Teoría de la Evolución de las Empresas

Hoy me he levantado más osado que de costumbre y tengo ganas de escribir un artículo que tengo en el tintero desde hace tiempo.

Después de una semana lloviendo en Madrid (que esto parecía Londres 🙂 ), hoy ha salido el sol.  Quieras que no, eso da energía.

Hace tiempo me atreví utilizar a Albert Einstein y su Teoría de la relatividad para modificar su famosa fórmula E=mC² para llegar a las emociones de nuestros clientes.

En este artículo me voy a servir de la teoría de otro de los grandes para plantear uno de mis conceptos sobre supervivencia de empresas.

Charles Darwin y su Teoría de la evolución de la vida que presento en su libro «El origen de las especies».

En esta teoría nos dice lo que ya sabemos todos y que se utiliza en muchas frases de motivación, procesos de cambio y cosas así.

Continuar leyendo «Teoría de la Evolución de las Empresas»

Control de la Tesorería o el Consejo que le Dieron a mi Amigo Tito

Mi amigo Tito tiene con sus hermanos una empresa familiar  de rehabilitación de edificios.

Aunque con varios años de retraso le empezó a afectar la explosión de la burbuja inmobiliaria y un día, una de sus clientes, le dió un consejo:

Si quieres que tu negocio siga funcionando debes establecer el control de la tesorería.

Y este control implica conocer todos los cobros y todos los pagos que se hacen.

Esto va mucho más allá de la tesorería de cajón que hacen muchos (por eso tuvieron que cerrar tantos pequeños negocios hace unos años).

¿Conoces la tesorería del cajón?  Es esta:  abro el cajón, miro el extracto del banco, busco el saldo final a ver si hay dinero en el banco, guardo el extracto en cajón, cierro el cajón.

Y a otra cosa, mariposa.  Si el saldo es positivo… -voy bien-; si el saldo es negativo… -es culpa de la crisis-.

Tú, ahora, tienes dos opciones:

  1. Hacer la tesorería del cajón, o
  2. Hacer un control de la tesorería eficaz.

Si optas por la opción 2 sigue leyendo.

Las dos Herramientas Fundamentales para el Control de la Tesorería

  • La Tabla de tesorería es la gasolina que alimenta tu negocio.  Con ella vas a poder controlar todos los movimientos financieros de él.  Es la madre del cordero porque si te quedas sin dinero tendrás que cerrar tu negocio.  Es posible que vendas mucho, pero si no cobras o si tienes muchos gastos o si tardas mucho en cobrar no tendrás dinero suficiente para seguir funcionando
  • La Cuenta de resultados es el motor que mueve tu negocio.  Con ella vas a poder controlar la evolución económica de él.  Vas a saber si tus ingresos están por encima de tus gastos y si el margen que tienes realmente es el que te habías propuesto.

 

La tabla de Tesorería

Cómo decía antes es la madre del cordero.

Mide la capacidad de tu negocio de generar tesorería (es decir, dinero suficiente para seguir funcionando).

No menosprecies la tesorería de tu negocio.  La razón por la que quiebran los negocios es porque se quedan sin caja, sin liquidez, sin tesorería.

Flujo de caja = Movimiento de dinero = Diferencia entre cobros y pagos

Si cada mes entra más dinero del que sale todo se puede arreglar.  ASÍ QUE VIGILA CADA DÍA LA TESORERÍA DE TU NEGOCIO.

Estos son los Principios por los que te debes regir para realizar la Tabla de tesoreria

  1. Los gastos son ciertos y los ingresos posibles.
  2. Conservador en los ingresos y agresivo en los gastos.
  3. El objetivo es NO MORIR DE CAJA.
  4. Desglosa los datos de actividad ordinaria de los que no son directos de la actividad ordinaria.
  5. La intención principal no es acertar sino hacer una aproximación (tiene que haber un equilibrio entre la información que generamos y el tiempo que utilizamos).
  6. Tarea diaria o continua.

 

¿De dónde recojo la información para elaborar mi Tabla de tesorería?

  • Extracto bancario.
    • Clasificar movimientos.
    • Una cuenta de banco específica para el negocio.
  • Información de tu software de gestión.

El funcionamiento básicamente es crear una tabla en la que las filas son los conceptos de cobros y pagos, y las columnas con los periodos de tiempo que queremos analizar: días, semanas, quincenas, meses.

Introduce los cobros y pagos correspondientes a cada periodo de la tabla ordenados y clasificados según los conceptos de las filas.  Ya sólo te queda sacar la diferencia para saber cómo te ha ido ese periodo y calcular el acumulado total.

 

La Cuenta de resultados

Ayuda a verificar cómo genera resultados tu negocio y cómo mejorarlos.

  1. Evolución de la cifra de ventas total y por productos (no es la única variable a seguir, como hacen muchos dueños de negocios).
  2. Evolución del margen bruto total y por productos.
  3. Evolución de los gastos de estructura y de financiación.
  4. Cálculo de las ventas precisas para cubrir gastos y para comprobar la viabilidad económica de tu negocio.  Punto Muerto.

¿De dónde recojo la información para elaborar mi Cuenta de resultados?

De tu software de gestión debes poder extraer esta información para el periodo de tiempo que quieras analizar.

  • Listados de facturación de ventas.
  • Listados de facturación de compras.
  • Listados de otros ingresos (si es que tienes).
  • Listados de otros gastos (de estos seguro que tienes 🙁 )

El funcionamiento básicamente es crear una tabla con una columna para los datos y varias filas con los distintos conceptos que quieras analizar pero siempre siguiendo este orden:

  • Ventas
  • Costes/Gastos
  • MARGEN BRUTO
  • Gastos financieros
  • MARGEN NETO

El resultado final es el beneficio o pérdida que has tenido en el periodo de tiempo analizado.

Aunque no es sólo este el único dato a mirar.  Debes analizar el resto de los datos de la tabla y ver los porcentajes que corresponde a cada uno sobre el total de las ventas para conocer si consigues el margen que esperabas o no.

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 

Imagen de Olga DeLawrence

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Luis Lorenzo | Pequeños Negocios Escalables

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Y de regalo, un eBook GRATIS con las primeras claves para que pongas al cliente en el centro de tu estrategia.

Odio el spam tanto como tú. Sólo te envío contenido de valor.

Suscríbete ahora

Ciclo Económico de una Empresa

Utilizando una metáfora, el Ciclo Económico de una empresa es como el esqueleto del cuerpo humano.  Es la base sobre la que se asientan y se sostienen las empresas.

Está claro que por sí solo el esqueleto (ciclo económico) no tiene ninguna utilidad.  Necesita tener otros sistemas para hacerlo funcionar: los músculos, el sistema respiratorio, el circulatorio, el digestivo, la piel…

Igualmente el ciclo económico de una empresa necesita de otros sistemas para que pueda completarse: producción, ventas, administración, dirección…

En el artículo de esta semana voy a dar respuesta a una consulta que me hace Diego, desde Murcia, que me hacía esta pregunta sencilla y directa:

¿Como genero caja/dinero en mi negocio?  Yo me centro en vender, vender y vender, y vendo mucho pero a final de mes casi no queda dinero en la caja para mí.  No puedo seguir así, no tiene sentido trabajar para no conseguir nada.

 

Ciclo Económico

A Diego le pasa lo que a muchos autónomos y dueños de pequeñas empresas.  Tienen la idea de que una empresa es sólo vender, vender y vender.

Es cierto que ese es el mensaje que hay en el inconsciente colectivo de autónomos y pequeños empresarios sobre el factor importante de un negocio, que consideran que vender es el único factor importante.

También se necesitan otros elementos igual de importantes.

Los comerciales piensan que lo más importante son las ventas.  Los administrativos dicen que lo más importante es la gestión.  Y los técnicos que lo más importante son los productos/servicios.

Los directores y los que tienen mentalidad empresarial saben que todo es igual de importante.

Saben que por supuesto es necesario vender, pero que sin un buen producto o servicio las ventas no se soportan a medio-largo plazo, y que se necesita una buena gestión para conocer y equilibrar todos los datos y así tomar buenas decisiones.

Los que tienen empresas exitosas saben que se apoya en el Ciclo Económico.

 

Los Pasos del Ciclo

 

Quiero dar las gracias a Javier Criado Nesofsky que es a quien he cogido esta imagen.

 

1.- Empresario o Emprendedor

Todo tiene una génesis.  En las empresas es la persona de la que nace la idea y que es el motor que «tira del carro».

Es el director de orquesta que debe conocer todos los instrumentos que la componen y hacerlos sonar de forma armónica.

 

2.- Obtención y gestión de recursos

El empresario, emprendedor, autónomo, dueño de negocio o como quieras llamarlo tiene que obtener unos recursos para poder poner su idea en funcionamiento o para seguir haciendo funcionar la empresa, en caso de sea una ya consolidada.

Estos recursos no es sólo dinero.

Además de dinero también debe obtener y gestionar otros activos, empleados, proveedores, colaboradores, … Todo lo que necesite para hacer funcionar la empresa.

 

3.- Generación de valor añadido: Producto/Servicio

Con esos recursos debe ser capaz de desarrollar y producir el valor añadido que ofrecer a sus clientes.

Los procesos de producción.  El suministro de materias primas.  La distribución de los artículos.

Si ofreces servicios, el contenido de conocimientos que vas a ofrecer a tus clientes y el beneficio que van a obtener con tus servicios.

 

4.- Comercialización (Ventas)

De qué manera pueden tus clientes conseguir tus productos o servicios.  Las vías de distribución.  Los precios.  El plan de marketing.

 

5.- Generación de caja

Esto es COBRAR A TUS CLIENTES.  Y lo pongo en mayúsculas porque este puede ser uno de los problemas de Diego.  Que se «olvida» de cobrar a sus clientes.

Te sorprendería saber el elevado porcentaje de pequeños empresarios que venden, generando factura y todo, pero luego no cobran, o no cobran el importe total, a los clientes.

Bueno, estoy seguro de que ese no es tu caso y cobras a todos tus clientes.  Así que qué hacer con ese dinero que está en la caja.

Tienes que dividir ese dinero en dos partes.

Una parte es para cubrir los gastos del negocio: compras, sueldos, impuestos, gastos, intereses de deudas, dividendos (el dinero que se da a los dueños además del sueldo fijo).

Con la otra parte (si estas empezando no habrá nada de dinero en esta parte, tampoco debería haber dividendos) es para reinvertir en el negocio y hacerlo crecer hasta donde tú quieras hacerlo crecer.

A modo de anécdota, Amancio Ortega siempre reinvertía toda la segunda parte en sus empresas, ni siquiera repartía dividendos.  Estaba obsesionado con el crecimiento.

No te estoy diciendo que tú lo hagas, yo tampoco lo haría, pero ha demostrado que es una manera de conseguirlo.

Esta segunda parte, independientemente de lo que hagas con ella, es la Rentabilidad de tu negocio. Entendiendo rentabilidad como el beneficio obtenido dividido los recursos utilizados.

(Como te habrás dado cuenta, es importante cobrar lo antes posible para poder cubrir tus gastos, pero esto es otra historia de la que escribiré en breve:  El ciclo de caja. ¿Más ciclos?  ¿No te resulta curioso que todo sea cíclico?  Por algo será e iré desgranándolo en este blog.)

 

Conclusión

Para empezar a tener dinero en la caja de tu empresa debes ser consciente de todos los fundamentos que componen las empresas.

No es sólo vender.  Es importante.  Es necesario.  Pero no es lo único.

Además de vender tienes que mantener viva la llama de la ilusión (punto 1), gestionar eficientemente tus recursos (punto 2), tener los productos y servicios que quieren tus clientes (punto 3), vender (punto 4), y COBRAR (punto 5).

Controlar los gastos.

Optimizar los procesos.

Una buena gestión de precios.

Cobrar lo más rápidamente posible.

De los cinco puntos, ¿cuáles son en los que más te centras o cuáles en los que menos? Coméntalo con todos nosotros en los comentarios.

(Aquí puedes acceder a la secuela que he publicado de este artículo:  ¿Cuánto tardo en recuperar mi dinero?)

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Todo lo que Merece la Pena Lleva Tiempo

Vivimos en un mundo ultradinámico.  Cada vez tiene que ser todo más y más rápido.  La velocidad puede ser una ventaja competitiva en algunas ocasiones.  Pero no siempre.

Déjame ponerte una metáfora:

¿Cómo esta más rico un cocido madrileño (comida típica de Madrid – España) hecho en 30 minutos en una olla exprés, o un cocido madrileño hecho durante 3 horas a fuego lento?

Obviamente el cocinado a fuego lento.

Esto de cocinar a fuego lento se está perdiendo en los negocios.

Las empresas cada vez lo quieren (¿necesitan?) todo más pronto. Diseñan estrategias para conseguir esa cuota de mercado que han establecido como objetivo de forma rauda y veloz.

Unas estrategias de negocio y de marketing a corto plazo con los pies de barro, que se sustentan en modas pasajeras o en información poco contrastada.

Se busca a toda costa crecimiento.  – ¿Y la rentabilidad de la empresa? – Bueno, eso no importa tanto…

Acciones apresuradas para ser los primeros en el mercado en lanzar algún producto o servicio.

Todo esto es una carrera a corto plazo.

El problema de las carreras de corto plazo es que tienes que ir buscando carreras en las que competir cada poco tiempo.

Y empezar de nuevo.

 

La carrera importante es la del largo plazo

Conocer bien a los integrantes de tu red de contactos: clientes, proveedores, colaboradores, empleados.  Pero esto lleva tiempo.

Actualizar constantemente el conocimiento que obtienes de tu red de contactos.

Hace unas semanas escribía en este artículo que el conocimiento como tal carece de valor, en el sentido de ventaja competitiva.

El valor, la ventaja competitiva, es lo que hacemos con ese conocimiento.  Cómo lo aplicamos para aportar más valor a toda nuestra red de contactos.

Conocer realmente cuales son los beneficios que quieren conseguir nuestros clientes o qué frustraciones necesitan resolver.

Pero no sólo a los clientes.  Nuestros proveedores también quieren conseguir sus beneficios y resolver sus frustraciones.  Y también nuestros colaboradores y empleados.

¿Por qué no aportar algo de valor a toda la comunidad, no sólo a clientes, proveedores, colaboradores y empleados?

La comunidad (entendida como el ámbito social que nos rodea) también es parte de nuestra red de contactos, así que tenemos que cuidarla también.

Establecer tu filosofía a través de tus valores y de tus principios.  Que te posicione en tu comunidad. Que las personas de tu red de contactos sepan en todo momento como vas a reaccionar.

¿Sabes que el comportamiento genera comportamiento?  Pues sí.  Así que según cómo te comportes tú con ellos (tu filosofía), así se comportarán ellos contigo.

La amabilidad y la consideración son gratis.  GRATIS.  Estos dos valores mueven montañas.

Mantenernos fieles a nuestra filosofía  crea seguridad.  Y la seguridad establece las bases para la confianza, que es el germen de la actividad comercial y empresarial.  Si no confían en nosotros, nunca nos comprarán.

Comunicar nuestra historia (nuestra filosofía)  de manera que llegue a las emociones de nuestra red de contactos.

Tenemos que dar a conocer al mundo lo que somos y lo que hacemos, pero lo más importante es por qué lo hacemos (nuestra filosofía).

Si quieres ver un ejemplo de por qué, te invito a leer el mío.

 

Crea tu propia cultura

Con todos estos factores del punto anterior creamos nuestra cultura.  Una cultura que hay que cocinarla a fuego lento para que coja todo el sabor.

Son factores intangibles que elevan el beneficio neto de la Cuenta de Resultados de nuestra empresa o de nuestro puesto de trabajo.

Esta cultura es por lo que merece la pena luchar y esforzarse (siempre con esfuerzo inteligente).

Como digo en el título del artículo, lo que merece la pena lleva tiempo.  Y la cultura, tu cultura, merece la pena.

Como dijo Peter Drucker:

La cultura se come a la estrategia en el desayuno.

Mi recomendación:  Crea tu cultura.  Ese es un trabajo importante y que merece la pena hacer.

Ya seas empresario, emprendedor, profesional independiente, trabajador por cuenta ajena, estudiante o desempleado.  Crea tu cultura y difúndela a los cuatro vientos.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Las Estadísticas son Como un Bikini

Decía Winston Churchill que las estadísticas son como un bikini, muestran datos interesantes pero esconden lo realmente importante.

Y le tengo que dar la razón al señor Churchill… en lo que se refiere a las estadísticas.

Pasa lo mismo con los negocios.  Que las estadísticas muestran datos interesantes pero esconden lo realmente importante.

Según escribo esto me estoy dando cuenta que este artículo puede servir de continuación del que escribí hace un par de semanas en el que me preguntaba ¿por qué tenemos tanto miedo a decir nuestras cifras?.

Así que lo que hacemos es esconder las cifras tras unas estadísticas o porcentajes.

«He mejorado un XX % mi facturación respecto del año pasado»

Vale.  Eso está muy bien, pero ¿cuánto facturaste el año pasado?  De  1 a 2, el incremento es del 100%

Sí, claro que hay que calcular los porcentajes para comparar un año con otro.  O para conocer nuestros márgenes y el porcentaje total de nuestros gastos sobre nuestros ingresos.  Por supuesto que hay que conocerlo.  Esos y otros porcentajes.

Pero no nos dejemos engañar por los porcentajes vanidosos.

«He aumentado mi facturación un 150% por ciento en los últimos 6 meses».  Eso está muy bien pero en euros ¿cuántos son?.

«Esta es la evolución porcentual de mi empresa en los últimos años».  Me alegro mucho :-), pero en euros ¿cuántos son?

 

La Trampa de las Estadísticas

Y, a mi modo de ver, las estadísticas son uno de los mayores culpables que han causado y siguen causando los problemas económicos actuales.  Ya no sólo a nivel de empresas privadas.  También para organismos públicos.

Y ya no digamos de los mercados de valores.

Esto se debe al modelo racional y matemático que campa a sus anchas en la dirección de las empresas.  Ya sean grandes o pequeñas.

Un modelo racional y matemático que también está en mercados y en la toma de decisiones de los organismos públicos.

Un modelo que provoca que se diga que una empresa que ha ganado un 15% menos, en términos absolutos, que el año anterior es que ha tenido un mal resultado del ejercicio.  Y que para compensarlo hay que reducir gastos (que suele significar reducir personal).

Pues quizá no sea así.  Quizá ha sido un año terrible en el sector y ganar «sólo» un 15% menos, en términos relativos, es un resultado buenísimo.

 Trabajar sólo con porcentajes puede ser peligroso.

Las estadísticas es como dar a un mono dos pistolas.  En las manos equivocadas pueden ser muy peligrosas.

Los humanos nos autoengañamos con facilidad.  No hay nada más fácil como creernos lo que queremos creernos.  Y utilizando porcentajes es muy fácil que desvirtuemos la realidad.  Y que adaptemos esa «realidad» a nuestra conveniencia.

Las estadísticas tienen que estar acompañadas de un informe que indique de donde han salido esos datos y porcentajes.

Igual que para la evolución de las empresas.  Los porcentajes tienen que estar acompañados con los datos reales que nos permitan poner en situación la realidad de valores porcentuales.

(Y además, las estadísticas son la mayor de las injusticias.)

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Céntrate en vender mejor, no en vender más

No me llega el dinero a fin de mes.

Me mato a trabajar.  Trabajo de sol a sol.  Pero no veo resultados.

Y vendo.  Vendo mucho. Yo creo que debería tener mucho más dinero a final de mes.

Es que hay meses que no puedo cobrarme toda mi nómina.

¿Tendré que vender más…?

¿Te suena esta situación? ¿Alguna vez has estado así?  O aún peor, ¿estás ahora en esta situación?

¿Cuánto tiempo llevas así?

¡Para ya!  Así no puedes seguir.  Te va a dar algo.

Cuando eres joven te lo echas todo a la espalda y tiras para delante.  Todos lo hemos hecho.

Creemos, porque así nos han enseñado, que esa es la forma de sacar un negocio adelante.  Y nos ponemos la banda de honor de trabajar muchas horas.

Pero van llegando los años y ya no tienes tanta fuerza.  Y para colmo empiezas a cuestionarte si esa es la mejor manera de llevar un negocio.

Y es que …

 

No se trata de vender más

sino de vender mejor.

Y con esto de vender mejor no me refiero a depurar las técnicas de venta.  Porque si vendes mucho es que ya las tienes depuradas (aunque todo es susceptible de mejora).

Lo que me refiero es a analizar, redefinir, sistematizar y reducir (gastos) los flujos de dinero en tu negocio.

Si estás en la situación que he descrito al principio, tu problema no es de vender más.  Tu problema es gastar menos.

Tienes que buscar la rentabilidad, no (sólo) los ingresos.

Rentabilidad no es igual a ingresos.  Rentabilidad es lo que queda de restar los gastos a los ingresos.  El beneficio neto.

Si optimizas los procesos internos de tu negocio el margen de beneficio por cada venta será mayor.  Por lo que tus beneficios pueden crecer a mayor ritmo.

Diciéndolo de forma metafórica matemática tus beneficios dejarán de crecer en progresión aritmética y empezarán a crecer en progresión geométrica.

La progresión aritmética crece por sumas: 2+2=4 +2=6 +2=8 …

La progresión geométrica crece por multiplicación: 2×2=4 x2=8 x2=16 …

¿Ves la diferencia en la metáfora?

Así que aquí van mis recomendaciones para que mejores el beneficio y la rentabilidad de tu negocio.

 

Analizar

En el principio todo era oscuridad… que es lo que pasa con tu negocio si no analizas lo que pasa por él.

Todo empieza por aquí.  Por el análisis.  Analiza todo el proceso desde que sales tú o tu equipo comercial a vender hasta que finalmente cobras a esos clientes que hayas podido hacer.

Salir a buscar clientes tiene unos costes implícitos: publicidad, marketing, desplazamientos, muestras, reuniones, descuentos, quizá comidas, cafés …

Una vez que consigues un pedido empiezan los gastos de fabricación, o si lo que vendes son servicios, los gastos en horas para realizar el servicio.

Materias primas, personal, degradación de la maquinaria, productos defectuosos, almacenamiento, distribución y transporte, administración.

Y una vez que sirves tus productos o realizas tus servicios tienes que cobrar.

Si tienes el pago aplazado tendrás que asumir un coste financiero por el dinero que tú tengas que poner antes de cobrar.  José María Casero (Sherpafinanciero) te lo explica aquí de forma magistral.

Seguro que me he dejado muchos otros gastos en el tintero.  Dímelos en los comentarios y así ayudar a otros lectores.

 

Redefinir

Después de analizar en profundidad y total sinceridad los procesos y los gastos en los que incurren, toca el momento de corregir lo que ven que está mal.  Esos pasos en los que has detectado que se escapa más dinero del que deberías.

Es posible que la publicidad y marketing lo tengas contratado con varias agencias distintas.  Trata de unificar el proveedor, pero nunca, nunca, nunca reduzcas las acciones de marketing. Como dijo Peter Drucker: «Lo único que genera ingresos en una empresa son el marketing y el I+D».

Ya lo habrás leído en más sitios.  Las comidas, regalos y esas cosas fuera.  Eso ya no funciona a no ser que tus clientes sean grandes empresas.

Gracias a las tecnologías podemos evitarnos muchos desplazamientos utilizando las vídeo conferencias y presentaciones online.

Tus procesos de fabricación los puedes reorientar a trabajar bajo pedido (no en todos los casos se podrá hacer).  El «justo a tiempo» fué el milagro de la economía japonesa que lo llevó a ser la segunda potencia económica mundial.

Quizá también puedes cambiar tus procesos de distribución y almacenamiento.  Por ejemplo, si tienes una gran almacén con mucho espacio puedes juntar todas las entregas en una semana cada mes, en vez de entregar todos los días.

Si tienes clientes regulares puedes dirigirles hacia un sistema de pedidos online desde tu web para reducir pasos y personal en gestión de pedidos y poder reubicarlos en otras tareas más productivas.

Igual que para el punto anterior seguro que me he dejado muchas ideas en el tintero.  Comparte en los comentarios tus ideas o cambios que ya has hecho en tu negocio.

 

Sistematizar

Este es el secreto de los negocios escalables que trabajan para sus dueños sin necesidad de que este el dueño siempre presente.

La sistematización de los procesos.

Y sistematizar no sólo significa meter máquinas y ordenadores para que hagan los procesos.

Sistematizar significa que cada eslabón de la cadena sepa lo que tiene que hacer y que este en disposición de utilizar recursos, incluso de dinero, para resolver pequeños problemas que puedan ocurrir.

Y que tú, como dueño del negocio, tengas la confianza suficiente en tu personal para que realicen las tareas sin tu supervisión.

Siguiendo con el ejemplo del registro de pedidos online puedes readaptar el  personal de gestión de pedidos a la gestión de incidencias y cobro.

Una vez que hacen un pedido online llega un correo interno al encargado de la producción para que fabrique los productos del pedido.  O si te dedicas a la distribución , que empaquete el pedido para servirlo, junto con el albarán de entrega.

También llegará un correo al encargado de administración para que prepare la factura y organice el cobro.

Crear este sistema no tiene un coste excesivo.

Invirtiendo más dinero puedes implementar software de gestión que hace estos pasos de forma casi automática.  Te hará ganar mucho tiempo.

Si tienes un pequeño negocio no pongas un ERP, que sería la recomendación que te harían los consultores de los que hablábamos la semana pasada.

En el mercado tienes soluciones más sencillas y mucho más económicas que te resolverán la papeleta igual de bien.

 

Reducir

En mi opinión esta es la que tiene un efecto más positivo para un pequeño negocio.

Aplica la Ley de Pareto, que dice que el 20% genera el 80%.

  • Un 20% de clientes genera el 80% de los ingresos.
  • El 20% de productos/servicios genera el 80% de ingresos.
  • Un 20% de clientes genera el 80% de problemas.
  • Etc.

Así que lo que tienes que hacer es REDUCIR, ELIMINAR, TIRAR A LA BASURA ese 20% de clientes, de productos/servicios, de procesos, de proveedores … que no sólo no te dan rentabilidad, sino que te la quitan.

Quitan rentabilidad y fuerzas.

Cogiendo el análisis de tus procesos que hiciste al principio, señala esos que sabes que no aportan nada al negocio y elimínalos.

Sí, elimínalos.

Si no aportan nada lo único que hacen es de lastre para tu negocio. Quitan rentabilidad. Quitan productividad.

Cuanto menos pese tu negocio antes podrá empezar a crecer en «progresión geométrica».

Un saludo,

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

¿Sabes cómo conseguir más y mejores clientes?

Esta puede ser la pregunta del millón ¿verdad?

Bien, pues Silvia Mazzoli y yo te ayudamos a responderla.

Hace unas semanas ya te hablé en esta entrada de un proyecto en el que estamos trabajando:  Negocios de Guerrilla.

Ya hemos terminado el vídeo curso y está disponible a la venta para que puedas conseguir más y mejores clientes Invirtiendo los menores recursos posibles.  Puede ser incluso 0 euros de inversión.

Cuando decidimos desarrollar una nueva metodología de desarrollo de pequeños negocios tanto Silvia como yo teníamos muy claro que tiene que ser algo que permita hacer pruebas rápidas e ir testando la aceptación del mercado.

Por eso optamos tomar como base las metodologías ágiles.

 

Nuestra experiencia primero

Otra cosa que teníamos claro es que nosotros mismos teníamos que ir aplicando la metodología para ser los primeros en comprobar lo que funciona y lo que no.

Y lo primero fue hablar directamente con nuestros potenciales clientes, a los que preguntamos cuáles eran los principales problemas que tenían en sus negocios.

Después de entrevistar a casi una veintena de pequeños empresarios recopilamos todas las respuestas para profundizar sobre ellas.

Como imaginarás obtuvimos respuestas de todo tipo, algunas incluso sorprendentes e inesperadas.

Pero había un tipo de respuestas que destacaban por cantidad respecto a las demás.

Los problemas para conseguir clientes.  O para facturar más a los actuales.

Estas son algunas de las respuestas TEXTUALES que recogimos:

Yo diría que terminar de despegar. Conseguir una estabilidad y no los altibajos que tengo ahora.

Que es difícil conseguir clientes y trabajar al mismo tiempo. Cuando tienes clientes no te puedes dedicar a captar más por falta de tiempo.

Los márgenes comerciales se han reducido de tal manera que cualquier error presupuestario o de ejecución nos impide tener beneficios en muchas actuaciones y por tanto resulta difícil mantener las estructuras internas creadas para cubrir nuestras necesidades.

Me preocupa también el avance de la competencia y la reducción de los márgenes comerciales, que se han reducido mucho en los últimos años con la crisis, aunque no sólo por la crisis.

No tener un fondo de dinero para imprevistos.

Menor margen de beneficio.

Conseguir nuevos clientes. Tenemos poca fidelización porque la calidad de los tratamientos hace que la gente no vuelva en mucho tiempo.

El mercado ha bajado y la competencia ha bajado precios. Nosotros apostamos por dar más calidad del servicio y tenemos problemas para demostrar a los potenciales el por qué de esa diferencia de precio.

El problema principal es la inestabilidad en el flujo del trabajo, demasiados altibajos.

La preocupación principal es la búsqueda de clientes.

Lo que más preocupa a las PYMEs es la falta de clientes o ventas.

Si estas no escasean, lo cual es mucho decir, la ausencia de dinero:
-porque el margen sea demasiado ajustado.
-porque la ecuación cobros/pagos se conjuga mal
-porque se tenga morosidad.

Consolidar y fidelizar a mis clientes.

Encontrar nuevos clientes, clientes que repitan a corto plazo y que puedan ser a la vez colaboradores nuestros.

Elegir nicho.  Cómo/dónde dirigirnos/Enfoque.  Venta

Fidelización clientes.  Captación.

 

Analizar la información

Con la información que recogimos, Silvia, tan acertada como siempre, la sintetizó en tres tipos de perfiles con distintas situaciones.

Antonio

Llevo veinte años con mi negocio y no me ha ido mal. Pero desde hace algún tiempo, las cosas han empeorado: hay menos clientes, los que hay pagan tarde y mal, me regatean mucho y algunos se va a la competencia.
¡Parece que han cambiado!
Me dicen que hay que modernizarse, aunque quizás sea la crisis, porque a mucha gente que conozco le pasa lo mismo.

MODERNÍZATE – REINVENTATE – CAMBIA EL CHIP

María

No sé si estoy haciendo lo correcto con mi negocio. No estoy segura de tener un objetivo claro y ante las distintas posibilidades que se me presentan en el día a día, a menudo cambio de dirección. Pero ¿Hacia dónde tirar? ¿Qué es más rentable? ¿Cómo escoger el rumbo adecuado? ¡Cómo me gustaría encontrar el nicho de clientes correcto  y centrarme en ello!  A veces me siento algo desorientada. Hay quién me dice que tengo un problema de enfoque en mi  negocio…

ENCUENTRA TU “NORTE”- ENFOCATE- PLANIFICA

Pedro

Creo que somos buenos en lo nuestro pero que no aprovechamos todo nuestro potencial. He hecho todo lo que se me ha ocurrido para darnos a conocer, pero no ha servido para mucho. Quisiera captar nuevos clientes y estar seguro de que el dinero que invierto en publicidad y similares sirve para algo. También me han dicho que hay que salir a vender y a veces lo hago pero ¡hasta el momento en que tengo un pico de trabajo!

DATE A CONOCER SIN MIEDO – GESTIONA CON EFICIENCIA

 

¿Tienes un negocio en marcha y te reconoces en algunas de estas situaciones?

Si tu respuesta es sí, no lo dudes… el vídeo curso es para ti.

Ahora toca que te haga una presentación de lo que vas a conseguir con el vídeo curso.  Pero para esto voy a dejarte con el vídeo promocional que hemos creado.

 

Si te has convencido o si quieres ampliar información visita la página del vídeo curso.

En esta página tienes acceso a una tabla con el contenido para que veas los temas que abordamos en el vídeo curso y evalúes si es lo que necesitas para sacar tu negocio adelante.

Que es el fin con el que lo hemos creado.  Para ayudarte a sacar tu negocio adelante.

Además del contenido teórico multimedia, si te apuntas al vídeo curso, en cada módulo dispones de un Cuaderno de trabajo para que lleves a la práctica todo lo que vas aprendiendo.

Como te comentaba más arriba nosotros somos los primeros en probar la metodología.

Y siguiendo su filosofía hemos creado y producido este vídeo curso por sólo 62,23 euros.

Tienes el desglose de gastos visitando el primer módulo titulado Nuevos paradigmas.  Nuevas creencias que es de acceso libre.

El resto lo hemos creado con nuestros recursos intelectuales y nuestro esfuerzo (inteligente).

Este vídeo curso es una prueba de que si se quiere, se puede hacer.

 

Oferta de lanzamiento

Tenemos una oferta de lanzamiento con la que puedes conseguir el vídeo curso por la mitad de su precio hasta el 30 de septiembre.

Accediendo por este enlace podrás apuntarte al vídeo curso con un descuento del 25%.

Puedes apuntarte y realizar el vídeo curso por 36,75 euros en vez de los 49 que cuesta el vídeo curso.

Nada más (por ahora).

Espero que Negocios de Guerrilla sea la solución que estabas buscando y verte dentro del vídeo curso para que te ayudemos a conseguir más y mejores clientes.

 

 

Si conoces a alguien que puede necesitar Negocios de Guerrilla no te olvides de compartirlo … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Un saludo,

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Quien mucho abarca poco aprieta

Utilizando este refrán quiero hablar a los pequeños empresarios que tienen una cartera de productos o servicios muy grande.

Demasiado extensa como para poder rentabilizar alguno.

Está bien que sepas y puedas hacer muchas cosas o tener muchos productos.

En un primer momento parece lógico que a cuanto más mercado llegues es mejor porque ganarás más dinero.

Pero resulta que suele ser al revés.

Si no te centras en algunos de los servicios o productos que puedes hacer no te especializarás en nada. Por lo que te será mucho más difícil (y costoso) conseguir clientes.

Tus potenciales clientes no te identificarán con nada claro que puedan recordar cuando tengan una necesidad que tú les puedas cubrir.

Otro caso puede ser que sí consigas clientes con facilidad pero que tu estructura de costes sea demasiado alta para poder producir tantos productos distintos o realizar tantos servicios distintos.

O puede ser peor. Puede ser que te pasen las dos cosas a la vez. Que no consigas clientes con facilidad y que tengas una estructura de costes muy alta.

 

Céntrate en tus productos o servicios más rentables

Podría seguir más líneas dándote argumentos de por qué no es una buena estrategia ofrecer muchos productos y servicios. Pero espero que ya te hayas dado cuenta.

Así que lo que voy a hacer es darte unos pasos de cómo seleccionar los productos y servicios que mantener en tu cartera.

  1. Haz una tabla con 4 columnas.
  2. En la primera columna pon en cada fila una lista de tus productos o servicios que tienes. (Si tienes muchos productos clasifícalos por familias).
  3. Luego busca en tu información de gestión cuánto has facturado por cada uno de ellos y pon la cantidad en la casilla de la derecha.
  4. A continuación pon, en la casilla de la derecha, los costes que tiene ese producto o servicio.
    • Si trabajas con productos no te olvides de los costes de almacenamiento, distribución… NO INTENTES HACERTE TRAMPAS
    • Si trabajas con servicios valora el tiempo, las horas que necesitas para realizar ese servicio. Si un servicio lo cobras a 50 euros, no tiene costes asociados y te lleva una semana hacerlo la rentabilidad económica del servicio es del 100%, que está muy bien. Pero trabajar una semana por 50 euros (en España) no es rentable.
  5. En la última columna calcula la diferencia por cada producto o servicio.

Como ves este ejercicio es muy sencillo, pero que tienes que ser absolutamente sincero contigo mismo cuando lo realices.

El fin que busco al realizar este ejercicio con mis clientes es detectar los productos o servicios más rentables porque serán sobre los que establecemos la estrategia de escalabilidad.

Como sabes el éxito de los negocios está en vender mucho con el menor coste posible.

O como ya te he comentado en alguna ocasión: más rotación y menos margen.

Centrándote en unos “pocos” productos o servicios te especializarás en ellos y conseguirás:

  • bajar los costes de producción o de ejecución,
  • especializarte con lo que lo harás más eficientemente y
  • posicionarte en la mente de tus potenciales clientes como el experto más experto de todos los expertos.

De esta manera pasarás de vender horas de trabajo a vender conocimiento. Que es mucho más rentable.

Y además el conocimiento lo puedes vender desde cualquier parte del mundo, no como tus horas de trabajo que tienes que estar en tu localidad.

 

Y también en los que más te gustan

Es posible que esto sea incluso más importante que la rentabilidad.

¿Qué productos o servicios de tu cartera son los que más te gustan?             

¿Con cuáles te sientes más a gusto trabajando?

¿Cuáles te satisfacen más?

Es necesario que estés a gusto trabajando en tu negocio. Y esto sólo lo consigues si trabajas con productos o servicios que te gustan. Esto hará que cada día te levantes con la misma ilusión como el primer día.

Antes hemos buscado los productos y servicios más rentables (por supuesto tenemos que ser rentables), pero pregúntate ¿con éstos productos o servicios me siento a gusto? ¿me satisface a nivel personal cuando los vendo?

Si te centras en los productos o servicios más rentables sin atender a su componente emocional podrás ganar dinero y escalar tu negocio. Pero terminarás teniendo un negocio sin alma, al que irás cada día sin ganas.

Y eso no tiene un final feliz.

Puede parecer contradictorio o incluso ridículo. ¿Si gano dinero porque no voy a ser feliz?

Ya sabes lo que dicen: “Que el dinero no da la felicidad (aunque ayuda a conseguirla)” 🙂

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Soluciones para librarte del síndrome del Día a Día Me Come

El síndrome del Día a Día Me Come o DDMC es ese por el que nunca o casi nunca puedes avanzar en las cosas importantes para tu negocio, porque las cosas urgentes pero poco importantes no te dejan tiempo.

Sobre este síndrome me hablo por primera vez Antonio Herrero, fundador de Smart Attitude, el día que nos conocimos. Y me pareció un nombre muy apropiado para definir esta situación que le ocurre a mucha gente.

En el síndrome del Día a Día Me Come caemos nosotros inconscientes pero voluntariamente por la “obsesión” de hacer nosotros las tareas y así ahorrarnos dinero.

Pero lo que hacemos es gastar tiempo, nuestro tiempo que nunca volverá, en tareas que son improductivas en vez de utilizar nuestro tiempo en realizar tareas productivas y rentables.

Nosotros, como dueños de negocios, nos tenemos que esforzar para centrarnos en realizar tareas que sirvan para el desarrollo del negocio.

 

Es difícil librarse del Día a Día me come

En algún momento todos hemos tenido el síndrome del Día a Día Me Come, sobre todo en las fases iniciales de nuestro negocio.

Y los que lo hemos pasado sabemos lo difícil que es librarse del él.

El síndrome del Día a Día Me Come te atrapa como en una tela de araña y no te deja escapar. Y si lo intentas “por la fuerza” más te atrapa.

Para librarte del síndrome tienes que utilizar el Esfuerzo inteligente, del que ya he hablado en alguna ocasión.

 

Algunas soluciones

Te ofrezco algunas ideas para poder librarte del síndrome.

Una de las cosas que te recomiendo hacer es adquirir hábitos, buenos hábitos. Es importante que entre tus prioridades esté ser más productivo.

Y el hábito/solución más importante que tienes que adquirir es el de tener al menos 2 horas cada día para poder trabajar a pleno rendimiento en el desarrollo de tu negocio.

2 horas en los que puedas entrar en “la zona” (ese momento en el que eres 200% productivo, en el que avanzas a toda velocidad). Ya sabes que luego tienes otros momentos del día en el que casi no avanzas. Esto es así.

Lógicamente siempre tendrás tareas más administrativas de las que no te podrás librar. Estas tareas, además de reducirlas al mínimo, déjalas para los momentos del día en que no estés en “la zona”.

Tanto si trabajas sólo como si trabajas con otras personas establece una franja de 2 horas al día en las que nadie te puede molestar, ni siquiera si se está cayendo el cielo sobre nuestras cabezas.

Con esto además consigues que las personas que dependen de ti, en caso de tener, sean más autosuficientes ya que necesitarán ser ellos los que tomen decisiones. Gran fuente de motivación, por otra parte.

Otro hábito/solución es realizar una lista con las prioridades de tu negocio.

Esta lista tienes que revisarla regularmente porque las prioridades pueden ir cambiando junto con la situación externa, de modo que tengas que ir actualizando las prioridades para mantener el foco en tu objetivo.

Por ejemplo, en estos momentos tu máxima prioridad te hace tener una línea de trabajo más individual, pero surge la oportunidad de realizar una colaboración que puede ser muy beneficiosa para tu negocio a corto plazo.

En este caso, si decides realizar esa colaboración, tu prioridad cambia.

Cada prioridad tiene una serie de tareas asociadas a realizar.

Haz cada día una lista de las tareas/hitos que debes realizar si o si para ir consiguiendo esa prioridad.

Una lista de tareas/hitos que serán en los que te centres cuando estés en “la zona”.

Y más importarte aún, haz una lista de las tareas que no vas a realizar tú, porque estas tareas son las que te hacen tener el síndrome del Día a Día Me Come.

Para poder conseguir estos dos hábitos busca información sobre productividad interna. Uno de los mayores expertos sobre éste tema es Berto Peña.

Y si te estás preguntando que si no haces tú las tareas de la lista de tareas que no vas a realizar tú ¿Quién las va a realizar?

Para esto te recomiendo otro hábito/solución. Delegar.

Este hábito está sustentado por la productividad externa de la que te hablé hace poco en Productividad externa o la otra cara de la moneda.

Últimamente está surgiendo uno nuevo tipo de profesional que son los Asistentes Virtuales.

Son personas que, gracias a la tecnología, pueden realizar muchas de esas tareas que no debes realizar tú, directamente desde su oficina (o desde su casa).

Contrata los servicios de un Asistente virtual. Será uno de los dineros mejor invertidos de tu negocio.

Pueden gestionarte el correo, la agenda, la documentación comercial (facturas y esas cosas de “papelajos”), crear tus presentaciones y muchas cosas más.

Yo te recomiendo Secretariasenlinea. Cristina y Rosa Ana hacen un trabajo fantástico… y además son unas chicas majísimas.

Para terminar. Decide lo que es importante para tu negocio y reserva tiempo único y de calidad para trabajar sobre ello. Esto será lo que lleve tu negocio hacia delante.

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Reinicia (libros para el verano 3)

Hola,

Esta semana quiero hablaros de un libro que  mi, y a muchas otras personas, me ha cambiado la forma de entender y desarrollar las empresas.

Se trata de Reinicia: Borra lo aprendido y piensa la empresa de otra forma de Jason Fried y David H. Hansson.

Jason y David son los fundadores de 37signals, una empresa de desarrollo de software en la que producen aplicaciones utilizadas por millones de personas en el mundo.

Sus productos están dirigidos a hacer más fácil la vida de las personas que trabajan juntos.  Han desarrollado un gestor de proyectos, un gestor de contactos, un gestor de información, un gestor documental…

Reinicia

En Reinicia nos muestran su manera de entender las empresas lejos de los convencionalismos académicos que oímos en casi todos los sitios:  haz un plan de negocios, un estudio de mercado, estudia a la competencia, financiación externa…

Jason y David hablan de una manera sencilla y directa de lo que ellos piensan, y han puesto en funcionamiento con éxito, sobre cómo gestionar y sacar adelante primero su pequeño negocio y ahora su empresa.

Reinicia me lo habían recomendado leer en varias ocasiones, pero por unas cosas y otras lo iba posponiendo.  Cosa de la que me arrepentí desde el principio que empecé a leerlo.

Es un libro directo, corto, rápido e incisivo.  Transmiten el mensaje de cada uno de los conceptos en pocas palabras.   El mensaje de su experiencia.

En este libro demuestran que la mejor (quizá la única) manera de salir adelante es centrándose en lo que quiere realmente el cliente y dárselo.

Todo lo demás es secundario: el crecimiento, las reuniones, los presupuestos, la publicidad, los vendedores…

Si realmente entiendes a tus clientes y les das lo que quieren todo es mucho más fácil.

Pero para poder hacer esto tienes que entrar en el terreno del cliente.

Destripando el libro

Reinicia está dividido en 12 capítulos principales sobre los que luego profundizan con sus ideas y consejos.

Cada una de estas ideas no dura más de 2 hojas, lo que hace que el libro sea muy cómodo de leer.  Aunque leas 1 minuto no vas a perder el hilo porque te da tiempo a leer una idea individual.

Los capítulos del libro son:

  1. Primero
  2. Deshechos
  3. Arranca
  4. Avanza
  5. Productividad
  6. Competidores
  7. Evolución
  8. Promoción
  9. Contratar
  10. Control de daños
  11. Cultura
  12. Conclusión

Profundizando en el libro

La verdad es que me está costando mucho decidirme sobre qué profundizar.

El libro no tiene ningún desperdicio.

Quizá por esto voy a hablarte de Desechos.

¿Por qué?  Porque es el punto de inicio al que deberíamos volver todos.

Cuesta volver al inicio, lo sé … por experiencia propia.

Tener que reiniciar de nuevo y replantearnos muchas cosas que hasta ahora dábamos por correctas.

Te dicen que te equivoques para aprender de tus fracasos.  Han cubierto con una capa de glamour el hecho de fracasar.  Ahora es cool.

Bueno, pues fracasar no mola.  Y además sólo aprendes una cosa de cada fracaso.  Y es que eso no se hace así.  Pero no te da ninguna indicación de cómo es la manera correcta de seguir adelante.

Algo que si te da aprender de los éxitos.  Eso es lo que debes buscar.  Qué es lo que ha funcionado para poder repetirlo y mejorarlo para seguir teniendo éxito.

También te piden para cualquier cosa un plan de negocios.  -«Oiga, pero si yo sólo quiero resolver una duda que tengo sobre una acción de marketing, o sobre un aspecto lega». -«Nada, nada, traiga usted un plan de negocio y vuelva dentro de tres semanas»

Obviamente esta situación está exagerada, pero no el concepto.  Siempre están pidiendo que planifiques y que lo sigas, o intentes seguir, a pies juntillas.  Pero así es el pasado el que guía el futuro.  Algo que no tiene sentido.

Está claro que tienes que tener definido el objetivo, o al menos unas perspectivas, de lo que quieres conseguir.  Pero trazar un camino definido de cómo lo vas a conseguir te hará creer que puedes decidir sobre cosas que están más allá de tu control.

Trabajar sobre conjeturas es ir sobre arenas movedizas.  Y cuando andas sobre arenas movedizas tienes que poder improvisar.

Las oportunidades vienen cuando vienen y no puedes dejarlas pasar porque no lo habías previsto en tu planificación.  Tomas una nueva decisión y un nuevo camino porque piensas que es lo correcto hoy y no hace X semanas o meses que hiciste la planificación.

Otra idea.  Crecer, ¿por qué?

La teoría económica que viene desde la Revolución Industrial y principios del siglo XX siempre hablan de la necesidad de crecimiento.

«Las empresas deben crecer para sobrevivir»

Bueno, pues somos muchos los que no creemos que sea así.  ¿Qué hace que crecer sea tan atractivo, más allá del propio ego?

Las empresas no tienen que buscar el crecimiento, sino la rentabilidad.

Yo añado… y satisfacer las necesidades del fundador de la empresa.  Es decir, del dueño del negocio.  De ti.

Y todo esto viene de la cultura que venera el culto al trabajo.

Todos conocemos a gente que trabaja de sol a sol.  Consideran un honor echar hasta el último aliento en su negocio.  Nunca es suficiente.

Pero a mi no me parecen héroes.  Lo que hacen es malgastar su tiempo.

Para mi un héroe es el que ha encontrado una manera más eficiente de hacer su trabajo y se ha ido pronto a casa o a donde prefiera, pero a hacer algo que no sea trabajar.

Los adictos al trabajo se equivocan en su planteamiento.  Lo único que consiguen es estar más cansados, sin ideas, malhumorados.  Intentan compensar el escaso esfuerzo intelectual con fuerza bruta.  Y esto lleva al empleo de métodos poco sofisticados.

También, si no quieres llamarte empresario, sino te consideras empresario, no pasa nada.  No tienes porque serlo.  Si lo que tienes es un pequeño negocio, levanta la cabeza y siéntete orgulloso de ello.

Sacar adelante un pequeño negocio sin recursos requiere más esfuerzo (inteligente) que una gran empresa con millones de financiación.

En Reinicia siguen profundizando sobre muchas otras ideas y conceptos preconcebidos que nos han ido añadiendo lastre a lo que debería ser un pequeño negocio sano y rentable.

Sin duda Reinicia es un libro fundamental en tu biblioteca y que no deberías dejar pasar este verano sin leerlo.

Y hasta aquí el artículo de esta semana.

La próxima semana te presentaré el libro Las pequeñas GRANDES COSAS. 163 trucos para conseguir la excelencia.  El ultimo libro publicado de Tom Peters, gurú de gurús y experto en excelencia.

P.D.: El enlace que he puesto al libro es un enlace de afiliado a Amazon.  Esto quiere decir que si compras el libro accediendo desde mi enlace me llevaré unas perrillas.  Ya que les doy publicidad al menos me llevo algo ¿no?.  Si quieres comprar el libro desde otro enlace porque te molesta mi enlace de afiliación, eres totalmente libre.  Y además yo no me iba a enterar.

El libro te va a costar lo mismo desde cualquier sitio, sólo que con mi enlace Amazon me da una comisión sobre el importe del libro.

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora