El Cómo Aparece por el Camino, No Te Detengas

«Tranquilo y sigue adelante».  Es un dicho de la Segunda Guerra Mundial.

En muchas ocasiones veo a personas agobiadas antes de empezar algún proyecto porque no saben cómo lo van a llevar a cabo.

Yo siempre les digo: –«No te preocupes, si crees que es la manera de conseguir tus sueños, empieza a andar el camino.»

A lo que suelen responderme: –«Es que no sé cómo hacerlo.»

Y no hacen nada.

Casi nunca tenemos claro cómo vamos a hacer las cosas, los pasos que vamos a dar para conseguir llegar a cubrir esas esperanzas que tenemos.

Sabemos qué queremos conseguir pero no sabemos cómo hacerlo.  Es lo normal.

Lo importante es no pararnos.

Ayer hablé con una persona sobre la Ley de la Atracción en la que muchos creen.  Ese concepto que dice que deseando algo mucho lo vamos a conseguir.  El universo se confabula para enviárnoslo.

En mi opinión sí y no.  Es una visión bastante simplista del asunto.

El simplismo es algo que gusta a mucha gente porque le exime de tener que  pensar y tomar acción.  Tomar acción es lo que realmente atrae.

Yo sí creo en una Ley de la Atracción, pero no que lo que quiero viene a mi, sino que yo voy hacia lo que quiero en función de mis acciones y decisiones.

Intento explicarme.  Yo determino cuál es ese sueño (objetivo de vida, o como quieras llamarlo) que quiero alcanzar dentro de 5, 10, 20… años.

Y empiezo a andar el camino.

Por el camino me voy encontrando con oportunidades, decisiones, alternativas… y voy eligiendo.

Al tener en mente nuestro sueño y estar atentos a lo que pasa, iremos detectando las oportunidades que van surgiendo que nos permitirán saber cómo lo vamos a conseguir.

Porque estamos centrados en ello.  Nuestro cerebro ve lo que quiere ver.  Nos hace detectar oportunidades que en otra situación se nos pasaría por alto.

Así encontraremos el cómo hacerlo.   Con todos los sentidos alerta.

Unas veces me equivocaré y otras no.  Con el tiempo iré tomando mejores decisiones.

Cuando acierto, avanzo y aprendo.

Cuando me equivoco, retrocedo y aprendo.

Esto es lo que me atrae a mi hacia lo que quiero.  Voy yo a ello, no ello a mi.

 

El Error de la Planificación

A pesar de que el homo sapiens está considerado como el animal más inteligente de la tierra, también es el que tropieza dos veces en la misma piedra.

En este caso la piedra es la planificación.

Sé que con lo que leerás a continuación me voy a echar a muchas personas encima, pero cada vez estoy más convencido.

La planificación es la mayor fuente de errores que tenemos.

Me ha costado varios años decir esto (yo antes defendía la planificación a capa y espada) pero «he visto la luz».

Planificar es antinatura.

Antinatura porque nada en la naturaleza está planificado.

Y nosotros somos parte de la naturaleza.

Nuestra naturaleza es emocional y no racional, como ya ha demostrado Antonio Damasio, dando la vuelta al pensamiento sobre el hombre desde Aristóteles hasta nuestros tiempos.

Nos dicen que seamos racionales en un entorno emocional.  Todas las decisiones que toman nuestros clientes son emocionales.

Una estrategia racional no funciona en el entorno emocional.

Siempre nos dicen que planifiquemos, algunos incluso que lo hagamos de forma detallada, qué vamos a hacer durante los próximos 1, 2 ó 3 años.

Si no estoy seguro de lo que voy a hacer la próxima semana, ¿cómo voy a saber lo que haré dentro de 2 años?

Para mi no tiene sentido.

Yo también he perdido algunos años con estos planteamientos.

Y es que no se puede planificar algo que no sabemos cómo vamos a hacerlo.

Planificar es trabajar desde el pasado.  Tenemos que determinar cómo vamos a hacer algo cuando realmente no sabemos cómo vamos a hacerlo.

Primero porque no sabemos que es lo que va a pasar la próxima semana.

Cuando planificamos nos creamos un anclaje y nos cuesta mucho separarnos de él.  Nuestro ego no nos deja admitir que nos equivocamos.

Es algo muy racional.  Si paramos a pensarlo, definir y determinar desde el principio la ruta que vamos a seguir tiene toda la lógica del mundo.

Los pasos que vamos a dar.  Las acciones parciales que vamos a realizar y cuando.  Definición de objetivos claros y definidos para cada una de estas acciones…

Como muchos no saben definirlo, el resultado es que se paran.

Pero ¿qué ocurre cuando no pasa nada de lo que hemos puesto en el plan?  Que es lo más corriente…

Las Personas tienen la Solución

¿Cuál es el objetivo de cualquier empresa, negocio o profesional?

Para mi, ayudar a sus clientes a alcanzar sus esperanzas.  Sean empresas o consumidores finales.

Para esto, lo primero que tenemos que saber es cuáles son sus esperanzas.

A partir de aquí, empezar a trabajar para ayudarles a alcanzarlas.

Son las personas las que generan los números de las cuentas de resultados y de las hojas de cálculo.

Las personas son lo verdaderamente importante.

Son las personas el centro de la Calidad.

Ocúpate de escuchar (de verdad y activamente) a las personas con las que te rodeas.

Intenta pasar un rato con la mayor cantidad de ellas.  Habla, conversa, conoce su historia.

Explícales lo que vas a hacer, o lo que ya estás haciendo, o los problemas que tienes y pregúntales ¿qué opinas de esto?.

Yo lo hago constantemente.

De esta forma adquirimos el conocimiento necesario para saber CÓMO seguir adelante.

El conocimiento que nos permitirá tomar las decisiones que necesitamos para avanzar.

El que nos permitirá hacer en tiempo real un análisis de la situación y cambiar el paso si es necesario.

Sin el anclaje del plan que hicimos en el pasado y que nos cuesta desprendernos de él.  Ese plan que ya no tiene nada que ver con la realidad.

 

Conclusión

No te preocupes por cómo vas a hacerlo.

Casi nadie lo sabemos desde el principio y muchos lo conseguimos.

Fíate de tu instinto.

Adquiere todo el conocimiento posible.  De todas las personas que puedas, como te he dicho más arriba, pero también lee, ve vídeos o lo que prefieras para seguir aprendiendo.

Estudia a los que han tenido éxito y modela lo que te guste de ellos y creas que te va a funcionar.

Define tu filosofía y crea tu historia.  De esta forma conectarás con las personas.

Son las personas las que nos dirán cómo conseguirlo.  Estemos atentos porque no lo hacen de forma directa.

Tenemos que sacar conclusiones y decidir.

 

Un saludo y ¡qué tengas una fantástica semana!

Luis

 

Photo by jens johnsson on Unsplash


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora