Estamos Seducidos por lo Complejo

Hace tiempo fui como asistente a un taller de Fernando Álvarez.  Una de las cosas que dijo es el título de este artículo:  estamos seducidos por lo complejo.

No tengo otra opción más que darle la razón.  Estoy de acuerdo.  Cada vez lo complicamos todo más y más. Cuando debería ser al revés, buscar la sencillez.

Parece como si al hacer las cosas difíciles y complejas fuesen mejores o más sofisticadas.  Hay algunos comercios online que es una verdadera “tortura” poder comprar en ellos.

A diferencia de Amazón o de Aceros de Hispania.  Dos empresas online que destacan por su búsqueda constante en facilitar “la vida” a sus clientes.  Y los resultados están ahí ¿quizá tengan razón, no?

Empresas complicadas también existen offline, no sólo en Internet.  Seguro que rápidamente se te vienen a la cabeza dos empresas o comercios que parece que no quieren que les compres, por la cantidad de procedimientos que hay que realizar.

(Pensar en la administración pública o en empresas públicas no vale, que eso es ir a lo fácil 🙂 .)

 

Complejo No, KISS

Nuevos productos difíciles de utilizar.

Construcciones arquitectónicas.

Aplicaciones informáticas, apps y demás, con curvas de aprendizaje enormes (y no aptas para todos).

Cada vez vivimos en un mundo más complejo tecnológicamente, es cierto.  Es lo que nos hace avanzar para tener una mejor calidad de vida (o ese es el mensaje de los que venden avances tecnológicos.  Mensaje que no voy a entrar a valorar, cada uno tiene su opinión al respecto).

Esa complejidad tiene que estar dentro del producto o servicio.  Sin embargo, el contacto con el cliente o usuario debe ser fácil, sencillo e intuitivo (y además bonito, que los avances no están reñidos con la estética).

(Por dentro tampoco deben ser complejos.  Estoy seguro de que los ingenieros también quieren encontrarse con diseños sencillos y fácilmente configurables.)

Así que aparca la complejidad y aplica el principio KISS.

La traducción literal de esto es:

 

Hazlo Sencillo, Estúpido.

(Disculpa por el insulto, pero viene en el lote 🙁  )

(Sencillo no es lo mismo que simple, no cometas esa equivocación.  Posiblemente publique un artículo sobre esta diferencia más adelante.)

Este principio se atribuye principalmente al ingeniero de la Marina de Estados Unidos Kelly Johnson.

Y lo que respalda es precisamente la sencillez en el diseño.

Si me dices que no sabes cómo hacer más sencillo el diseño de tus productos o servicios… pues pregunta a tus clientes ¡quién si no te va a dar las respuestas!

Pero no nos hagas las preguntas equivocadas.  No nos preguntes qué puedes mejorar de tus productos o servicios. Normalmente te daremos respuestas poco ingeniosas y tergiversadas.

Te diremos lo que queremos nosotros únicamente, lo que necesitamos cada uno de nosotros sin pensar en los demás.  Y será un consejo centrado en nuestras necesidades, no en las tuyas ni en tu visión.

Cada cliente te dará una respuesta distinta.  Te será difícil unificar información.

Plantealo desde el lado contrario.

Pregunta a tus clientes y usuarios qué es lo que les cuesta utilizar de tus productos o servicios.  Qué es lo que no les gusta.  Y por supuesto cuál es el resultado final quieren conseguir usando tus productos o servicios.

Tu labor es recoger todas estas respuestas y encontrar una solución que les satisfaga.

En mi opinión este es el trasfondo de la famosa frase de Steve Jobs: A menudo los clientes no saben lo que quieren hasta que se lo muestras.

 

Da a Tus Clientes lo que Ellos Quieren

En mi experiencia de 19 años trabajando con empresas, estos productos y servicios complejos salen así porque son diseñados y creados desde los requisitos de la empresa/emprendedor y no desde los requisitos del cliente.

La Historia, terca como una mula, se empeña en demostrar que son las empresas que diseñan sus productos y servicios desde los requisitos del cliente las que consiguen el éxito.

Así que no pienses en ti.  Si lo que quieres es tu comodidad, tienes poco futuro.

En productos no te puedo aconsejar porque cada producto tiene sus especificaciones.

Pero sí puedo decirte que, en mi experiencia trabajando en empresas del software de gestión, las aplicaciones que más se vendían eran la que tenían pocas funcionalidades, pero que lo que hacían, lo hacían bien.

Para los servicios sí me es más fácil darte consejos.  Es posible que el desarrollo y aplicación de tus servicios sea algo muy complejo.  Pero eso el cliente no tiene por qué saberlo.  De hecho ni siquiera va a valorar si es muy difícil lo que tú haces o no.

El cliente va a valorar si consigue alcanzar las esperanzas que quiere y cuánto le va a costar.

 

Diseña Productos (Aunque Hagas Servicios)

Por lo que mi consejo es que crees “productos” de tus servicios.  No ofrezcas inicialmente servicios en los que tengas que hacer un estudio previo y presupuestar.  Eso suena complejo (y caro), por lo que provoca cierto rechazo.

Haz paquetes estandarizados de tus servicios y ponles un precio cerrado.  Algo como: vas a conseguir X, Y y Z por tantos euros.

Con esto conviertes un servicio intangible y abstracto en algo tangible y que se puede tocar. Porque puedes crear hasta una caja y todo.

Por ejemplo las empresas que han creado cajas con experiencias como WondervoxLa vida es bella.

O yo mismo, con mi vídeo curso Cómo Funcionan Los Negocios Que Funcionan Bien, 15 capítulos con los que te enseño con un lenguaje sencillo y accesible las herramientas financieras que utilizan los empresarios de éxito para dirigir su negocio,  por sólo 99 euros.

Hazlo sencillo y conseguirás más clientes.

 

Un saludo y ¡qué tengas una fantástica semana!

Luis

 

Photo by Marius Masalar on Unsplash


 

¿Tienes Estrategias para Poner al Cliente en el Centro?

Puedes incrementar el servicio, la productividad, el conocimiento, el cambio y la rentabilidad de tu empresa.  Te ayudo a identificar lo que añade valor a tus procesos, a tus productos y servicios y potencia el trabajo de tu equipo.

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras.

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

Luis Lorenzo | Pequeños Negocios Escalables

Si te ha gustado, suscríbete a mi boletín para recibir todas las semanas más consejos e ideas directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora