Nuestra Mayor Fuente de Inspiración

Nuestra mayor fuente de inspiración es nuestro instinto de supervivencia.  Ese instinto que hemos intentado sepultar durante los últimos siglos de raciocinio.

Cuando estamos bloqueados, paralizados y sin ideas.  Cuando estamos en una situación complicada y no sabemos que hacer… seguir nuestro instinto de supervivencia (desarrollado durante unos 6 millones de años) es una buena elección.

Ya nadie puede negar que lo que se denomina Cuarta Revolución industrial ya está aquí.  Es la revolución tecnológica.

Esta revolución viene para sustituir, en unos 5-10 años, por máquinas y ordenadores más del 70% de los puestos de trabajo que ahora realizan personas.

Se llevará por delante tanto a empleados como a empresarios sin distinción, porque la salida de la «crisis» actual será cuando esto ocurra.

Pero hay algo en lo que siempre estaremos por delante de las máquinas y que, hasta el momento, no se puede programar.

El miedo a morir no se puede programar: y esto es lo que nos da nuestra capacidad de improvisación.

Nuestro instinto de supervivencia nos permite improvisar, soltar el libre albedrío y tomar decisiones sin ninguna lógica aparente.

Sólo porque, como dice Simon Sinek (minuto 8 más o menos), lo sentimos.  Y esos sentimientos nos permiten tomar algunas decisiones carentes de toda lógica (como emprender, por ejemplo) 🙂

Hace un par de meses escribía en otro artículo que las oportunidades profesionales se polarizan.  Muchas personas deberán dejar de anteponer decisiones racionales y que, a simple vista, parecen más acertadas o, al menos, más seguras y salir de su zona de confort.

Toda la magia se encuentra fuera de la zona de confort.  Es una zona oscura e inhóspita, pero es donde están las oportunidades.

 

¿Cómo Desatar nuestra Inspiración?

Yo no soy experto en esto, así que lo único que puedo hacer es comentarte cómo lo hago yo.  No es nada del otro mundo, pero a mi por el momento me sirve.

(Hay algunas técnicas, como el Mindfulness, dicen que van muy bien.  Yo aún lo la he probado, pero lo haré.  Cualquier cosa que te ayude a relajarte es suficiente, aunque sea un paseo por el parque.)

Yo no sigo una metodología definida ni unos pasos concretos.  Simplemente pongo en práctica las cosas que en mi experiencia he visto que funcionaban.

  • Leo mucho.  Leo constantemente.  No leo todo lo que me gustaría, pero sí en cantidad que estimo suficiente.
  • La mayoría de los libros son sobre mi temática profesional, cualquier cosa relacionada con las empresas y las personas que las componen.
    • Pero también leo sobre otras temáticas, que me dan muchas ideas para desarrollar en mis reflexiones e implantar en mis servicios de consultoría y formación.
    • También me gusta leer otros con puntos de vista distintos a los míos, lo que me permite tener mayor amplitud de miras.  Esto no significa que les de la razón, pero analizo mi opinión por si estoy equivocado.
  • Intento usar el sentido común.
  • Intento empatizar con las personas.  Para esto utilizo en ocasiones el Mapa de Empatía, aunque en ese artículo está enfocado hacia los negocios, el mapa puedes utilizarlo para cualquier finalidad.
  • Intento liberarme de mis prejuicios.
  • Durante lapsos de tiempo intento no pensar en nada, desconectar el cerebro consciente, para que aflore mi subconsciente y salga mi instinto.
  • Extraigo conocimiento además de con la lectura (y visionado de vídeos), hablando con otras personas.  También en mi día a día personal.
  • Las ideas que tengo, ya sean de negocio o personales, las paso por el filtro de mi experiencia profesional y/o personal, para hacer una validación inicial.
  • Estoy atento, con la mente abierta a recibir todas las señales posibles para que mi subconsciente pueda «hacer de las suyas».
  • Intento ser creativo.
  • Reviso mis prioridades regularmente y analizo las prioridades de los demás.
    • Los humanos no somos seres racionales que sentimos, somos seres emocionales que pensamos.  En el terreno profesional considero importante conocer las prioridades de los demás para que mi inspiración profesional vaya bien dirigida.
  • Tengo mi tiempo de relajación y descanso para disfrutar con mi familia.
  • Y por supuesto intento ser feliz.

 

Conclusión

Como ves, no es una metodología con una serie clasificada y ordenada de pasos a seguir.  Están todos ahí y conviven en simbiosis.

Es cierto que las personas se sienten más cómodas con una serie de pasos bien ordenados cronológicamente.  Esto es porque los seres humanos somos máquinas de buscar patrones. Sobre esto hablaré próximamente.

Yo creo que la vida no son pasos clasificados y ordenados cronológicamente.  Este «juego» es bastante más complejo.  Y además, en cualquier momento nos cambian las reglas del juego.

Sea como sea, liberémonos de las ataduras del miedo al futuro, porque pronostican que el futuro es peor de lo que parece.

Liberemos nuestro instinto para encontrar una manera de aportar valor.  Ya somos más de 7.000.000.000 de personas en el mundo.  A alguna habrá que podamos aportar valor ¿no?.

Y, en el mundo occidental, una gran parte de esa población va a tener más de 50 años.

El instinto de supervivencia nos ayuda a seguir adelante y a salir del pozo en el que estamos.  Una prueba de esto nos la da Benito A. de la Morena.

 

¿Tú das otros pasos para inspirarte?  Por favor, compártelos con todos nosotros en los comentarios y así que podamos inspirarnos más y mejor.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Nuestro Cerebro Nunca Pierde Valor con Aprendizaje Constante

Así, a bote pronto, no consigo encontrar ninguna cosa, ningún activo (hablando en términos económicos), que tenga la capacidad de no devaluarse nunca.

Casas, terrenos, acciones, oro… pero también formación, conocimientos, tecnología, modelos de negocio y todo lo que me viene a la cabeza en estos momentos.

Todo tiene posibilidad de perder valor menos una cosa.  Nuestro cerebro.

A no ser que queramos depreciarlo nosotros mismos, claro.

Nuestro cerebro es la única herramienta que nunca nos va a fallar y qué siempre podremos utilizar para salir adelante.

En cualquier situación, por muy mal que nos encontremos, el uso que hagamos de nuestro cerebro es lo que condicionará el éxito o el fracaso de la situación.

Esto lo demuestra perfectamente Viktor Frankl en su maravilloso libro El hombre en busca de sentido.

En este librito el doctor Frankl demuestra claramente lo poderoso que puede ser nuestro cerebro.

También hablan del poder del cerebro los que escriben libros sobre cómo hacerse rico, como Napoleon Hill o T. Harv Eker.

¿Y cómo mantenemos nuestro cerebro en forma?  Una buena alimentación y aprendizaje constante.

 

Aprendizaje constante

Sobre alimentación no te voy a hablar, principalmente porque, además de comer, no sé mucho más.

Pero de lo que si sé algo más es de formación y de aprendizaje.

Los empresarios de éxito nunca han perdido la capacidad de aprender.  Siguen queriendo aprender constantemente.  Este es uno de los secretos que les ha llevado a donde están.

Y por empresario de éxito no me refiero a los que han creado multinacionales, que también, pero no hablo de ellos.

Me refiero a cualquiera que tenga una empresa, aunque sea pequeña o un profesional independiente, y que sea capaz de mantenerla abierta.

Hablando en términos Darwinistas, la capacidad de adaptarnos a los cambios nos la da principalmente los nuevos aprendizajes que obtengamos.

Los que creen que lo saben todo «están muertos».  Es posible que aún no lo sepan, pero es cuestión de tiempo.  Antes o después cerrarán.

Puedes saberlo todo sobre los productos y servicios que ofreces, cosa que dudo porque siempre salen novedades.

Vale, también estás atento a las novedades, pero ¿hace cuanto que no aprendes nuevas técnicas de venta? ¿sobre las variaciones del mercado (ya no compramos como antes)? ¿sobre tecnología para implantar en tu negocio?

Siempre hay algo nuevo que aprender sobre nuestro negocio.  Por ejemplo, desde hace unos años, con el desarrollo de la Neurociencia, se están haciendo nuevos descubrimientos fascinantes sobre el comportamiento humano.

Si llevamos eso a nuestro negocio, el conocimiento cierto de cómo se comportan los clientes ¿no crees que sería bueno para nuestro negocio?

Y para los que tengan empleados ¿no crees que tener una mayor conciencia de cómo funcionan te ayudará a que sean más productivos?

 

Aprende también de otras cosas

Hace unas semanas escribí que la magia se encuentra fuera de la zona de confort.

Siempre que hablamos sobre salir de la zona de confort es para crear una zona de confort más grande sobre la que poder progresar.

Para dominar este espacio inseguro que está fuera de nuestra zona de confort y hacerla más grande sólo podemos hacerlo aprendiendo cosas nuevas.  Esas que nos permitan dominar este espacio incierto, domarlo y hacerlo nuestro.

Para esto, una de las cosas que mejor me ha funcionado a mi es aprender sobre temas que no conozco.

Créeme, esto me ha hecho crecer mucho más de lo que yo me esperaba, porque me ha permitido ver desde distintas perspectivas el trabajo que realizo y aportarle mucho valor.

Nuevas ideas.  Nuevos puntos de vista fundamentados que me han llevado a adentrarme y conocer otros matices de las empresas en los que hasta entonces no me había percatado.

Como los intangibles que son los que hacen que las empresas sigan funcionando o tengan que cerrar.

¿Has aprendido algo sobre los intangibles que afectan a las empresas en los últimos dos años?

Hace varios meses escribí una serie de artículos en los que hablaba de algunos de estos intangibles.  Hay más, pero yo me centré en los siete que yo considero más importantes.

Mi educación es financiera y durante muchos años he creído y defendido que la gestión económico-administrativa es lo más importante para que los negocios funcionen.

Hace ya varios años me di cuenta que esto no es cierto.  La gestión es necesaria e importante, pero en otro plano.

Lo más importante son las personas.  Las personas a las que sirve la empresa como clientes, empleados, proveedores, colaboradores, …

 

Yo puedo ayudarte

Si tú también quieres progresar sobre los intangibles de tu empresa, yo puedo enseñarte todo lo que he aprendido en estos años, concentrado en 8 semanas, en la nueva edición del workcamp online de Programa para Progresar en lo Intangible.

Un programa formativo avanzado especialmente diseñado para desarrollar, con una metodología de trabajo totalmente novedosa, los siete factores intangibles que, creo, son los que generan el 90 % del éxito de las empresas:

  1. Red de contactos, calidad cualitativa de las personas con las que nos rodeamos.
  2. Comportamiento, interno con nosotros mismos y externo con la red de contactos.
  3. Conocimiento adquirido, cómo y qué información podemos extraer de la red de contactos.
  4. Comunicación, para hacer llegar nuestro mensaje y que se alineen con nosotros.
  5. Emociones, para llegar a lo más profundo y destacar por encima de los demás.
  6. Confianza, para poder delegar con eficacia y establecer puentes.
  7. Imaginación/Creatividad, para encontrar nuevas maneras de sorprender a los componentes de nuestra red de contactos.

Si quieres conocer más información o inscribirte en el workcamp haz clic aquí.

Sólo habrá 10 participantes.  Y cuanto antes te apuntes podrás disfrutar de un mejor precio de inscripción.

Este es el vídeo de presentación donde podrás ver casi toda la información:

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Las Oportunidades Profesionales se Polarizan

Es innegable que a las máquinas han llegado para quedarse.

Ya no son sólo los robots de las fábricas.  Son los drones, la impresión 3D, el Internet de la cosas, la computerización y robotización de todo lo que nos rodea.

Desde la Revolución Industrial, cuando se inventaron máquinas que facilitaban el trabajo de las personas, siempre ha habido una evolución constante de la tecnología para desarrollar estas máquinas.

Y siempre ha sido necesario que las personas adquiriesen unos relativos conocimientos para poder hacer funcionar esas máquinas.

Posteriormente se empezaron a controlar algunas máquinas desde los ordenadores.

Todo esto ha seguido evolucionando y ahora, quien hace funcionar casi todas las máquinas, son los ordenadores.  Y esto, por supuesto, sigue evolucionando hacia más.

Lo llaman la Cuarta Revolución Industrial, y ya ha llegado.  Y ha llegado para quedarse.

Bueno, esto es la evolución (aunque no voy a entrar a debatir si esta afirmación es correcta o no) y, tal y como nos enseño Mr. Darwin, tendremos que adaptarnos o extinguirnos.

Pero en base a este pequeño resumen de la situación (puedes encontrar mucha más información sobre esta «invasión de las máquinas» en Internet) se puede extraer una conclusión.

Las opciones de trabajo que nos quedan se están polarizando en ser tecnólogo o en cualquiera que tenga relación directa con las personas.

Y yo voy a hablar de lo mío.

 

Personas

Hay mucha gente con mensajes catastrofistas de que «el fin del mundo está cerca» por esta Revolución Tecnológica.  Pero se quedan ahí.  En asustar a la gente que les quiera oír.

Yo llevo varios años escuchándolos y sí, estoy de acuerdo con ellos, la «invasión de las máquinas» ya está aquí, no es algo que vaya a ocurrir dentro de 10 años.  Es ahora.  Hoy.

Pero queremos soluciones, no sólo mensajes de miedo.

Yo prefiero centrarme en las personas e intentar encontrar soluciones.

Algo habrá que hacer con toda la gente que se está quedando sin trabajo.  Porque son muchos los mayores de cuarenta años que difícilmente volverán a encontrar un trabajo, porque la salida de la crisis implica que su trabajo lo hará una máquina.

Para los que ya no podemos subirnos al carro de la tecnología, lo que si nos quedan son las personas.  Además, cada vez hay más personas.  Y cada vez vivimos más.

Y queremos tener calidad de vida.  Seguir haciendo deporte con regularidad.  Viajar.  Disfrutar de los nietos los que tengan…  ¿Qué es para ti tu calidad de vida?

¿No encuentras trabajo en el sistema tradicional?  ¡Déjalo!  No busques más.

Utiliza el plan B.

¿Qué sabes hacer que aporte valor a otras personas?  El valor suficiente como para que alguien te dé su dinero.

Si no se te ocurre nada, abre los ojos y estate atento.  ¿Qué deseos oyes a las personas que tienes al tu alrededor y que no pueden alcanzar? ¿Qué problemas tienen que no pueden resolver?

Sí, lo que te estoy proponiendo que es crees tu autoempleo para volver a ser productivo y sentirte útil.

 

Autoempleo

Porque autoemplearse no es una mala opción ni una mala decisión, a pesar de lo que se intenta transmitir desde algunos foros (que si no eres emprendedor molón, no molas).

¿Ha habido algo que siempre te ha gustado hacer?  ¿Y has notado que puede haber otras personas que les pueda gustar lo que tú sabes hacer, pero que no lo hacen porque no tienen tiempo o porque no saben?

O mejor aún.  ¿Hay algo que siempre has querido hacer, aprender o que te ha llamado la atención y nunca has tenido la oportunidad de hacerlo?  Ahora es tu momento.

Por ejemplo mi amiga Isabel.  Veintidós años trabajando en banca y al ser despedida fue cuando vio claro que tenía que hacer lo que la gustaba: las terapias naturales.  Y dicho y hecho.  Empezó a estudiar en profundidad y ahora tiene su propio centro en Madrid.

Sí, lo saca adelante con mucho esfuerzo.  Pero con esfuerzo inteligente lo está consiguiendo.

ATRÉVETE.  DA EL SALTO.

Quedarte en tu zona de confort sólo te lleva a hundirte más y más.

No sabes por donde empezar, yo puedo ayudarte, esto es lo que yo puedo hacer por ti.  Si quieres que te ayude, ponte en contacto conmigo.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Toda la Magia se Encuentra Fuera de la Zona de Confort

Así que sal fuera de tu zona de confort si quieres empezar a sentir y a hacer magia.

Ya no sólo en tu negocio, sino también en general, en tu vida ¿es mágica?

Hace dos años decidí salir de mi zona de confort del pozo donde había caído.  Sí, has leído bien. Estar en un pozo lleno de mierda también puede ser zona de confort, si te conformas y no haces nada por cambiar tu situación.

¡¡¡¡ VAMOS !!!!

¿A qué esperas? ¿Quieres seguir igual que hasta ahora?

Vale.  Nuestro cerebro reptiliano odia el cambio.  Pero también tenemos el cortex que nos permite sobreponernos a nuestros instintos más básicos y salir adelante.

Así que no tienes excusas.  Si estas así es porque quieres.  Tanto si es para bien como si es para mal.

 

Sueña

¿Cómo salí yo de mi zona de confort?  Soñando.

Cuando determiné que el único que podía solucionar mi situación era yo, me puse a soñar en cómo quería estar yo dentro de diez años (me quedan ocho para conseguirlo).

Es más o menos en un sitio así y con un negocio que mantenga el estilo de vida que quiero.

two chairs banner

Y desde que decidí esto, todo lo que he hecho (a nivel profesional) es con el fin de conseguirlo.

Todas mis decisiones y acciones están enfocadas en estar en una de estas dos hamacas dentro de ocho años.

A veces tomo decisiones erróneas y tengo que retroceder.

Otras veces mis decisiones son correctas y avanzo.

Pero tengo la fe de que lo voy a conseguir.  Y esto es mi mayor motivador.

¿Cómo sé si la decisión es correcta o no?  Hasta que no la tomo y lo compruebo no lo sé.  Pero eso no me impide seguir tomando decisiones.  Ante una encrucijada, este es mi método para tomar decisiones.

 

¡Arriésgate!

El que no se arriesga no gana.

Tendrás que tomar decisiones arriesgadas.   Si no arriesgas y sólo tomas decisiones prudentes, no saldrás del agujero.

Esto no quiere decir que te lances a una piscina sin agua.  No me malinterpretes.  Tienes que analizar y tratar de prever las consecuencias de tus decisiones, y obrar (y decidir) en consecuencia.

Hay dos maneras de salir de la zona de confort.

Una es centrándonos en qué es lo que queremos y en por qué lo queremos.  Esto nos lleva directos al éxito (si haces las cosas bien).  Esta manera de salir de la zona de confort es la que nos va a dar la fuerza, la pasión y la fe suficientes para lograrlo.

La otra manera de salir es centrándonos en el cómo lo vamos a hacer.  Esta manera de salir de tu zona de confort te lleva directo al fracaso.  Fuera de nuestra zona de confort no hay nada.  El vacío.  Por lo tanto no puedes saber desde el principio cómo lo vas a hacer.

No te preocupes, en el camino encontrarás la respuesta.

Recuerda lo que dijo Richard Branson:

Si alguien te ofrece una increíble oportunidad y no estas seguro de si lo puedes hacer. dile que si – y entonces aprende cómo hacerlo después. Aprende sobre la marcha.  Las oportunidades son pocas.

 

Estrés

Salir de la zona de confort produce estrés.  Estrés ante lo desconocido.

Pero como te decía antes, tenemos dos maneras de enfrentarnos a lo desconocido:

  1. desde el cómo:
  2. O desde el qué.

Para esto Hans Selye nos da la respuesta en sus estudios sobre el estrés.

Descubrió que hay dos tipos de estrés:

El distrés es el aspecto negativo del estrés, cuando sentimos que no podemos hacerle frente a determinada situación ya que estamos desbordados por sus demandas.  Es decir, enfrentar las situaciones desde el cómo.

Y el eustrés sería el estrés positivo, es decir, aquel que nos permite adaptarnos a los cambios y reaccionar rápidamente y con mayor fuerza ante los problemas y peligros que debemos enfrentar.  Es decir, enfrentar las situaciones desde el qué y el por qué.

(Aunque hay que tener cuidado, porque una situación continuada de eustrés puede dar lugar al distrés.  Así que con moderación.)

Al salir de tu zona de confort lo que haces es crearte otra zona de confort más grande, en la que te podrás mover mejor y con más soltura.  Recorrer otros caminos.

Pero tarde o temprano tendrás que volver a salir de esa nueva zona de confort que has creado.

Este es el proceso que yo he seguido para salir de mi zona de confort, espero que a ti también te sirva.

 

Un saludo y ¡qué tengas una gran semana!

Luis


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Haz tú el primer trabajo de tus clientes

¿En qué condiciones luchas contra tu competencia?

Tienes una pequeña o mediana empresa.  Es posible que compitas con grandes cadenas o con grandes empresas que tienen mucho más músculo financiero que tú para hacer acciones de comercialización.

Los chinos que se están expandiendo por todas partes y entrando en nuevos sectores.

O cualquiera que sea lo que te hace competencia.

Sólo nos queda una alternativa para poder luchar contra ellos y ganarles.  Nuestra imaginación.  Bueno y también nuestra osadía (el mundo es de los osados, no de los inteligentes.)

En el artículo de hoy voy a hacer una sugerencia para aplicar imaginación en la propuesta de valor a nuestros clientes.  Algo que podemos hacer cualquiera de nosotros  por muy pequeña que sea nuestra empresa.

Es una gran ventaja competitiva que podemos incluir en nuestros productos y servicios y diferenciarnos de la competencia.

 

La imaginación al poder

Hacemos productos y servicios para solucionar problemas a nuestros clientes.  Hasta ahí bien. Pero nos quedamos en el terreno de nuestro negocio, no entramos en #elterrenodelcliente.

Algunos incluso intentan averiguar lo que quieren sus clientes y potenciales clientes para adaptar sus productos y servicios a lo que estos ansían.

Pero lo que hacen es introducir esa información que recopilan en los procesos de la empresa, deformando la información y cortando lo que no encaja. Por lo que mucha información crucial se queda por el camino.

Lógicamente ir modificando los procesos de las empresas en función de las variaciones de gustos, necesidades, caprichos, modas que van teniendo los clientes no es posible.

Seguramente ni Inditex pudiese hacerlo.

Así que la idea es trasladar una parte de la propuesta de valor al terreno del cliente.

¿Cómo?

Haciendo el primer trabajo que realiza tu cliente con tu producto o servicio.

 Y la mejor manera de explicarte qué es hacer el primer trabajo de tu cliente creo que es con…

 

Ejemplos reales

El primer ejemplo que te quiero poner son las tabletas de chocolate para hacer repostería.

Si haces repostería sabes que las medidas y cantidades de los ingredientes a utilizar tienen que ser exactas.

(Y si no lo sabes te lo digo yo, que mi mujer está haciendo repostería casera desde hace unos años y así no hay quien adelgace 🙂 )

Seguro que sí sabes que las tabletas de chocolate están «divididas» en onzas para que sea fácil partirlas.

Hay marcas que fabrican estas tabletas de chocolate para repostería en la que las onzas tienen un peso concreto y con toda la intención del mundo.

Por ejemplo, las onzas de una marca de tabletas de chocolate pesan 25 gr cada una.  Por lo que si la receta del pastel indica que tienes que utilizar 100 gr de chocolate, fácilmente sabes que tienes que utilizar 4 onzas.

Y así no tienes que estar con un peso para averiguar cuánta cantidad de chocolate son 100 gr.

Otro ejemplo, también del sector de alimentación, son las bolsas de ensaladas listas para comer.

Sólo tienes que comprarlas, abrirlas y aliñarlas.

¿Qué consumir esas bolsas de ensaladas es más caro que ir a la frutería a comprar los tomates, la lechuga, otros verdes y demás productos que echas en la ensalada?

Si es cierto.  Pero preparar esa ensalada lleva un tiempo: limpiar las hortalizas (pasarlas por agua, quitar las partes y hojas no utilizables, quitar algún gusano y cosas peores que a veces te encuentras) y trocearlas.

En estas bolsas de ensaladas ya está todo hecho.  Las hortalizas lavadas, limpiadas y troceadas.

Otro ejemplo.  Una empresa farmacéutica que suministra los medicamentos necesarios para una operación muy complicada.

Se dieron cuenta que antes de la operación una enfermera tenía que ir al quirófano a colocar los medicamentos en el orden en que se utilizan en la operación, siempre se utilizan en el mismo orden.  Por lo que es un tiempo, poco o mucho, que tenía que utilizar una persona en realizar el trabajo de ordenar los medicamentos.

Lo que hicieron es colocar los medicamentos en la caja para utilizar en el orden en que se utilizan en la operación.

Por lo que el hospital ya no tenía que utilizar una persona en realizar este trabajo y aprovechar ese tiempo para otras tareas.  Todos sabemos que en los hospitales siempre hay tareas que realizar.

Un último ejemplo programas informáticos autoinstalables y con una configuración predeterminada.

Con dar a siguiente, siguiente, siguiente y aceptar el programa ya se instala solo y queda preparado para empezar a utilizar.

Esto ayudó a democratizar el uso de los ordenadores.  Cualquier persona podía utilizar un ordenador.  Antes de esto sólo podían utilizar ordenadores los que tenían conocimientos avanzados de informática.  Que además eran considerados unos frikis.

 

¿Cómo sabían que yo quería eso?

Como ves esto «sólo» consiste en ponernos en la piel del cliente y conocer cuál es el primer trabajo que hace con nuestros productos y servicios.

La idea es facilitar la vida de los clientes realizando el primer paso que dan para usar nuestros productos y servicios.

Muchas veces me he topado con dueños de negocios de productos que me dicen que con productos no se puede hacer.  ¿Seguro que no?  Yo no estoy tan seguro.

¿A quién crees que va a comprar un cliente? ¿A productos iguales o a un producto o servicio que le facilita la vida haciendo el primer trabajo?

Los negocios maravillosos crean clientes apostólicos es debido a que el cliente se pregunta a si mismo ¿cómo sabían que yo quería eso? Nunca lo pedí.

Sólo hace falta imaginación, ganas para hacerlo y dejar de mirarte el ombligo

Además de salir de tu zona de confort.

¿Cuál es el primer trabajo que hacen tus clientes con tus productos o servicios?

 

Un saludo y qué tengas una fantástica semana,

Luis

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora