Mentalidad de gastos vs Mentalidad de ingresos

La entrada de esta semana tampoco la he publicado en este blog directamente.  Lo he hecho en el blog de Quiero montar una tienda que son unos genios diseñando tiendas bonitas y funcionales.  Muchas gracias a Víctor y Julio.

En esta entrada explico qué son y cómo afectan a nuestro negocio los dos tipos de mentalidades.  Qué implica hacer grandes desembolsos de dinero o ir dosificándolos.

La mentalidad de gastos es la aplicación financiera de la mentalidad a corto plazo, mientras que la mentalidad de ingresos es al revés, es la aplicación financiera de la mentalidad a largo plazo.

Es mejor reducir el margen de beneficio por cada operación, pero que podamos realizar más operaciones a lo largo del tiempo a obtener el mayor margen posible por cada operación, pero quedarnos sin dinero en poco tiempo por hacer pocas operaciones.  Con lo que tendremos que cerrar nuestro negocio.

Y termino planteando un ejemplo de lo que es diseñar tu estrategia con mentalidad de gasto o diseñarla con mentalidad de ingresos.

>>> Para leer la entrada haz clic aquí <<<

Muchas gracias y un saludo,


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

6 palancas para que hagas tu negocio escalable

La entrada de esta semana no la publico en este blog sino en una colaboración a la que me han invitado Oscar y Paloma desde Busining.

En este artículo desarrollo una de las opciones que tienes por las que puedes sistematizar tu negocio.  Y es utilizar palancas con las que realizar las tareas necesarias para el buen funcionamiento de tu negocio.  Utilizar palancas tiene dos grandes ventajas: 1) que no realizas tú las tareas; y 2) que se pueden multiplicar simultáneamente para hacer más en el mismo periodo de tiempo por lo que puedes conseguir más beneficio.

Estas palancas son:

  1. El tiempo de otros
  2. El dinero de otros
  3. El talento de otros
  4. Céntrate en los flujos de caja
  5. Colaboradores-proveedores y colaboradores-clientes
  6. Formación y conocimiento

>>> Haz clic aquí si quieres ver cómo desarrollar cada palanca <<<

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

Contrata mis servicios pero no te aseguro resultados. ¿Comorrr???

Hace unos días conocí a Javier, copywritter y blogger, y tuvimos una conversación muy interesante sobre el objetivo al contratar servicios que me llevó a la siguiente reflexión.

A mi parecer cuando contratas servicios pueden ser de dos clases:  de opinión o de ejecución.

Los servicios de opinión es cuando quieres que un profesional o empresa te de su dictamen, consejos, recomendaciones sobre algo de lo que quieres conocer la opinión de un experto.  En este caso te presentan una tarifa y si quieres y puedes lo aceptas y recibirás el informe correspondiente.

El resultado es el informe.

Ejemplos de este caso: asesoramiento, consultoría, el diseño de un plan de formación o de marketing, una valoración del contenido de tu web, etc.

En la otra parte están los servicios de ejecución. 

Son el caso en que contratas los servicios de un profesional o empresa «especialista» en un mercado concreto para que ejecuten por ti una acción determinada.

Si contratas alguien externo es porque consideras que van a conseguir un resultado mejor del que tú puedes lograr porque no es un área que domines.

Mi postura en este caso es que al contratar los servicios de un profesional o empresa «especialista» tienes que pedirle (exigirle) que se comprometa a obtener unos resultados concretos.  No es aceptable que se excuse en que hay variables que no puede controlar, o que si los planetas no están alineados con gaminides, u otros argumentos con los que se justifican.  Ya se que hay variables.  Por eso contrato sus servicios como «experto».   Porque debe conocer bien esas variables para saber utilizarlas y beneficiarse de ellas.

Si no lo hago yo, que tampoco puedo asegurarme a mi mismo si voy a tener éxito o no.

Si me haces una página web quiero que convierta un X%.  Si me desarrollas un software a medida quiero que haga lo que hemos acordado (y si los requisitos están mal tomados es problema del consultor y no del cliente).  Si me haces una reforma en mi casa quiero que esté en plazo y con las calidades acordadas.

Para justificar el no asegurarte resultados alegan que sus horas valen dinero.  Y no lo niego, estoy de acuerdo.  Pero es que mi dinero vale resultados.  Yo no quiero sus horas, yo quiero mis resultados.

Yo voy a ti, «especialista», y te informo del resultado que quiero conseguir y tú dame un precio por conseguirlo.  No me importa las horas ni los recursos que tengas que utilizar.  Eso es tu problema y deberías haberlo previsto en la valoración que me has presentado para conseguir este resultado.

Luchemos por conseguir que nuestros proveedores nos permitan ser más productivos.

Aquí en España estamos demasiado mal acostumbrados a no asegurar resultados.  Te acuerdas de esas obras publicas que se han licitado por una cantidad y luego tiene un sobre coste brutal.  Las clausulas de los costes ocultos donde cabe todo son una indecencia.

Esto es totalmente inaceptable, y somos nosotros los que tenemos que empezar a trabajar únicamente con profesionales o empresas que nos aseguren resultados en servicios de ejecución.  Porque es así como realmente seremos más productivos.  Y no sólo nosotros, también lo serán nuestros proveedores.

La única opción para salir de la crisis es que tenemos que ser más productivos, lo que nos hará ser más competitivos.  Tenemos que hacer contratos centrados en la productividad, y no en pagar a algún mediocre sus  horas de trabajo.

Si eres de los que cobran por sus horas en vez de por los resultados que consigues a tus clientes debes replantearte tu estrategia.  Cada vez conseguirás menos clientes y tendrás que cerrar … culpando a la crisis de tu fracaso.

 


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora