Quieres Vender, No Dar una Conferencia

Muchas veces me encuentro con este problema en las propuestas de valor para vender que diseñan las empresas.

Es algo que trabajo en profundidad con mis clientes.

El problema es el siguiente:

Cuando los pequeños empresarios diseñan su propuesta de valor, es decir, lo que le van a transmitir al cliente, no piensan en el cliente, sino en ellos mismos.

Aunque no voy a poner ejemplos para no molestar a nadie, todos los detectamos rápidamente.

Esos carteles de información de productos llenos de características y de nueva tecnología, en el argot del sector, que los que estamos fuera no conocemos.

Esas presentaciones de empresas diciendo lo buenos que son, los años que llevan en el mercado, la capacitación de su personal.

¿A quién están transmitiendo el mensaje, a sus clientes o a su competencia?

A los clientes nos da igual, la mayoría de las veces porque no conocemos en profundidad el sector, las características de tu producto.

Si me compro una lavadora quiero saber que me va a dejar la ropa limpia, que trata bien la ropa para que se estropee menos y que consume poca energía.  Por poner un ejemplo.

Me da igual, en principio, que el tambor tenga la tecnología SuperSmartWash Clean 2 que optimiza las revoluciones del tambor dependiendo de la calidad del jabón utilizado.

Eso me importará cuando ya me intereso por ese modelo de lavadora.  En un segundo momento.  Pero no es algo que capte mi atención inicial.

Tienes que transmitir algo que capte la atención inicial de los clientes, para que lleguen al paso dos, preguntar características.

 

Esto Trata Sobre tus Clientes

No sobre nosotros.  No sobre nuestra empresa.

Para muchos empresarios, grandes, medianos y pequeños, no presentar las nuevas características o nueva tecnología implantada en sus productos o servicios les parece impensable.

¿Qué van a pensar los de la competencia? ¿Nuestros productos o servicios van a parecer inferiores?

Hace tiempo escribía sobre el ego profesional.  En este artículo reflexionaba sobre ¿Qué % de nuestro trabajo es “la arrogancia de sentirnos importantes”?

Muchos piensan que si no ponen todo lo buenos que son, toda la tecnología que llevan sus productos y servicios, todos los años que llevan en el mercado, van a parecer menos que la competencia y que perderán mercado.

Y de ninguna manera puedo parecer yo menos que los demás.

Esta manera de pensar funcionó y mucho durante la segunda mitad del pasado siglo.

La mayoría de las empresas y directivos siguen pensando así.

La mayoría de las universidades y escuelas de negocio siguen enseñando eso.

Pero eso ya no funciona porque no se trata de nosotros, sino de nuestros clientes.

 

Esto No Trata de Nosotros

Sal de tu oficina.  Baja a la calle y habla con tus clientes.

Analiza lo que quieren y/o necesitan y ofréceselo.

No tienes que convencer a tu competencia.  Tienes que convencer a tus clientes, que son los que te van a comprar.

Analiza las propuestas de valor de las empresas que realmente son exitosas.  De las que llevan 60, 80, 100 años.

Hablan de lo que nos ayudan a conseguir como personas (gracias a su nueva tecnología y avances), no de lo chachirulis que son sus avances.

Y si alguna vez tienes que dar una conferencia, entonces sí: habla de ti, de tu empresa, de lo buena que es, de lo avanzada tecnológicamente que está, de la capacitación de tus empleados…

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Luis Lorenzo | Pequeños Negocios Escalables

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Y de regalo, un eBook GRATIS con las primeras claves para que pongas al cliente en el centro de tu estrategia.

Odio el spam tanto como tú. Sólo te envío contenido de valor.

Suscríbete ahora

Palabras, palabras, palabras

¡Qué importantes son las palabras!

Para mi son importantes porque las utilizo todas las semanas en los dos artículos que escribo.  Uno en este blog y otro artículo en el blog de Negocios de Guerrilla.

Y para ti ¿son importantes las palabras?

Las palabras nos sirven para hacer llegar nuestro mensaje a los integrantes de nuestra red de contactos. Con las palabras transmitimos nuestra filosofía.  Las palabras, nuestras palabras, potencian los mensajes que lanzamos con nuestro comportamiento.

Hay muchas maneras de utilizar las palabras y según cómo las utilicemos serán nuestras aliadas o nuestras enemigas.  Por lo que tenemos que «tener siempre a mano» una regla con la que medir nuestras palabras.

Y por supuesto, en el ámbito de los negocios también son importantes.

Con las palabras transmitimos nuestra Propuesta de Valor.  Así que tenemos que saber muy bien cómo utilizarlas y con qué fin.

Normalmente, a los que tenemos un perfil más técnico nos cuesta utilizar bien las palabras para alcanzar nuestros objetivos pero como oí el otro día en algún sitio:

No nos queda más remedio que vender la burra todos los días…

Así que no nos queda más remedio que trabajar nuestra oratoria.

Y como ejemplo un botón (como dice la frase popular), aquí te traigo un ejemplo inventado del poder que tiene utilizar bien las palabras.

 

Palabras mal

Considera el dilema siguiente.

Dos biólogos del mismo departamento, que poseen las mismas aptitudes profesionales, han solicitado cada uno una ayuda de un millón de euros para financiar sus proyectos de investigación en marcha.

El profesor A. quiere estudiar una enfermedad que afecta a las ubres de las vacas, lo que produce una reducción del 10% en su producción de leche.

El profesor B. quiere estudiar si las vacas sufren mentalmente cuando se las separa de sus terneros.

Suponiendo que la cantidad de dinero sea limitada, y que es imposible financiar ambos proyectos de investigación…

¿A quién le darías tú el dinero de la ayuda?

 

Los motivos para asignar la ayuda

Esta pregunta no tiene respuesta científica.  Sólo hay respuestas políticas y económicas.

En el mundo de hoy, es evidente que el profesor A. tiene una mayor probabilidad de obtener el dinero, no porque las enfermedades de las ubres sean científicamente más interesantes que la mentalidad bovina, sino porque la industria lechera, que se beneficiará de la investigación, tiene más influencia política y económica que el grupo de presión de los derechos de los animales.

Quizá en una sociedad estrictamente hindú, en la que las vacas son sagradas, o en una sociedad comprometida con los derechos de los animales, el profesor B. tuviera más probabilidades.

Pero mientras viva en una sociedad que valora el potencial comercial de la leche y la salud de sus habitantes humanos por encima de los sentimientos de las vacas, será mejor que escriba su proyecto de investigación apelando a tales supuestos.

 

Palabras bien

El profesor B. podría escribir:

La depresión lleva a una reducción en la producción de leche.  Si comprendieramos el mundo mental de las vacas lecheras, podríamos desarrollar medicamentos psiquiátricos que mejoran su talante, con lo que la producción de leche podría aumentar hasta el 10%.  Calculo que hay un mercado global de 250 millones de euros anuales para los medicamentos psiquiátricos bovinos.

Y ahora ¿a quién le darías el dinero de la ayuda?

 

Conclusión

¿Le damos a las palabras toda la importancia que tienen?  En base a mi experiencia, muchos no se la dan.  Pero ya has visto cómo cambian las cosas si utilizamos bien o mal las palabras.

Para esto tenemos que conocer nuestra posición, nuestra Propuesta de Valor y la posición de la persona que decide.

Como he escrito más arriba, tenemos que vender la burra todos los días.  A cualquier persona y en cualquier lugar.

Tenemos que utilizar estas palabras para hacer ver lo que nuestro cliente va a conseguir con nuestros productos y servicios, no las características, ni qué vamos a hacer.

Porque a nuestros clientes le da igual lo que nosotros hagamos o vendamos.  Nuestros clientes lo único que quieren saber es qué van a ganar ellos o qué problema se les va a resolver.

¿Cuánta importancia le das en estos momentos a las palabras?  ¿Crees que, independientemente de tu respuesta de la pregunta anterior, puedes aumentar la importancia que tienen para ti las palabras?  (Pista para la segunda pregunta, la respuesta es siempre SI).

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Proceso de Compra ¿100% Emocional?

La semana pasada decía que para que nuestra Propuesta de Valor sea Fascinante tiene que conectar con las EMOCIONES de nuestros clientes, pero ¿cómo llegamos a esas emociones?

Albert Einstein nos dio la respuesta:

E=mc²

Emoción es igual al mensaje por Conocimiento al cuadrado

Fernando Moreno, una de las personas más inteligentes que yo he conocido, decía:  «cuando tomamos la decisión de comprar, estamos en estado 100% emocional.  Una vez que ya hemos tomado la decisión de compra pasamos a estado 100% racional, para justificar la decisión tomada«.

En base a esto se posiciona como objetivo número 1 detectar las emociones de nuestros clientes y conectar con ellas.  ¿Te acuerdas el anuncio de BMW de «¿Te gusta conducir?» ?.

Mi método para crear Propuestas de Valor Fascinantes sigue los principios de la teoría de Einstein para llegar a las emociones de mis clientes.

  1. Empiezo buscando y obteniendo el Conocimiento necesario entrando en #elterrenodelcliente con el Mapa de Empatía.  El Conocimiento vale su peso en oro, por eso este valor es al cuadrado.
  2. Luego trabajo el Mensaje con el Lienzo de Propuesta de Valor.
  3. Y con todo esto consigo llegar al estado emocional de mis clientes potenciales.  Que son los que necesitan organizar su negocio para que siga generando ingresos cuando ellos o ellas no están presentes.

(Si conoces a alguien que pueda necesitarme haznos un favor a los dos y ponnos en contacto, por favor 🙂 ).

Este artículo pertenece a la serie de los componentes invisibles que producen el éxito de nuestro negocio.

Si acabas de llegar a esta serie de artículos, o si ya los conoces pero quieres recordar la lista de componentes y volver a leer el contenido de los artículos ya publicados, aquí la tienes:

 

El Proceso de Compra es Emocional

Partiendo de esta base, creo que se hace necesario enumerar las emociones humanas.

Carlos Herreros, Investigador sobre la reinvención de las organizaciones, habla de las emociones en algunas de sus conferencias (este viernes 19/2 imparte una conferencia gratuita en Busining City.  Amplia información e inscríbete aquí).

Nos enuncia 8 emociones principales, que son las que aparecen en la imagen de este artículo:

  1. Tristeza
  2. Vergüenza
  3. Asco
  4. Enfado
  5. Miedo
  6. Sorpresa
  7. Alegría
  8. Confianza

Si te preguntas por qué he resaltado la alegría es porque para mí es la emoción más emocionante.  ALEGRÍA.  ALEGRÍA.  ALEGRÍA.  ALEGRÍA.  ALEGRÍA.

De estas 8 emociones principales, 5 de ellas son negativas.  Originan estrés.

Y sólo 3 son positivas.  Desencadenan placer.  Así que hay que cuidarlas (como oro en paño) y POTENCIARLAS.

¿Hacia qué emociones diriges tu mensaje?  Como decía la semana pasada, lo que todos buscamos en realidad es satisfacer una esperanza.  ¿Qué esperanza satisfaces a tus clientes?

Si conseguimos «apoderarnos» de las emociones de nuestros clientes, el proceso de compra será mucho más sencillo  y rápido.

¿Por qué?  Porque  logramos el Apego (fidelidad) de nuestros clientes.

Según la Real Academia Española, apego es:

Afición o inclinación hacia alguien o algo.

Wikipedia nos da una descripción más detallada de apego:

El apego hacia alguien se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, por medio de su interacción recíproca, y cuyo objetivo más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección.

No se trata de un sentimiento inmaterial, sino de conductas observables que comienzan de manera refleja.

Desde el punto de vista emocional, el apego surge cuando se está seguro de que la otra persona estará ahí incondicionalmente, lo que facilita que aparezcan la empatía, la comunicación emocional y hasta el amor entre estas personas.

UAU, ¡Esto es lo que yo busco para mi negocio!  ¿Y tú?

Queda claro que tenemos que conseguir el apego de nuestros clientes, pero ¿cómo?

 

El apego lo contagias con tu filosofía

En un principio había pensado utilizar una palabra menos fuerte que contagiar.  Había pensado en utilizar «transmitir».

Pero es que quiero resaltar la importancia de este nexo.  Por eso hablo de contagio.  ¡La necesidad que tenemos de contagiar a las personas de nuestro alrededor!

Desde nuestra filosofía generamos nuestro mensaje.  Nuestro mensaje es la historia que contamos.  Y esa historia es la que provoca el apego de nuestra Red de Contactos.

(Recuerda que en nuestra historia se reflejan muchas cosas, entre ellas nuestra actitud y nuestra pasión.  Aunque hoy no voy a entrar en esto.)

El apego es el adhesivo que nos une con nuestra Red de Contactos, a través de nuestra filosofía.

Por lo tanto para generar ese apego  indispensablemente necesitamos desatar las emociones de nuestros clientes, a través de un mensaje gestado desde el conocimiento que hemos adquirido entrando #elterrenodelcliente.

Es en este momento cuando nos hemos «apoderado» de las emociones de nuestros clientes.   Ya estamos dentro de su estado 100% emocional.

A continuación es cuando podemos aplicar todas esas técnicas de ventas que hemos aprendido.

(Como ves todos los componentes invisibles del éxito de tu negocio se interrelacionan constantemente entre ellos.  No son bloques individuales.  No se pueden estudiar ni desarrollar por separado.

Funcionan en simbiosis entre ellos mismos y al alterar uno de ellos se alteran todos los demás.  Tu misión:  mantener el equilibrio mientras creces (si quieres crecer) o mientras te mantienes (si estás cómodo con el tamaño actual de tu negocio).)

 


Con el artículo de la próxima semana terminaré (creo) esta serie sobre los componentes invisibles que generan el éxito de tu negocio.

¡NO TE LO PIERDAS!

 

Un saludo,

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Un Buen Producto es el Mejor Marketing. Mi Método para Crearlo

Por mucho dinero que nos gastemos en publicidad, si no tenemos un buen producto o servicio al final nuestro negocio no llegará muy lejos.

Pero ¿qué es un buen producto o servicio?

¿El que tiene mejores características?

¿O el que compra más gente?

Cada uno tendrá su opinión.  La mía es la segunda:  el que compra más gente.

¿Por qué hay negocios que tienen cola de clientes y otros, al lado, que están vacíos?

En la calle principal de mi barrio hay un bar en el que la gente espera en la calle para poder sentarse en una mesa a consumir.

Como te podrás imaginar en esa calle hay más bares.  Pero están casi vacíos.  Tienen mesas libres donde podría sentarse la gente a consumir.  Al fin y al cabo una cerveza es una cerveza, ¿no?

Por lo tanto debe haber algo más que sea lo que hace que la gente haga cola en la calle habiendo otras alternativas a su disposición.

Esto es porque estos negocios de éxito tienen una Propuesta de Valor que Fascina a sus clientes.

(La Propuesta de Valor es «ESO» que hace que la gente te compre a ti y no a los demás).

¿Tú tienes una Propuesta de Valor Fascinante?  Si tu respuesta es no, sigue leyendo porque te voy a dar los pasos que sigo yo para crear mis Propuestas de Valor Fascinantes.

Este artículo pertenece a la serie de los componentes invisibles que producen el éxito de nuestro negocio.

Si acabas de llegar a esta serie de artículos, o si ya los conoces pero quieres recordar la lista de componentes y volver a leer el contenido de los artículos ya publicados, aquí la tienes:

 

El Buen Producto que Quieren nuestros Clientes

Para los que no tenemos la capacidad de crear productos y servicios maravillosos sólo con ponernos a pensar, lo mejor es seguir una metodología.

En este artículo te voy a contar la metodología que yo sigo para crear mis productos y  servicios.  Una metodología que he ido puliendo durante los 5 años que llevo lanzando proyectos al mercado.

Lógicamente todo de se basa en el conocimiento adquirido, tanto de mi red de contactos, como conocimiento académico, y como, por supuesto, de mi experiencia.

A partir de ahí, me pongo a trabajar:

  1. Realizo un mapa de empatía para ponerme en el terreno del cliente.  Hace unas semanas escribí sobre esta herramienta (te he puesto el enlace), así que no voy a profundizar más.
  2. Desarrollo el producto o servicio en base al conocimiento adquirido:
    1. Fijo unas líneas maestras de calidad de los contenidos  que debo poner de base (de las líneas maestras hablaré en un próximo artículo, cuando termine esta serie de los componentes invisibles para el éxito de tu negocio).  Líneas que nunca deberé traspasar.
    2. Trabajo sobre las Cosas Qué Salen Bien para que este producto o servicio despunte por encima de la competencia.
    3. Le meto mi salsa secreta.  Qué como es secreta no te la puedo decir 🙂  Tú debes averiguar cuál es tu salsa secreta, que es tu personalidad y tu alma, para que tu producto o servicio sea único.
    4. Valoro las expectativas que voy a anunciar para conseguir clientes con las que dar lugar a la sorpresa cuando los adquieren.
  3. Y para terminar realizo un Lienzo de Propuesta de Valor para buscar el encaje entre las esperanzas de los clientes, que pueden ser obtener beneficios o aliviar frustraciones, y el producto o servicio que he diseñado.
  4. Siempre, siempre, siempre estoy atento de otras Propuestas de Valor Fascinantes para coger ideas e inspirarme.  Todas esas ideas las cuelgo en Facebook y puedes verlas aquí.

 

Y así es como creo mis Propuestas de Valor Fascinantes.  Este es mi sistema de trabajo con el que desarrollo mis productos y servicios, explicado en unas pocas líneas.  Obviamente , en la práctica lleva más trabajo.  Como decía Thomas Edison:

El éxito es un 1 % de inspiración y un 99 % de transpiración.

 

Tu Propuesta de Valor Fascinante

Tú también puedes crear tu Propuesta de Valor Fascinante.

Porque lo bueno del método que yo utilizo es que lo puedes utilizar tú para crear tu Propuesta de Valor Fascinante y tener un negocio que enamore a tus clientes.

Es un método que sirve para desarrollar cualquier tipo de producto y cualquier tipo de servicio.  Sirve hasta para la empresa de tratamiento de agua de mi amigo Pachi.

De hecho es el método que utilizo con mis clientes de consultoría para rediseñar la orientación estratégica de sus negocios.

Es un método que te permite conectar con las emociones de tus clientes.

Como verás en ninguno de los puntos hablo de aumento de gasto en publicidad ni en marketing.  Porque como digo en el título de este artículo:  un buen producto es el mejor marketing.

Para que nuestro producto o servicio sea el que más se vende debe ser el que mejor conecta con los clientes.

Debe ser el que les ayuda a satisfacer sus esperanzas, que en definitiva es lo que todos buscamos.

Esta esperanza puede ser obtener un beneficio o aliviar una frustración.

Pero esperanza al fin y al cabo.

Ahora tú también puedes conocer mi fórmula y aprender a utilizarla sin necesidad de trabajar directamente conmigo porque…

He creado una Master Class online con mi método para crear Propuestas de Valor Fascinantes.

Se llama Negocios que Enamoran y en ella he volcado todas mis expertas indicaciones que he ido aprendiendo y actualizando constantemente durante los últimos 5 años que estoy creando mis propios proyectos con total autonomía.

Para ampliar información de Negocios que Enamoran puedes ir a la web www.negociosqueenamoran.com.

En www.negociosqueenamoran.com podrás:

Esta es tu oportunidad para aprender a utilizar mi método de trabajo, aplicando los nuevos paradigmas y las nuevas creencias que te presento y desgrano en mi blog.

Negocios que Enamoran ya lo han visto más de 100 personas entre las pruebas de concepto que realicé en el verano de 2015 y los primeros usuarios de la Máster Class.

Más de 100 personas que ya están modelando sus productos y servicios para enamorar a sus clientes.

¿Quieres ser tú el próximo en enamorar a tus clientes y empezar a conseguirlos más y mejores sin aumentar el gasto en publicidad? 

Todo esto lo puedes conseguir con mi Master Class Negocios que Enamoran.  ¡No dejes pasar esta fantástica oportunidad de hacer avanzar tu negocio por las escaleras del éxito.

Negocios que Enamoran descripción


En el artículo de la próxima semana hablaré de las emociones y de qué relación tienen con Albert Einstein.

 

Un saludo,

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Cómo atraer Clientes con tu Propuesta De Valor

negocios que enamoran

¿Atraes a tus clientes o sales a buscarlos? Qué bonito sería saber cómo atraer clientes ¿Verdad?

Es posible que ahora estés pensando… otro artículo de ventas o de marketing como otros muchos que hay en Internet.

Sí.  No te voy a decir que no.  Pero este artículo y el anuncio que te hago al final está basado en mi propia experiencia buscando mi mercado durante los últimos dos años.

No soy experto en ventas ni en marketing.  Esto es fruto de mis pruebas, ensayos y errores.

Yo, al igual que tú, he leído muchos artículos, visto vídeo tutoriales gratuitos y de pago en los que daban los secretos de como atraer clientes.

¡Triplica las ventas en un mes y cosas así!  Cuando ya llevas una temporada intentando aprender te das cuentas que todos cuentan lo mismo, que dan los mismos consejos y que ponen los mismos ejemplos.

Has puesto en práctica esos secretos infalibles, pero a ti no te da resultado como a mi tampoco me daban.  Quizá te preguntes como yo hacía -¿será que lo estoy haciendo mal?-

Y sí, seguía los pasos lo más exactamente que podía, pero lo estaba haciendo mal.

Y todo porque no me contaban el mayor secreto de todos.  Algo para lo que no existe ninguna respuesta preestablecida.

Y ese algo era mi PROPUESTA DE VALOR.

Algunos tratan unas líneas indicándote que busques tu propuesta de valor.  Pero nada más.  A partir de ahí se ponen a contarte sus metodologías, trucos y consejos.  Y lo bien que les va a ellos usándolos.

Pero ninguna metodología sirve si no ofreces algo que interese a la gente.  Algo que tu cliente sienta de suficiente valor como para darte a ti una parte de su dinero en vez de irse a cenar o al cine con su familia.

Eso es tu propuesta de valor.

Para crear la tuya «sólo» tienes que averiguar qué es lo que quieren tus clientes.  Más importante aún… por qué lo quieren.

Así.  Tan fácil decirlo como difícil hacerlo.

 

Como atraer clientes según yo 🙂

Para crear una propuesta de valor que fascine a tus clientes no existen respuestas a preguntas preconcebidas.

Se trata de una búsqueda que tienes que hacer tú.

Y esta es mi experiencia haciendo la mía.  ¡Espero que te sirva de inspiración!

Lo primero que tienes que explorar es a ti mismo.  ¿Qué es lo que realmente quieres hacer?.  ¿Con qué te sientes cómodo/a?.  Esto es lo que te permitirá tener pasión por tu negocio.  Y transmitirla a los demás.

Como nos dice Silvia Leal en su último libro la pasión asegura el 35% del éxito de cualquier proyecto.

EL 35% ES UNA PASADA.

Además tu negocio tiene que estar apuntalado con tus valores y principios.  Si no crees que lo que haces es correcto, antes o después lo terminarás odiando.  Sentirás que estas en una cárcel.

Porque recuerda que tu negocio sólo es una herramienta para conseguir el estilo de vida que quieres.   Y al igual que todas las herramientas, si su uso no es natural termina haciendo callo.

Esta investigación no es fácil ni de corta duración.  Y seguramente, a medida que vas profundizando, vaya cambiando, evolucionando.  Y descubrirás cosas buenas que no conoces de ti mismo/a y también destaparás cosas malas que no reconoces en ti.

Tienes que ser sincero/a.  Ya somos mayorcitos como para saber encajar las cosas que no nos gustan de nosotros.

Es un viaje a tu interior para mostrar a las personas quién eres realmente.  Lo que pueden esperar de ti y lo que no.

Date cuenta que esto de los negocios trata sobre personas.  Personas que somos nosotros, que son nuestros clientes, proveedores y colaboradores.  No de números ni de estadísticas.

Quien me conoce sabe que mi formación es financiera.  Fui educado en el modelo racional de gestión de empresas.  Pero me he dado cuentas que las empresas que se basan en ese modelo racional ya no funcionan.

Porque como te decía antes esto va de nuestro trato con las personas.  Con los clientes que queremos que nos den una parte de su dinero.

Para cubrir gastos o para hacerte asqueroramente rico.  Eso depende de ti.  Y las dos opciones, e incluso todas las opciones intermedias, son totalmente aceptables y admirables.

Recuerda ahora mi artículo de la semana pasada en la que te planteaba una nueva visión de tu negocio.  Casi un nuevo paradigma porque no existen las preguntas difíciles, existen nuevas oportunidades.

El paso siguiente es profundizar en las necesidades de tus clientes.

 

¿Por qué quieren lo que quieren?

No es sólo saber qué quieren.  Si consigues saber por qué lo quieren podrás aportar soluciones que ellos ni se plantean inicialmente.

Esos negocios maravillosos que hacen de sus clientes apóstoles de su marca es debido a que el cliente se pregunta a si mismo -¿Cómo saben que yo quería eso? Nunca lo pedí-.

Y para poder saber lo que quieren antes incluso que el propio cliente tienes que entrar en lo que yo llamo el terreno del cliente.

Como ya has deducido el siguiente paso es averiguar las necesidades del cliente para aportar nuestra solución.

Una solución lo suficientemente relevante como para que nos dé una parte de su dinero.

Todo ese conocimiento que he ido recogiendo durante estos cinco últimos años para encontrar soluciones, aderezados con mi experiencia vital y profesional, lo he exprimido y sintetizado en mi master class online Negocios que enamoran.

En Negocios que enamoran te cuento en 60 minutos claves para que los clientes vengan ti.

 

Haz clic aquí para conseguir la master class Negocios que enamoran.

Aprovecha que ya viene el mes de diciembre y la navidad en los que tienes poco trabajo para estudiar las necesidades reales e interiores de tus clientes y así renovar tu propuesta de valor con el cambio de año para que empieces a atraer a más clientes y no tener que salir a buscarlos.

Si conoces a alguien que necesite actualizar su propuesta de valor comparte esta información con él o ella y hazle el mejor regalo de estas navidades 🙂

Luis



 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Es difícil cortarse el pelo uno mismo

¿Quién mejor que tú va a conocer tu negocio?

¿Quién mejor que tú va a tener buenas ideas para desarrollar y hacer avanzar tu negocio?

¿Quién mejor que tú va a percibir lo mejor para tu negocio?

¿Cómo alguien va a saber darte ideas que a ti no se te ocurran que te ayuden con tu negocio?

A todas estas preguntas te doy la razón.  Sí, nadie conoce tu negocio mejor que tú.

Pero hay veces que es necesario coger perspectiva para evaluar y valorar, objetivamente y con la mano en el corazón, cómo ha ido el negocio últimamente.

Normalmente esta perspectiva puedes hacerla tú.  De hecho te recomiendo que hagas esta perspectiva sobre tu negocio todos los meses.

Pero hay veces que con esto no es suficiente.  Hay veces que aún haciendo esta perspectiva no terminas de salirte del todo de la espiral de tu negocio para verlo de forma objetiva.

¿Ofreces a tus clientes todo el valor del que eres capaz?

¿Puedes hacerlo de otra forma que sea más rentable para ti?  Bien sea aumentado el valor (que no el precio) de la oferta o bien reduciendo costes.

Y es que … Es difícil cortarse el pelo uno mismo.

 

Hay gente que puede ayudarte

La mayor parte de las preguntas sobre tu negocio ya están respondidas.  Fiscales, contables, recursos humanos, marketing, ventas, distribución…

Puedes ponerte en contacto con profesionales expertos en estas áreas y dar respuesta a tus preguntas.

Todas estas tareas puedes incluso llegar a externalizarlas en mayor o menor medida.

Tareas de gestión a una gestoría.  Que si además te da asesoramiento fiscal, laboral y contable ya lo tienes todo en uno.  Ni siquiera es necesario que tengas conocimientos de este área, aunque si es recomendable.

Para la planificación y ejecución de marketing y ventas existen muchas empresas que pueden hacerlo.  Tampoco es necesario tener conocimiento sobre esto pero también es recomendable para poder determinar si funciona bien o no.

Pero existe una sola pregunta que no está respondida y que sólo tú puedes responder, ¿cómo creo y aporto más o nuevo valor a mis clientes y potenciales clientes para que me compren más o conseguir nuevos clientes?

 

La propuesta de valor

La propuesta de valor es ESO que hace que los clientes te compren a ti en vez de dejarse su dinero en cualquier otro lado.

Tus productos o servicios ¿van a transformar la vida a tus clientes?  ¿Son interesantes?  ¿O simplemente son uno más?

En estos momentos tu competencia (directa e indirecta) es cualquier otra oferta que exista en el mercado en la que tus clientes potenciales se dejen su dinero.

La única manera que tienes de captar la atención de esos clientes es crear una propuesta de valor FASCINANTE para que dejen su dinero en ti y no en otros.

Para crear una propuesta de valor fascinante de tus productos o servicios tienes meter tu personalidad y tu alma, eso que te hace diferente de los demás.  Ese alma que te hace a ti diferente será lo que haga diferente tu oferta.  TU INGREDIENTE SECRETO.

Esto puedes hacerlo tú sol@ sin necesidad de nadie más, buscando información por Internet u otros medios.

De hecho este verano te he recomendado el libro Diseñando la Propuesta de Valor donde tienes una metodología para hacerlo.

Pero como dice el título de esta entrada es difícil cortarse el pelo uno mismo… y hacerlo bien.

Cuando haces las cosas sol@ el proceso es mucho más lento.  Tardas mucho más en validar si tus hipótesis de negocio son ciertas o no.

¿No sería mejor poder testar tus hipótesis en una sola mañana con 10 potenciales clientes y recibir muchas más ideas generadas desde #elterrenodelcliente?

 

Taller para crear tu Propuesta de Valor

Nosotros podemos ayudarte.

Ven al taller de profundización de Negocios que enamoran.  Deja que los clientes vengan a ti.

En el taller vas a desarrollar y crear una propuesta de valor tan sumamente fascinante que haga que los clientes se gasten su dinero en ti y no en cualquier otra oferta que se puedan encontrar.

Entre todos los participantes vamos a ayudarte a crear esas buenas ideas para que hagas avanzar tu negocio.

Este taller es para ti:

  • Si tienes un buen producto pero no terminas de enganchar con tu cliente objetivo.
  • Si eres un profesional de servicios y ves que no consigues llegar al mercado o que te estás quedando sin él.
  • Si eres un comercio y ves que las grandes superficies y las cadenas te están ganando terreno.
  • Si eres un emprendedor que está empezando o que está desarrollando su idea.

Vas a aprender a diseñar una propuesta de valor desde el principio, centrándote en las Cosas Que Salen Bien y utilizando herramientas gráficas que te ayudarán a dar ese salto exponencial.

El taller tiene un aforo máximo de 10 participantes.

Limitamos el aforo para que pueda ser lo más productivo posible.  Con más participantes el trabajo no es efectivo.

Precio por participante 50 €. 

(Puede venir más de una persona por empresa pero consideramos que no es necesario)

El taller lo realizaremos el martes 3 de noviembre de 10 a 14 h en Busining Torre Europa, Paseo de la Castellana 95, Madrid.

Para participar en el taller escríbeme a llorenzorodrigo@gmail.com y te indico los pasos para realizar el pago.

RECUERDA QUE ESTÁ LIMITADO A 10 PARTICIPANTES.  ¡NO TE QUEDES SIN TU PLAZA!

Nota:  Este es el sitio donde vamos a realizar el taller

busining_torreeuropa

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis



 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Haz tú el primer trabajo de tus clientes

¿En qué condiciones luchas contra tu competencia?

Tienes una pequeña o mediana empresa.  Es posible que compitas con grandes cadenas o con grandes empresas que tienen mucho más músculo financiero que tú para hacer acciones de comercialización.

Los chinos que se están expandiendo por todas partes y entrando en nuevos sectores.

O cualquiera que sea lo que te hace competencia.

Sólo nos queda una alternativa para poder luchar contra ellos y ganarles.  Nuestra imaginación.  Bueno y también nuestra osadía (el mundo es de los osados, no de los inteligentes.)

En el artículo de hoy voy a hacer una sugerencia para aplicar imaginación en la propuesta de valor a nuestros clientes.  Algo que podemos hacer cualquiera de nosotros  por muy pequeña que sea nuestra empresa.

Es una gran ventaja competitiva que podemos incluir en nuestros productos y servicios y diferenciarnos de la competencia.

 

La imaginación al poder

Hacemos productos y servicios para solucionar problemas a nuestros clientes.  Hasta ahí bien. Pero nos quedamos en el terreno de nuestro negocio, no entramos en #elterrenodelcliente.

Algunos incluso intentan averiguar lo que quieren sus clientes y potenciales clientes para adaptar sus productos y servicios a lo que estos ansían.

Pero lo que hacen es introducir esa información que recopilan en los procesos de la empresa, deformando la información y cortando lo que no encaja. Por lo que mucha información crucial se queda por el camino.

Lógicamente ir modificando los procesos de las empresas en función de las variaciones de gustos, necesidades, caprichos, modas que van teniendo los clientes no es posible.

Seguramente ni Inditex pudiese hacerlo.

Así que la idea es trasladar una parte de la propuesta de valor al terreno del cliente.

¿Cómo?

Haciendo el primer trabajo que realiza tu cliente con tu producto o servicio.

 Y la mejor manera de explicarte qué es hacer el primer trabajo de tu cliente creo que es con…

 

Ejemplos reales

El primer ejemplo que te quiero poner son las tabletas de chocolate para hacer repostería.

Si haces repostería sabes que las medidas y cantidades de los ingredientes a utilizar tienen que ser exactas.

(Y si no lo sabes te lo digo yo, que mi mujer está haciendo repostería casera desde hace unos años y así no hay quien adelgace 🙂 )

Seguro que sí sabes que las tabletas de chocolate están «divididas» en onzas para que sea fácil partirlas.

Hay marcas que fabrican estas tabletas de chocolate para repostería en la que las onzas tienen un peso concreto y con toda la intención del mundo.

Por ejemplo, las onzas de una marca de tabletas de chocolate pesan 25 gr cada una.  Por lo que si la receta del pastel indica que tienes que utilizar 100 gr de chocolate, fácilmente sabes que tienes que utilizar 4 onzas.

Y así no tienes que estar con un peso para averiguar cuánta cantidad de chocolate son 100 gr.

Otro ejemplo, también del sector de alimentación, son las bolsas de ensaladas listas para comer.

Sólo tienes que comprarlas, abrirlas y aliñarlas.

¿Qué consumir esas bolsas de ensaladas es más caro que ir a la frutería a comprar los tomates, la lechuga, otros verdes y demás productos que echas en la ensalada?

Si es cierto.  Pero preparar esa ensalada lleva un tiempo: limpiar las hortalizas (pasarlas por agua, quitar las partes y hojas no utilizables, quitar algún gusano y cosas peores que a veces te encuentras) y trocearlas.

En estas bolsas de ensaladas ya está todo hecho.  Las hortalizas lavadas, limpiadas y troceadas.

Otro ejemplo.  Una empresa farmacéutica que suministra los medicamentos necesarios para una operación muy complicada.

Se dieron cuenta que antes de la operación una enfermera tenía que ir al quirófano a colocar los medicamentos en el orden en que se utilizan en la operación, siempre se utilizan en el mismo orden.  Por lo que es un tiempo, poco o mucho, que tenía que utilizar una persona en realizar el trabajo de ordenar los medicamentos.

Lo que hicieron es colocar los medicamentos en la caja para utilizar en el orden en que se utilizan en la operación.

Por lo que el hospital ya no tenía que utilizar una persona en realizar este trabajo y aprovechar ese tiempo para otras tareas.  Todos sabemos que en los hospitales siempre hay tareas que realizar.

Un último ejemplo programas informáticos autoinstalables y con una configuración predeterminada.

Con dar a siguiente, siguiente, siguiente y aceptar el programa ya se instala solo y queda preparado para empezar a utilizar.

Esto ayudó a democratizar el uso de los ordenadores.  Cualquier persona podía utilizar un ordenador.  Antes de esto sólo podían utilizar ordenadores los que tenían conocimientos avanzados de informática.  Que además eran considerados unos frikis.

 

¿Cómo sabían que yo quería eso?

Como ves esto «sólo» consiste en ponernos en la piel del cliente y conocer cuál es el primer trabajo que hace con nuestros productos y servicios.

La idea es facilitar la vida de los clientes realizando el primer paso que dan para usar nuestros productos y servicios.

Muchas veces me he topado con dueños de negocios de productos que me dicen que con productos no se puede hacer.  ¿Seguro que no?  Yo no estoy tan seguro.

¿A quién crees que va a comprar un cliente? ¿A productos iguales o a un producto o servicio que le facilita la vida haciendo el primer trabajo?

Los negocios maravillosos crean clientes apostólicos es debido a que el cliente se pregunta a si mismo ¿cómo sabían que yo quería eso? Nunca lo pedí.

Sólo hace falta imaginación, ganas para hacerlo y dejar de mirarte el ombligo

Además de salir de tu zona de confort.

¿Cuál es el primer trabajo que hacen tus clientes con tus productos o servicios?

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Las pequeñas GRANDES COSAS (libros para el verano 4)

Hola,

Ya está terminando julio.  No se a ti, pero a mi se me ha pasado volando.

Trabajando en un nuevo proyecto del que te hablaré la próxima semana.

Y para colmo, con nuevas oportunidades profesionales interesantísimas para la vuelta de las vacaciones.

Yo no me puedo quejar.  Deseo de corazón que para ti también haya sido un buen mes de julio.

Tanto si has tenido un buen mes como si no el libro que te recomiendo hoy te va a ayudar a mejorarlo mucho.

Las pequeñas GRANDES COSAS es el último libro de Tom Peters en el que nos da 163 trucos para conseguir la EXCELENCIA.

(Realmente son más de 163 porque además incluye 7 secciones especiales en las que desarrolla más ideas para conseguir la Excelencia.  Lo escribo con mayúscula porque Tom Peters también lo hace, y estoy comentando su libro).

Tom Peters ha escrito varios libros.  El primero de ellos fué En busca de la excelencia que está considerado un libro de empresa que cambió el mundo.

Desde entonces se le considera gurú de gurús del management.  Siempre ha estado relacionado, escribiendo y hablando sobre la Excelencia.

Excelencia como la mejor vía (¿única vía?) para alcanzar el corazón de tus clientes.

 

Las pequeñas GRANDES COSAS

En Las pequeñas grandes cosas: 163 trucos para conseguir la excelencia Tom Peters hace una recopilación de esas pequeñas cosas, vividas en primera persona, que son con las que realmente llegamos a nuestros clientes.

Esos detalles, o como él lo llama «cosas que me parecen sencillamente importantes, pero que los demás ignoran».

A sus seminarios y conferencias han asistido más de 3 millones de personas en todo el mundo.  En una ocasión uno de los asistentes describió el contenido como el «absolutamente necesario impacto de lo evidente«.

Y este libro es una selección de impactos de lo evidente.  Recogidos durante más de 44 años.

Conocí la obra de Tom Peters como pasan muchas de las mejores cosas en la vida, por casualidad.

En plena (maldita) crisis de los 40, que me está haciendo constantemente replantearme todo en la vida (excepto mi familia y mi club de fútbol), andaba yo dándole vueltas a que las teorías empresariales cada vez eran menos eficientes para ayudar a las empresas y pequeños negocios a salir adelante.

En un paseo sin rumbo por la biblioteca municipal de mi barrio tope con un libro de Tom Peters.  En este caso «Nuevas organizaciones en tiempos de caos» que me abrió los ojos a otra manera de gestionar empresas.

Un libro altamente recomendable.  Es el contenido de sus seminarios de un fin de semana pasados a un libro.

– Eh… Luis, no te desvíes.

 

Destripando el libro

El libro empieza con esta cita de Henry Clay, estadista norteamericano (1777-1852) que define perfectamente lo que  nos quiere transmitir en el libro:

Los gestos más pequeños y triviales son los que llegan más al fondo de un amable y agradecido corazón.

Como he dicho antes en Las pequeñas GRANDES COSAS nos encontramos con 163 trucos definidos y explicados con el estilo directo y contundente que caracteriza a Tom Peters.  Eso sí, siempre con buenos modales, por supuesto.

Algunos trucos tienen unas pocas líneas.  Otros varias páginas.  Pero todos están sintetizados al máximo.

Los trucos están agrupados en  41 clasificaciones como estas: Pequeño, Excelente, Oportunidad, Otros, Actitud, Iniciativa, Palabras, Red de contactos, Clientes, Cambio, Pasión, Innovación, Residuos, Diseño, UAU, Reimaginar, Éxito, Grande…

Y además nos «regala» 7 Secciones especiales para seguir profundizando y desarrollando la Excelencia en nuestros negocios.

 

Profundizando en el libro

En este artículo quiero profundizar en una de las secciones especiales del libro.

Pero antes quiero comentarte dos de Las pequeñas GRANDES COSAS que aparecen en el libro.

En concreto el truco 1 con el que empieza el libro: Lo importante es el ¡WC!

¿Se puede empezar mejor un libro de recomendaciones de gestión empresarial?

Si empezamos por el WC ¿cómo vamos a terminar?  Esto no te lo voy a decir.  Tendrás que leer el libro para averiguarlo.

También quiero reseñar el Criterio de contratación para el 100% de las personas: ¿Le gustaría ir a comer con esta persona?.

Y es que para cualquier puesto siempre hay que tener en cuenta la vertiente personal de cualquier candidato.

El ambiente laboral es fundamental para el éxito del proyecto.  No es necesario que estés «enamorado» de trabajador.  Son llevaros bien es suficiente.

Y esto no quiere decir que piense igual que tú (porque ya sabes que «donde todos piensan igual nadie piensa demasiado», José María Cardona Labarga).  Puede pensar distinto, pero si la relación está basada en el respeto mutuo, todos saldréis ganando.

 Y ahora la sección especial en la que quiero profundizar.

Los 50 primeros «¿Ha hecho usted…?»

En esta sección presenta 50 pequeñas primeras acciones que recomienda realizar antes de preocuparte por tu posición competitiva, buscar océanos azules y otras cosas abstractas que  las escuelas de negocio y los consultores estratégicos preferirían que hiciéramos.

Son cosas prácticas que mejorarán nuestra salud estratégica a corto y largo plazo.

Poniendo en práctica estos ¿Ha hecho usted…? mejorará directamente nuestra posición competitiva y será innecesario perder el tiempo en gráficos y otras tablas.

Estos son algunos de los ¿Ha hecho usted…?

  1. ¿Ha llamado a un cliente… hoy?
  2. ¿Ha visitado algún cliente… en los últimos 10 días?
  3. ¿Ha agradecido a algún empleado de cara al público su magnífica actitud… HOY?
  4. En la última semana-mes ¿ha visitado/llamado algún cliente interno o externo para preguntar, solucionar o disculparse por alguna pequeña o gran cosa que salió mal? (¿No tiene motivos? De ser cierto – en su cabeza – está más alejado de la realidad de lo que me atrevo a imaginar.  Lástima)
  5. En las dos últimas semanas ¿se ha reunido informalmente con algún empleado o colaborador para hablar acerca de «lo que hacemos bien» o «mal» y acerca de «¿cómo hacer que este trabajo sea lo más parecido <<al trabajo de sus sueños>>?».
  6. ¿Se sabe los nombre de los hijos de todos los que responden ante usted? (Si la respuesta es no, tiene treinta días para lograrlo.  No, espere, borre los 30 días: mejor quince.)
  7. En el último año, ¿ha dedicado un día entero fuera de la oficina a hablar de las aspiraciones individuales (y de grupo)?

Y termina la lista con:

50. Ha llamado a un cliente… HOY

Y aquí termino mis recomendaciones de libros para este verano.

Se que a algunos sí os he inspirado algunas lecturas.  Espero que os sean tan provechosas como a mi.

Como te he comentado al principio, la próxima semana te presentaré un nuevo proyecto en el que estoy trabajando con más personas y que, creemos, puede ayudar a muchos pequeños dueños de negocios como tú para salir adelante.

NOTA: El enlace que he puesto al libro es un enlace de afiliado a Amazon.  Esto quiere decir que si compras el libro accediendo desde mi enlace me llevaré unas perrillas.  Ya que les doy publicidad al menos me llevo algo ¿no?.  Si quieres comprar el libro desde otro enlace porque te molesta mi enlace de afiliación, eres totalmente libre.  Y además yo no me iba a enterar.

El libro te va a costar lo mismo desde cualquier sitio, sólo que con mi enlace Amazon me da una comisión sobre el importe del libro.

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Diseñando la propuesta de valor (libros para el verano 1)

Hola,

Ya estamos en julio, ya ha llegado el verano. Descanso. Tiempo libre. Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Playita (para el que quiera). Montaña (para otros). Viajar por el mundo… ¡tantas cosas se puede hacer en verano!

Y otra de las cosas para las que tenemos más tiempo en verano y que podemos hacer es leer (más).

Tenemos tiempo para poder leer esos libros que llevamos posponiendo todo el año.

Así que yo he decido que durante este mes de julio voy a proponerte 4 libros para ocupar tu tiempo durante este verano.

Obviamente los libros son sobre la temática de mi blog. Si quieres que te recomiende algún libro a título personal escríbeme y lo hago 🙂

Hay gente que utiliza el tiempo libre del verano para reciclarse, para actualizarse y aprender cosas nuevas para mejorar su negocio o profundizar en áreas que ya conoce.

Si tu eres de estas personas para ti serán mis recomendaciones.

 

Diseñando la propuesta de valor

El primer libro que te voy a recomendar es “Diseñando La Propuesta De Valor” de Alexander Osterwalder, Yves Pigneur, Gregory Bernarda, Alan Smith y Trish Papadakos.

He decidido recomendar este libro el primero de los 4 que voy a recomendarte para que puedas profundizar en los últimos talleres que he estado haciendo.

Si has asistido al taller Negocios que enamoran. La propuesta de valor este libro te va a venir muy bien para trabajar la herramienta Lienzo de propuesta de valor que vimos en el taller.

Este es libro que han escrito los creadores de la herramienta para presentar el Lienzo de propuesta de valor y desarrollar vías e ideas de uso del lienzo.

No voy a describir el uso del lienzo en este artículo porque no es el adecuado. Esto lo dejo para septiembre.

 

Destripando el libro

El libro lo dividen 4 bloques de aprendizaje:

  1. Lienzo: donde describen la estructura del lienzo y cómo utilizarlo.
  2. Diseñar: para realizar un análisis de qué es lo que crees que van a querer tus clientes, las tareas que quieren realizar, con los beneficios y frustraciones que esto les conlleva.   Así como el análisis de tus productos y servicios y de cómo, en teoría, crearan esos beneficios o aliviarán esas frustraciones que buscan tus clientes.
  3. Probar: en el que nos presentan distintas maneras de hacer llegar nuestras nuevas ideas a nuestros clientes o posibles clientes.
  4. Ajustar: y el último bloque lo dejan para darte ideas de cómo mejorar la propuesta de valor que lanzas a tus clientes en base a los resultados que has tenido de las pruebas.

Aunque el libro está muy enfocado a startups que quieren montar una gran empresa a nivel planetario (la semana pasada di mi opinión sobre estos tipos de emprendimiento), también lanzan ideas para empresas que ya están constituidas y que necesitan o quieren actualizar sus propuestas de valor.

Así que sabiendo esto, cuando leas el libro, si lo lees, tendrás que ir adaptando el mensaje que dan a las necesidades de tu negocio. Y como es normal y nos pasa a todos, no todas las ideas que dan y propuestas que hacen no valen.

Céntrate en las que pueden ayudarte a mejorar tu negocio.

De los 4 bloques el que yo te recomiendo que te centres más es en Diseñar.

 

Profundizando en el libro

En este bloque explican bastantes maneras de cómo hacer un estudio de tus clientes.

Un estudio para averiguar qué es lo que quieren tus clientes. Las tareas que quieren hacer. Los beneficios que buscan obtener con estas tareas. Las frustraciones que les conlleva realizar estas tareas.

Este es el primer paso, y fundamental, para crear una propuesta de valor que realmente enamore a tus clientes.

También nos enseñan cómo valorar e interpretar el contexto en el que se mueve tu cliente. Dependiendo del contexto la propuesta de valor cambia. No es lo mismo una situación de necesidad que una situación de placer.

Quizá tus productos o servicios sirvan para resolver las dos situaciones, pero la propuesta de valor que tienes que presentar a tus clientes es distinta.

Proponen maneras de presentar tus nuevas ideas a tus clientes para valorar si les interesan o no de forma rápida y barata, porque tampoco es cuestión de gastarse mucho dinero el algo que no sabemos si va a funcionar ¿no?.

Y tienen un capítulo que me llamó especialmente la atención porque normalmente no es algo que aparezca en los libros. Por donde empezar.

Dan una serie de ideas, consejos y situaciones para empezar a desarrollar la propuesta de valor.

Dan alternativas de lo que podrías hacer para empezar con tu propuesta de valor, presentando casos reales.

De dónde sacar ideas.

Qué tipo de estrategia escoger:

  • Esto es si vas a buscar un problema, impulso a la tecnología (que es lo que hacen muchas de las startups tecnológicas), a través de un invento o innovación;
  • o si vas a encontrar una solución, demanda del mercado, detectando una necesidad ya existente y proponiendo una solución.

Para este último tipo de estrategia, que es la que tienen los clientes con los que yo trabajo, es decir, negocios como el tuyo, nos dan varias maneras identificar trabajos de gran valor para los clientes y cómo seleccionar los más importantes.

También nos presentan un ejercicio que me ha parecido interesantísimo. Seis maneras de innovar a partir del perfil del cliente. Este ejercicio merece un artículo a parte que seguramente escriba en septiembre.

También abordan cómo recoger opiniones de manera productiva que luego podamos incorporar a nuestro proceso de desarrollo de la propuesta de valor para mejorarla e ir centrando mejor el objetivo.

¡Conseguir más y mejores clientes!

Porque la única manera de crear valor para tu negocio es creando valor para tus clientes de forma sostenible en el tiempo.

Y hasta aquí el artículo de esta semana.

La próxima semana te presentaré el libro Reinicia. Un libro que me hizo cambiar radicalmente la manera de ver las empresas.

P.D.: El enlace que he puesto al libro es un enlace de afiliado a Amazon.  Esto quiere decir que si compras el libro accediendo desde mi enlace me llevaré unas perrillas.  Ya que les doy publicidad al menos me llevo algo ¿no?.  Si quieres comprar el libro desde otro enlace porque te molesta mi enlace de afiliación, eres totalmente libre.  Y además yo no me iba a enterar.

El libro te va a costar lo mismo desde cualquier sitio, sólo que con mi enlace Amazon me da una comisión sobre el importe del libro.

Un saludo y ¡qué tengas una fantástica semana!

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Mi cliente ideal

Supongo que ya sabes lo que es el Cliente ideal.  Esos que son los que más dinero te dejan porque tus productos o servicios son la solución perfecta para que resuelvan sus problemas o para que consigan sus beneficios.

Si es la primera vez que lees este término puedes ampliar información.  En la página del enlace hablan del cliente ideal para negocios online, pero sirve igual para cualquier tipo de negocios tradicionales.

Pero hoy quiero explicarte cuál es mi cliente ideal.

Todas las semanas comparto mis modestos conocimientos contigo, a través de este blog, para intentar ayudarte a tener un negocio escalable que te permita conseguir tiempo real y de calidad para volver a disfrutar de tu familia y de tu ocio.

Así que esta semana me vas a permitir que te diga cual es el tipo de cliente ideal con el que yo trabajo con mis servicios directos.

Estas son las personas que si te las encuentras te agradeceré que me pongas en contacto con él/ella por si quiere que yo le ayude también a hacer que su negocio trabaje para ellos haciéndolo escalable.

 

El cliente ideal para Luis Lorenzo.

Después de haber desarrollado una propuesta de valor desde el terreno de mi cliente potencial, tal y como enseño en los talleres «Negocios que enamoran» (todavía estás a tiempo de asistir a alguno en Madrid, más información aquí), he decidido que mi cliente ideal son de dos tipos:

  1. Dueños de negocios que no podrían irse un mes de vacaciones totalmente desconectados porque su negocio se HUNDIRÍA.
  2. Mujeres empresarias que están muy orgullosas de lo que han conseguido, pero que o no saben como seguir haciendo crecer su negocio, o que ya están cómodas con el tamaño de su negocio pero que ahora quieren tener más tiempo para ellas y para disfrutar de lo que han conseguido.
  3. Empresari@s de +50 años que ya tienen un negocio asentado y que quieren empezar a reducir sus tareas ejecutivas para liberar tiempo y empezar a disfrutar del estilo de vida que buscaban al crear su negocio.

Si alguna vez te encuentras con alguien así y nos pones en contacto los dos te estaremos enormemente agradecidos.

Él o ella por ayudarle a conseguir el beneficio en tiempo de calidad que desea, y yo por haberme conseguido un cliente 🙂 .

 gracias cliente ideal

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora