¿Cómo Tener una Empresa Libre de Deudas?

Con la Capitalización total de tu empresa, que es uno de los conceptos que promuevo para PYMEs, microempresas y profesionales.

¿Por qué capitalización total?  Porque, valorando pros y contras, creo que es la mejor opción para la gestión de una empresa.

Pero empecemos por el principio, ¿qué es esto de la capitalización total?

Lo primero es explicar qué es capitalizar.  Según la primera acepción de la RAE capitalizar es:

Proveer de capital a una empresa.

Y siguiendo con la RAE, la séptima acepción de capital es:

Conjunto de activos y bienes económicos destinados a producir mayor riqueza.

Por lo tanto capitalizar es suministrar a nuestra empresa los activos y bienes económicos que necesita para producir sus productos y servicios y ponerlos a la venta para, así, generar beneficio.

Este capital se puede conseguir de varias formas:

  • con los ahorros de los fundadores,
  • con un préstamo, ya sea de un banco o de familiares/conocidos, o línea de crédito,
  • por un inversor que participa en la empresa.

Todos estas alternativas está bien utilizarlas en un momento puntual (que puede durar varios años) porque estamos empezando o vamos a lanzar una nueva línea de productos o servicios, o porque queremos expandirnos…

Mi recomendación es no abusar de estas fuentes de financiación externas porque, obviamente, alguien nos deja dinero con la idea de obtener un beneficio, como es lógico.

Ese beneficio que quieren es una parte del nuestro.

Y mucho menos para intentar mantener un negocio con deficiencias estructurales como la falta de clientes, una mala propuesta de valor o una incorrecta organización de costes, por poner sólo tres ejemplos.

 

Enfoque Capitalización Total

En la teoría económica existe un concepto que es el apalancamiento financiero, que consiste en buscar un equilibrio entre el capital propio de la empresa y el capital prestado.

El apalancamiento financiero, es algo muy complejo de gestionar para dueños de empresas sin conocimientos de gestión financiera, que es lo más común.  Saben sobre su sector, pero el tema financiero se les escapa.

La otra opción de capital es el capital propio de la empresa.  El que empieza con nuestros ahorros o ese dinero a fondo perdido “que nos deja” algún familiar.

Así que tenemos dos tipos de capital:

  • Capital interno: el propio que aportamos nosotros.
  • Capital externo: el que nos prestan oficialmente y que tenemos que devolver incrementados con intereses (entidades bancarias) o con parte del beneficio (inversores).

Mi consejo es que trabajes para reducir completamente el capital externo y tener únicamente capital interno.

 

Eso es la Capitalización Total

No depender de terceros, ni de las decisiones de terceros para seguir nuestro parecer y andar nuestro camino.

El que pensamos nosotros que es el mejor, sin tener que perder tiempo en convencer a otros.

La capitalización procede de la evolución del capital a lo largo del tiempo.

Y esta evolución debe ser dirigida a darnos más libertad de acción.

Capitalización total es sinónimo de libertad para tomar nuestras decisiones.

(Esto no es óbice para estar bien asesorados constantemente.)

 

Consejos para la Capitalización Total

Y para terminar este artículo algunos consejos para conseguir esta capitalización total.

Son consejos que dicta el sentido común y nada difícil de hacer, al menos en teoría. Principalmente dependen de nuestra mentalidad.

Reinvierte más cantidad del dinero del beneficio en tu negocio hasta que sea estable y rentable.

En el artículo sobre el ciclo económico vimos que el dinero que se genera en el punto cinco es para pagar gastos, beneficio y reinvertir en el negocio.

Al principio recomiendo aumentar la cantidad de dinero que reinviertes en la empresa y no quedártelo como excedentes de tu nómina.

A modo de ejemplo, Amancio Ortega siempre reinvertía todo el beneficio en la empresa, hasta que sacó Inditex a bolsa.  ¿Te sirve de ejemplo?

Si tienes dinero prestado devuélvelo cuanto antes.  Además de las cuotas mensuales intenta hacer otras aportaciones para reducir el capital del préstamo.  De esta forma conseguirás pagar menos intereses.

Una vez que hayas cubierto todos tus gastos y reinvertido en tu empresa, si te queda algo, coge una parte de la tesorería de la empresa y amortiza más capital del préstamo.

Haz que tus inversores dejen de serlo.  Si tienes inversores externos habla con ellos para que salgan de tu negocio comprándoles su participación o de cualquier otra vía que acordéis.

Posiblemente tú y los inversores no tengáis la misma idea de cómo debe ir el negocio ni los mismos objetivos.  Con el tiempo esto será una fuente de problemas.

Y además se llevan, como es lógico, una parte del beneficio.

Al principio tú, como dueño de la empresa, poniendo en práctica estos consejos te quedarás con menos dinero, pero tu negocio cada vez tendrá más.

Esto es en el corto-medio plazo, después la cantidad de dinero que recibirás de tu negocio crecerá exponencialmente porque ya no tienes que repartirlo con nadie más.

Y eso es lo que buscamos al abrir nuestra empresa ¿no?

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Quien mucho abarca poco aprieta

Utilizando este refrán quiero hablar a los pequeños empresarios que tienen una cartera de productos o servicios muy grande.

Demasiado extensa como para poder rentabilizar alguno.

Está bien que sepas y puedas hacer muchas cosas o tener muchos productos.

En un primer momento parece lógico que a cuanto más mercado llegues es mejor porque ganarás más dinero.

Pero resulta que suele ser al revés.

Si no te centras en algunos de los servicios o productos que puedes hacer no te especializarás en nada. Por lo que te será mucho más difícil (y costoso) conseguir clientes.

Tus potenciales clientes no te identificarán con nada claro que puedan recordar cuando tengan una necesidad que tú les puedas cubrir.

Otro caso puede ser que sí consigas clientes con facilidad pero que tu estructura de costes sea demasiado alta para poder producir tantos productos distintos o realizar tantos servicios distintos.

O puede ser peor. Puede ser que te pasen las dos cosas a la vez. Que no consigas clientes con facilidad y que tengas una estructura de costes muy alta.

 

Céntrate en tus productos o servicios más rentables

Podría seguir más líneas dándote argumentos de por qué no es una buena estrategia ofrecer muchos productos y servicios. Pero espero que ya te hayas dado cuenta.

Así que lo que voy a hacer es darte unos pasos de cómo seleccionar los productos y servicios que mantener en tu cartera.

  1. Haz una tabla con 4 columnas.
  2. En la primera columna pon en cada fila una lista de tus productos o servicios que tienes. (Si tienes muchos productos clasifícalos por familias).
  3. Luego busca en tu información de gestión cuánto has facturado por cada uno de ellos y pon la cantidad en la casilla de la derecha.
  4. A continuación pon, en la casilla de la derecha, los costes que tiene ese producto o servicio.
    • Si trabajas con productos no te olvides de los costes de almacenamiento, distribución… NO INTENTES HACERTE TRAMPAS
    • Si trabajas con servicios valora el tiempo, las horas que necesitas para realizar ese servicio. Si un servicio lo cobras a 50 euros, no tiene costes asociados y te lleva una semana hacerlo la rentabilidad económica del servicio es del 100%, que está muy bien. Pero trabajar una semana por 50 euros (en España) no es rentable.
  5. En la última columna calcula la diferencia por cada producto o servicio.

Como ves este ejercicio es muy sencillo, pero que tienes que ser absolutamente sincero contigo mismo cuando lo realices.

El fin que busco al realizar este ejercicio con mis clientes es detectar los productos o servicios más rentables porque serán sobre los que establecemos la estrategia de escalabilidad.

Como sabes el éxito de los negocios está en vender mucho con el menor coste posible.

O como ya te he comentado en alguna ocasión: más rotación y menos margen.

Centrándote en unos “pocos” productos o servicios te especializarás en ellos y conseguirás:

  • bajar los costes de producción o de ejecución,
  • especializarte con lo que lo harás más eficientemente y
  • posicionarte en la mente de tus potenciales clientes como el experto más experto de todos los expertos.

De esta manera pasarás de vender horas de trabajo a vender conocimiento. Que es mucho más rentable.

Y además el conocimiento lo puedes vender desde cualquier parte del mundo, no como tus horas de trabajo que tienes que estar en tu localidad.

 

Y también en los que más te gustan

Es posible que esto sea incluso más importante que la rentabilidad.

¿Qué productos o servicios de tu cartera son los que más te gustan?             

¿Con cuáles te sientes más a gusto trabajando?

¿Cuáles te satisfacen más?

Es necesario que estés a gusto trabajando en tu negocio. Y esto sólo lo consigues si trabajas con productos o servicios que te gustan. Esto hará que cada día te levantes con la misma ilusión como el primer día.

Antes hemos buscado los productos y servicios más rentables (por supuesto tenemos que ser rentables), pero pregúntate ¿con éstos productos o servicios me siento a gusto? ¿me satisface a nivel personal cuando los vendo?

Si te centras en los productos o servicios más rentables sin atender a su componente emocional podrás ganar dinero y escalar tu negocio. Pero terminarás teniendo un negocio sin alma, al que irás cada día sin ganas.

Y eso no tiene un final feliz.

Puede parecer contradictorio o incluso ridículo. ¿Si gano dinero porque no voy a ser feliz?

Ya sabes lo que dicen: “Que el dinero no da la felicidad (aunque ayuda a conseguirla)” 🙂

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

7 maneras de reducir el ciclo de caja

Hoy te voy a presentar 7 maneras de reducir tú ciclo de caja

¡¡¡¡ CÓMO !!!!

¿¿¿¿ QUE NO SABES QUÉ ES EL CICLO DE CAJA ????

¿¿¿¿ QUE NO SABES CUÁNTO DURA EL CICLO DE CAJA DE TU NEGOCIO ????

Pues es algo que tienes que saber mejor que tú nombre.

Posiblemente es la razón por la que tienes problemas de liquidez (de dinero) en tu negocio.

Al ciclo de caja también se le llama ciclo Dinero-Mercancías/Servicios-Dinero.  ¿Significativo, no?

Pero tienes suerte porque esto se puede solucionar fácilmente.  Son dos herramientas que enseño el vídeo curso CFLNQFB con un lenguaje sencillo y accesible para que te sea fácil hacerte con ello.  Puedes conseguir el vídeo curso aquí y guardar este artículo para cuando completes los capítulos 5 y 6 en los que enseño el ciclo de maduración y el ciclo de caja.

Lo primero que te va a sorprender del vídeo curso es su precio, lo realmente bajo que es en relación con todo lo que te vas a llevar.

Para los que si sabéis que es este ciclo y cuanto dura en vuestro negocio ahí van unas cuantas maneras de reducirlo.

Como verás son acciones que puedes hacer tú sin ayuda externa.  No he caído en lo fácil de decirte que vayas a un banco a pedir una póliza de crédito, financiarte en el MAB, inversores privados, ni otras cosas totalmente inviables que algunos recomiendan por ahí.

Tampoco te recomiendo una economía de escala (comprar más cantidad porque te sale más barato por cada unidad) porque eso va a ahogar tu liquidez.  Cuando reduzcas tu ciclo de caja y consigas tener excedentes de tesorería (si, de verdad… tu puedes lograrlo… tener dinero disponible de sobra) ya tendrás tiempo de hacer economía de escala, que será lo apropiado.  Más adelante te daré ideas de qué hacer con la tesorería positiva que consigas.  En cada situación tienes que aplicar la estrategia adecuada.

  1. Reducir los periodos de conversión de las existencias o materias primas y productos terminados.  Si fabricas o produces revisa los tiempos de los procesos para hacerlos más rápidos y más productivos, es decir, que puedas fabricar más cantidad de productos en el mismo tiempo.  Si eres un negocio comercial debes reducir el tiempo en que los productos están en tu almacén; realizando los pedidos cuando se agote el stock virtual (el stock virtual es igual a la suma del stock real + pedidos pendientes de recibir de proveedores – pedidos pendientes de servir a clientes) que como ves depende de la demanda de productos.  Para hacer esto te va a facilitar mucho la vida utilizar una aplicación de gestión con control de almacén.  Si quieres que te aconseje una aplicación buena, bonita y barata haz clic aquí y hablamos.  Recuerda que he estado 15 años trabajando en empresas de software de gestión y las conozco perfectamente.
  2. Si tienes existencias que no puedes dar salida piensa otras alternativas a quien poder venderlas: a tu competencia, a los que les gusta el háztelo tu mismo … seguro que se te ocurre algo
  3. O quizá puedas dar otra propuesta de valor a esa mercancía y llegar a otro tipo de público.
  4. Desarrollar un sistema Justo a tiempo, es una de las bases del milagro económico japones.  Replantéate tus sistemas de distribución.  Una definición del Justo a tiempo sería:   «producir los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan», y se basa en la eliminación del desperdicio de la cadena de valor.  Desperdicio entendido como cualquier cosa distinta de la cantidad mínima de equipamiento, materiales, partes, espacio y tiempo, que sea absolutamente esencial para añadir valor a producto.
  5. Vender más rápido (que parece fácil decirlo).  Hay mucha formación sobre ventas gratuita y de pago.  ¿Qué tal una campaña de ofertas o descuentos?  ¿O un concurso?  Debes formarte en vender.  También te ayudará un buen asesoramiento en marketing.
  6. Aumentar el periodo de días a pagar o negociar mejores condiciones de pago.  Explica a tus proveedores tu situación (hablando se entiende la gente), habla sobre todo con los estratégicos y declárales tu situación y cómo lo estas solucionando.  Propón otras opciones de pago, nuevos plazos.  Acepta soluciones que ellos te presenten, es una negociación y posiblemente tengas que ceder en algo.  Ten en cuenta que ellos no quieren que les devuelvan sus cargos, por lo que también deberán tener una actitud conciliadora.  Ten en cuenta si tienes trabajadores que el dinero de las nóminas y seguros sociales también cuentan como salida de dinero que afecta al ciclo de caja.
  7. Reducir el periodo de días a cobrar.  Explica también a tus clientes tu situación.  Es muy probable que lo entiendan y quieran ayudarte: proponles descuentos por pronto pago si pagan al contado; regalos o aumento de mercancía si te pagan anticipos.  Es posible que creas que cobrar a tus clientes a plazo sale gratis, pero no.  Si quieres saber cuánto te afecta dar crédito a tus clientes lee este artículo de Sherpafinanciero.  Si alguna vez tienes necesidades de financiación contacta con José María Casero, te va a dar la mejor solución para tu caso.

Como ves todas estas medidas están dirigidas a aumentar la rotación.

Para concluir: el ciclo de caja es la cantidad de días que pasan desde que sueltas dinero a tus proveedores/acreedores/gastos por el desarrollo normal de tu actividad hasta que lo recuperas cobrando a tus  clientes.  Así que no hace falta que te diga que cuánto menos días pasen, mejor.

En el capítulo 7 del vídeo curso CFLNQFB explico cómo calcular el ciclo de caja en el podrás aplicar todo lo que has aprendido en este artículo.  Puedes conseguir el vídeo curso aquí.

 

Un saludo y ¡qué tengas una fantástica semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Manifiesta la capacidad colosal de tu negocio

Hace unas pocas semanas te hablaba sobre La gasolina y el motor de tu negocio (fue la última entrada que publiqué en la antigua plataforma wordpress que utilizaba para el blog).

Me pone muy contento que este contenido haya tenido tanta notoriedad.  Esto me ha animado a seguir compartiendo información con la que puedas convertir tu negocio en un negocio de éxito.

Sabes que mi objetivo es que consigas aumentar el beneficio cada mes incluso vendiendo menos.

Y para conseguirlo te quiero regalar el capítulo más importante del vídeo curso “Cómo Funcionan Los Negocios Que Funcionan Bien”.

En este capítulo explico cómo sacar un enorme partido a las dos herramientas más importantes que vemos en el vídeo curso: la Tabla de tesorería y la Cuenta de resultados.

Poniendo en práctica lo que aprenderás en este capítulo conseguirás sacar el máximo potencial a tu negocio.

Manifestar la capacidad colosal que tiene tu negocio para que alcances el estilo de vida que mereces.

No te entregento más.  Te dejo con tu regalo.  Qué lo disfrutes …

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora