¿Qué es Ser Empresario?

Un empresario es aquella persona que resuelve un problema a otras personas a cambio de dinero.

Repito.

Un empresario es aquella persona que resuelve un problema a otras personas a cambio de dinero.

¿Hay algo malo en esto?

Parece que sí, porque en este país ser empresario está mal visto en algunos sectores de la sociedad.

Pero me niego a aceptarlo.

Igual que se niegan los más de 350.000 empresarios que hay en España, entre autónomos, microempresarios, pequeños, medianos y grandes empresarios.

Algunos son delincuentes, pero la mayoría son honrados.

Algunos se aprovechan de sus trabajadores, pero la mayoría les tratan como a alguien de su familia.

Ante este panorama de la mala imagen que tiene ser empresario, a muchos, al principio, les cuesta mucho cobrar a sus clientes.  No vender, sino después ir a cobrar.

Desde pequeños nos han inculcado lo malo que es el dinero.  Que si lo tienes tú se lo quitas al otro.  Y tantas otras nefastas creencias.

Estos conceptos han ido cambiando poco a poco desde que Adam Smith publicara La riqueza de las naciones hace 240 años.

La creencia entonces (y que algunos se empeñan en mantener hoy) era que sólo hay una tarta para repartir y que si coges más cantidad de tarta es porque se la estas quitando a otra persona.

El planteamiento que hace Adam Smith es que hay más de una tarta, todas las tartas que se necesiten para generar todo el dinero que se requiera, pero aún así se siguen teniendo creencias limitantes respecto al dinero.

(Adam Smith fue el precursor del liberalismo económico y cada uno tenemos nuestras creencias sobre este tema. Todas igual de respetables.)

 

¡Ánimo empresario!

Los empresarios aportan valor a la sociedad.

Resuelven problemas a la sociedad.

Permiten conseguir deseos a la sociedad.

Si no te parece mal nada de todo esto, anímate y da el paso.  Hazte empresario si es lo que quieres.

Libérate de esas creencias limitantes.  Cobra por tu trabajo.  Cobra más o cobra menos, pero cobra.

No es cierto que si ganas mucho dinero eres malo, como hemos visto antes.  Cuanto más dinero ganes más valor puedes aportar a la sociedad:  creando empleo, pagando impuestos, dando alegrías a tus clientes.

Si ganas mucho dinero puedes ayudar a otras personas que su sistema de creencias les lleva a ser pobres, mediante donaciones a organizaciones no gubernamentales.

Rodéate de otras personas que también piensan que el dinero es bueno.  Esto te ayudará a afianzar tu sistema de creencias y de valores.

 

¿Qué valor aportas?

Eso depende de ti.  ¿Qué es lo que mejor sabes hacer?  O mejor aún ¿qué es lo que te apasiona?

¿Lo que te apasiona podría hacer feliz a otras personas?

Si es que sí, genial.  Ahí hay una oportunidad de negocio.

Ya «sólo» queda averiguar si esas otras personas son la cantidad suficiente para poder crear una empresa.  Lo que se llama la masa crítica.

He puesto sólo entre comillas porque ese «sólo» implica muchas cosas.  Todas las cosas que permiten sacar un negocio adelante.

Y ahí es donde intento aportar valor, ayudándote a sacar tu empresa adelante con este blog, donde aporto mis ideas, pero sobre todo con mis cursos online que encontrarás en este enlace.

Muchas veces los empresarios nos sentimos solos.  Pero aún así, la mayoría, seguimos adelante… porque lo llevamos en la sangre.

Si crees que este artículo puede ser motivador para otros empresarios, por favor, compártelo.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

¿Por qué lo llaman monetización cuando lo que quieren es hacer dinero?

Hoy quiero hacer una pequeña reflexión sobre algo que está ocurriendo desde hace algunos años y que tiene mucho que ver con una parte de nuestra cultura.

Y es no llamar a las cosas por su nombre.

Ese problema que tenemos en España con todo lo relacionado con el dinero.

“Hablar de dinero es de mala educación” y frases de ese tipo que oímos cuando éramos pequeños. Con esos tabús sobre el dinero hemos crecido y ahora se traspasan al ámbito de los negocios y del emprendimiento.

Dicen monetización en vez de hacer dinero que realmente es lo que quieren conseguir.

La semana pasada hablaba de precios competitivos cuando lo que realmente quieren decir es precios bajos.

¿Por qué no quitamos estos tabús de nuestra “jerga de negocios” y llamamos las cosas por su nombre?

¿Por qué no dejamos de esconder la realidad y la afrontamos tal como es?

No tiene nada de malo querer hacer dinero con tu negocio.

De hecho la gran mayoría de los emprendedores lo que quieren es montar un negocio del que vivir toda su vida y ganar dinero con él. Sobre esto ya hablé hace unas semanas en Ego versus Resultados.

Cambiar el nombre a las cosas no hará cambiar la idea que se tiene en éste país sobre los empresarios.

Esa idea que tienen algunos de que los empresarios somos malos, egoístas, explotadores, y muchas otras cosas.

Para cambiar esa idea que tienen muchos sobre los empresarios lo que tiene que ocurrir es que no haya empresarios así, que todos sabemos que los hay.

Esta es la realidad sobre la que cuestionaba antes.

Lo que tenemos que hacer entre todos los pequeños, medianos y grandes empresarios es trabajar para que NO existan más ese tipo de empresarios dañinos que desacreditan a todos los demás (también es cierto que estamos desacreditados a los ojos de quienes quieren verlo así).

Pero ésta es otra historia, como decían en Irma la dulce.

Hoy abogo por seguir llamando las cosas por su nombre y enfocarnos en buscar la rentabilidad de todas y cada una de las pequeñas y grandes empresas que ya existen, de los emprendedores que están creando su negocio y de los negocios que se crearán en el futuro.

No mareemos la perdiz con cosas que nos hagan distraernos, aunque sea un milímetro, de nuestro foco. Como es cambiar el nombre de las cosas.

Y si hablamos de monetización mejor hacerlo de “billetización” como dice Alejandro Vesga, director de la revista Emprendedores.

Si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo en tus redes … ganas 1 hora de vida cada vez que compartes 🙂

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora