte esperar para que realicen el trabajo que has encargado y que ya ha cumplido el plazo de entrega comprometido.
  • Hacerte esperar para que te den esa información que necesitas.
  • Ser incapaz de tener la empatía suficiente como para dar al botón responder y escribir «Recibido» cuando envías una documentación importante para ti y saber que ha llegado.

En definitiva, hacerte esperar para sentirte importantes, para sentirse superiores a ti y hacer ver que «estas en sus manos».

(Que no se me den los aludidos los que no lo hacen por sentirse importantes, pero antes valora si realmente no lo haces para alimentar tu ego.)

Yo tengo mi manera de comprobar quien me hace esperar por necesidad o por sentirse importante.  No es una fórmula exacta ni comprobada científicamente.  Está basada en mi experiencia.

Si me informan sobre la situación del «caso», retrasos, problemas, imprevistos, etc., yo considero que no es por hacerse los importantes.  Hace tiempo escribí sobre la importancia de informar.

Los que se hacen los importantes tienen la necesidad de que les preguntes.  De saber que dependes de ellos.

 

Informa Rápidamente

Aunque yo no hago apología de la tecnología, creo que una de las ventajas que tiene es que nos permite tener informados a los clientes.

Por poner un ejemplo, las compañías de mensajería (que sufrirán grandes cambios y reducción de personal trabajador, no por la tecnología en sí, sino por el comportamiento de sus trabajadores, que deja mucho que desear.  Se creen muy importantes.)

No sé si en todas, pero ahora las compañías de mensajería te permiten saber la situación de un envío en tiempo real desde su web.

Introduces la referencia de envío y puedes ver si ha salido de la ciudad de envío, si ya está en la ciudad de destino, si está en reparto, incidencias, etc.

Además de ser una, para mi, ventaja competitiva respecto a las que no dan este servicio (si es que queda alguna) les ha quitado una gran carga de trabajo de soporte telefónico de personas que preguntan por la situación de su envío.

En un mundo como el actual en el que tener y mantener ventajas competitivas cada vez cuesta más, las pequeñas y medianas empresas tenemos que centrarnos en otras variables para aportar valor.

Una de ellas, para mi, es la atención por los detalles.  Algo que a medida que la empresa es más grandes es más difícil de hacer.

Un caso-ejemplo sufrido en primera persona.  IKEA.  Una empresa que me encanta (encantaba) por la atención al cliente y los procesos optimizados que tiene.  Hasta que compras una cocina con ellos.

Como tengas un problema con el departamento de cocinas, éste se multiplica hasta el infinito y más allá.  Falta de atención, falta de interés, no recibir las llamadas prometidas, falta de información interna y externa hacia nosotros, malas contestaciones…

 

Te Adelantarán por la Derecha

Coincido con muchos profesionales de la transformación digital en que lo importante de esta transformación son las personas (como en cualquier otra transformación), no la tecnología.

La tecnología no es más que una herramienta más para dar servicio a las personas.

Además de servicios personalizados y otras de las muchas ventajas que nos da la tecnología, una de ellas es mantenernos informados.

Es posible que no tengas dinero suficiente para hacer una inversión en tecnología, pero seguro que sí puedes mantener informados a tus clientes, aunque sea por correo electrónico o teléfono.

La Calidad no es tener un producto o servicio correcto.  La Calidad es una actitud.

Una actitud de Calidad es hacer ver a tu cliente que el importante es él/ella, no tú. 

Sino, cuando quieras darte cuenta, alguna empresa te habrá adelantado por la derecha y ni te habrás enterado.

Este artículo no va dirigido únicamente a empresarios.  También es para esos trabajadores que creen que tienen mucho trabajo y que entorpecen y retardan los procesos para sentirse importantes.

Todos necesitamos sentirnos importantes.

Vamos a conseguir ser importantes porque aportamos valor y no pueden vivir sin nosotros, no porque molestamos y no quieran vivir con nosotros.

¿Aportas valor o molestas?

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Clem Onojeghuo

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Lo que Tiene Magia no Necesita Trucos

Magia es tener un puesto de comida callejera y conseguir una estrella Michelín.

Algunas de las claves para conseguir este hito (un hito que demuestra que con el trabajo bien hecho se puede alcanzar cualquier meta):

  1. Calidad
  2. Compromiso
  3. Aprendizaje constante
  4. Calidad + Precio bajo = Éxito asegurado

 

Y es que lo que se hace con el corazón y con pasión genera el hechizo de los clientes.

En este blog ya he tratado sobre la generación de valor a través de las emociones de nuestros clientes, sobre cómo encarar la Calidad para destacar sobre nuestra competencia y sobre las interacciones con nuestros clientes.

Todo esto porque creo que la piedra angular de cualquier negocio es el valor que aporta a sus clientes.

Un valor que se compone del producto o servicio y del precio.

Ya sabes que cuando compramos algo siempre «pensamos» que nos llevamos más valor que el dinero que hemos pagado.

 

Creando Magia

¿Por qué hay marcas o productos/servicios que tienen completamente enamorados a sus clientes (fans)?

La creación de una Propuesta de Valor tiene un alto componente metódico en el que tenemos que ir buscando información e ir aplicándola en el desarrollo de ese valor que damos a nuestros clientes.

Pero hay una parte (no sabría determinar un porcentaje, pero es alto) que depende de la magia que originas.  Una magia que depende única y exclusivamente de ti:

  • Los estándares de calidad que establezcas.
  • Tu compromiso con el trabajo bien hecho.
  • La evaluación y mejora constante.

Incorporar todo esto en nuestros procesos hace que aumente el valor percibido de los clientes, lo que eleva la probabilidad de venta.

El éxito económico (y una empresa con una base firme) viene de prevalecer la rotación de productos/servicios sobre el margen de beneficio.  

Una rotación potenciada con precios asequibles para el mercado.

Esto no significa que seamos el más barato ni que entremos en una guerra de precios, esa guerra no podemos ganarla. Significa que tenemos que orientarnos en aumentar el número de operaciones de venta y no tanto al mayor beneficio posible de cada operación.

Y ahora pensarás:  «¡Qué listo!  No necesito que nadie me diga que tengo que vender más veces, eso ya lo sé yo… pero ¿cómo lo hago?

Efectivamente, la pregunta del millón.

 

Fuera Trucos

Una de las cosas que más me choca de los empresarios es que, en general, no se permiten ser ellos mismos.

Les dicen lo que tienen que hacer.  Prestan demasiada atención a lo que hace la competencia. Son presa de muchas indecisiones y contradicciones, algo lógico en un mundo tan incierto como es el de las empresas.

Todo esto acaba con lo genuino que tenemos dentro.  Y ese componente genuino es el que nos permite hacer magia.

Determinar nuestros valores y principios y mantenernos fieles a ellos, pase lo que pase.

En el momento de diseñar nuestra estrategia y nuestras acciones pensar si a nosotros como clientes nos gustaría que nos tratasen así.  Para esto es absolutamente imprescindible ser sinceros con nosotros mismos y conocernos en profundidad.

Si algo de tu empresa lo estás haciendo porque te lo han recomendado, porque otros lo hacen, porque has leído en alguna parte la fórmula del éxito de alguien e intentas reproducirla… todo esto son trucos.

¡Quítate las ataduras!

Por supuesto que tienes que buscar inspiración en lo que otros hacen, buscar información constantemente para seguir aprendiendo, escuchar recomendaciones, etc.

Una vez que tienes esa nueva información, pásala por el filtro de tus valores, de tus principios, de tus creencias.  En definitiva, por el filtro de ti mismo y adáptalo a lo que tú eres.

Y preséntalo a tus clientes.

Eso es magia.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

Imagen de Sergi Viladesau


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Todos Ofrecemos Incrementar la Cuenta de Resultados

Así que no es una ventaja competitiva ni una diferenciación.

¿Te sorprende que las empresas no caigan rendidas a tus pies cuando les presentas tu oferta?

Veo por doquier a empresas y profesionales que venden a otras empresas los beneficios de su gancho comercial, que es que ayudan a aumentar la cuenta de resultados.

Es su propuesta comercial «con nosotros aumentarás tu cuenta de resultados«.  Bien sea por aumentar las ventas o bien sea por reducir los costes.

Es que es lógico.  Somos una empresa o profesional.  Todo lo que hacemos afecta a nuestra cuenta de resultados porque la cuenta de resultados es el resultado de todo lo que hacemos.

El beneficio o la pérdida que tengamos es el resultado de si servimos bien o mal a nuestros clientes.

Por lo tanto, que nuestro gancho comercial sea aumentar el beneficio de nuestros clientes no es una diferenciación con la competencia. 

Todos lo ofrecen, directa o indirectamente.

Así que si ofreces eso a tus clientes, aumentar su cuenta de resultados, seguramente tengas que reducir la tuya porque entrarás en una guerra de precios.

 

Explora Nuevos Beneficios

¿Cuál es mi consejo?  Buscar otros beneficios para incluir en tu propuesta comercial.

Cualquier empresario va a comprar productos o a contratar servicios que piense que son lo mejor para su  empresa.

Valorará la situación actual de ésta, la estrategia establecida para el futuro, y con este análisis determinará si lo que le ofreces le permitirá alcanzar los objetivos estratégicos o no.

Si piensa que no le vamos a hacer alcanzar los objetivos, nos rechaza de plano.  Pero si piensa que sí podemos ayudarle, es posible, y sólo posible, que nos compre o contrate.

Por lo tanto nuestra propuesta de ventas debe estar enfocada en mostrar este otro beneficio que va a conseguir con nosotros (y que, por proyección, le llevará a mejorar su cuenta de resultados).

 

Proceso de Búsqueda

Una vez que nos hemos dado cuenta que nuestra propuesta comercial es igual a muchas otras, debemos empezar el proceso de búsqueda para cambiarla.

Podemos empezar definiendo en qué parte de la estructura de la empresa de nuestros clientes vamos a inyectar el proceso de mejora.

En los sistemas de producción, en los de ventas, en la logística, en el equipo administrativo, en los procesos de decisión …

Después podemos seguir con el análisis de las características de nuestros productos o servicios y preguntándonos qué beneficio consiguen con ellos.

Por último, ir con tu nueva propuesta comercial a tus clientes y potenciales para que pase la prueba de fuego.

Que es saber si tus hipótesis sobre los beneficios que les ofreces son los que realmente quieren cubrir.  Porque ya sabes que una cosa es que tengan un problema y otra cosa muy distinta es que quieran solucionarlo.

 

«Nuevos» Paradigmas en Beneficios

Casi nadie ya pone en duda que los paradigmas empresariales están cambiando desde hace algunos lustros y que seguirán cambiando durante varios lustros más.

Estos cambios están dejando salir a la luz cosas que se habían enterrado con el apogeo del modelo racional de dirección de empresas promovido por escuelas de negocios y universidades.

Un modelo racional que es más fácil enseñar en programas formativos ya que se basan sistemas lógico-matemáticos.

Cuando la realidad es que los humanos no somos, ni de lejos, sistemas lógico-matemáticos que podamos encajar en una hoja de cálculo.

Este es uno de los motivos de que los estudios de mercado sean una herramienta con tan poco éxito.

Según la lógica racional hacemos un análisis exhaustivo de cada producto que vamos a comprar y tomamos la mejor decisión.  Pero la realidad es bien distinta.

Lo que está saliendo a la luz, que decía un poco más arriba, es que lo importante para las empresas son las personas.

Las personas siempre han sido la PRINCIPAL APORTACIÓN DE VALOR EN LAS ORGANIZACIONES.

Cuando leo análisis de empresas de cualquier época, a las exitosas siempre les encuentro un punto en común.  Ponen a las personas en el centro de su organización.

Sí, también desarrollan estrategias racionales exitosas que les llevan a la cima, pero otros copian estas estrategias que deberían funcionar porque las matemáticas son exactas, y no funcionan.

Porque no tienen el ingrediente secreto.  Valorar a las personas.

 

Proyecta tu Beneficio hacia las Personas

Todos sabemos que si nuestros empleados están contentos y se sienten apreciados por la empresa, son más productivos.

También sabemos que si nuestros clientes están contentos y se sienten valorados por la empresa, es posible que nos compren más.

Lo mismo pasa con los proveedores y colaboradores, que si están contentos nos dan mejor trato y nos hacen más favores, que a veces nos «salvan la vida».

Tener contentos a estos tres grupos de terceros de la empresa, siempre hará que mejore nuestra cuenta de resultados.

Creo que los beneficios hacia las personas siempre será una de las mejores ventajas competitivas que podemos ofrecer.

Tener a las personas, a todas y cada una de ellas, en el centro de nuestros pensamientos y de nuestra estrategia, es una habilidad.  Y como tal, los que no la tenemos de nacimiento, la podemos desarrollar.

Si quieres tú también puedes desarrollarla.  Y puedes hacerlo conmigo si crees que puedo ayudarte.

En los meses de febrero y marzo de 2018 voy a impartir un curso online en el que los participantes van a trabajar la habilidad de poner a las personas en el centro de su estrategia.

Como te digo es un curso en el que vas a participar por vídeo conferencia, así que puedes estar en cualquier parte del mundo con conexión a Internet.

Las plazas están limitadas a 10 personas y ya hay algunas ocupadas, así que no te quedes sin la tuya.

El plazo con el mejor precio para los Primeros Participantes termina el 31 de octubre.

Más información e inscripciones aquí.

Deseo que seas uno de los participantes que empiecen a poner a las personas en el centro de su organización o dirección.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,
Luis

 

Imagen de Mpumelelo Macu

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora